Enseñanza. La Confederación Católica de Padres de Familia aborda el problema de la enseñanza. 
 La aplicación de la Ley de Educación ha producido desorientación, zozobra y desconfianza     
 
 Informaciones.    13/10/1972.  Página: 12. Páginas: 1. Párrafos: 10. 

ENSEÑANZA

Don Luis Coronel de Palma, durante su discurso en el acto inaugural de la XX Asamblea de la

Confederación Católica Nacional de Padres de Familia y Padres de Alumnos, celebrada ayer en esta

capital, en el Colegio de Fray Luis de León

LA CONFEDERACIÓN CATÓLICA DE PADRES DE FAMILIA ABORDA EL PROBLEMA DE LA

ENSEÑANZA

LA APLICACIÓN DE LA LEY DE –EDUCACIÓN ZOZOBRA y DESCONFIANZA

MADRID, 13. (EUROPA PRESS.)—La ponencia «Encrucijada de la educación española» será abordada

en el curso de las reuniones de trabajo de la XX Asamblea de la Confederación Católica Nacional de

Padres de Familia y Padres de Alumnos.

En un documento referido al tema, se alude al noble propósito, reformador de la ley de Educación, y se

indica que pese a ello se mantiene una cierta desorientación, zozobra y desconfianza por las deficiencias

surgidas en su aplicación y desarrollo y la falta de unos amplios cambios sociales necesarios para alcanzar

una correcta reforma educativa.

En seis apartados, el documento aborda otros tantos puntos enmarcados en la propia ley de Educación, y

pide lo siguiente:

1 En su aplicación básica, una mayor colaboración entre los padres de alumnos, una mayor antelación en

la publicación de los calendarios escolares y las materias y disciplinas de cada curso, conocer los costes

de la enseñanza oficial para aquilatar en consecuencia los de la enseñanza no estatal y evitar los abusos y

atender de modo preferente al profesorado para cubrir sus necesidades y formación.

2 En cuanto a igualdad de oportunidades y gratuidad de la enseñanza, que se califica de esencial para la

integración social, se pide qué se cumpla no indiscriminadamente, sino teniendo en cuenta el nivel

económico de los padres; se evitaría asi que la enseñanza sea gratuita para quienes puedan pagar, mientras

faltan recursos para cubrir decorosamente la de los niños que no pueden hacerlo. También se solicitó

mayor agilización en la adjudicación de becas, con actualización de los baremos económicos, ayudas es-

colares para los cinco primeros cursos de educación general básica y que cese la preferencia concedida a

los centros estatales para cubrir los puestos escolares.

3 Sobre el tema de la universidad, «una de las grandes preocupaciones que tienen no pocas veces —que el

documento—una motivación próxima académica, lo que debe evitarse mediante la adopción de medidas

que garanticen el bueno y norma: funcionamiento docente», se alude a la masificación, la baja calidad de

la enseñanza, el desánimo de los estudiantes de los últimos cursos ante la problemática de la actuación

profesional, los criterios de selección de alumnos, etcétera.

4 En el capítulo de la enseñanza profesional, se considera necesario mentalizar a los padres sobre sus

posibilidades y valor social y las ventajas que aporta, al dar acceso a niveles educativos superiores.

5 El documento califica de insignificante la participación de los padres de los alumnos en la aplicación de

la ley de Educación y en los órganos administrativos y no responde —dice— a lo previsto en la propia

ley, que propugna una apertura a la colaboración, la igualdad de oportunidades, el estímulo y protección

de la libre iniciativa de la sociedad y la posibilidad de elegir centro entre los establecidos legalmente.

6 En unas consideraciones finales, el documento aboga por un mayor estímulo a la iniciativa privada en la

creación de puestos escolares, singularmente de educación básica; participación de todos los sectores

interesados en la planificación educativa, con la debida publicidad; que no compita geográficamente la

enseñanza estatal con la privada, que no se dilapiden fondos públicos en el coste de los puestos escolares

de enseñanza superior mientras quienes los disfrutan no cumplen con sus elementales deberes escolares y

que el coste de los derechos y tasas escolares en la enseñanza superior sea gravado progresivamente, en

relación con el menor rendimiento académico También se solicita una clarificación y concreción de

medidas en torno al C.O.U., que sigue desorientado y desorientador; el coste de los libros de texto,

limitación de la abundancia de exámenes y el inicio de los cursos normas, textos y desarrollo de

disciplinas.

13 de octubre de 1972

 

< Volver