Autor: Ruiz Gallardón, José María. 
   Bienvenidos     
 
 ABC.    10/05/1977.  Página: 4. Páginas: 1. Párrafos: 5. 

APUNTES POLÍTICOS

Bienvenidos

Por J. M. RUIZ GALLARDON

Ya tienen los españoles las listas de candidatos al Congreso o y al Senado. Varios miles, casi todos

encuadrados en partidos o coaliciones y algunos por libre, vamos a tratar de convencer a los electores

para que nos den su deseado voto. Estoy convencido de que el clima anímico de la mayoría, cuando se

está dando la señal de salida, tiene un componente importante ríe autor silencia de juego limpio, de

polémica civilizada y de respeto personal inequívoco. Será, si entre todos sabemos comportarnos, la

primera y no menor serial de que la democracia exige y hasta empieza por la buena educación.

Lo cual no es incompatible, ni mucho menos, con la licita discrepancia. Que, por supuesto, existe, es

lueno nue exista, y es necesario señalarla con absoluta nitidez. Porque evidentemente no todos pensamos

igual ni proponemos similares protramas. Ni nos comportamos potilicamente de la misma manera.

Siendo ello así, el único camino forree t o es hablar con absoluta sinceridad. T eso, con permiso del

director de A B C r de su Junta de Fundadores, w lo que me propongo hacer en esta sección durante los

días electorales. Nú renuncio a seguir tn la brecha.

Y vaya mi primera y respetuosa discrepancia hacia aquellos que desde alguna prensa se lamentan —¡a h o

r a!— de que el presidente candidato haya hecho «su» lista y no la que ellos Querían. ¿Pero cómo iba a

ofrecer cosa distinta? O ¿es que no se han dado cuenta hasta la aparición de las listas de que el señor

Suárez no es ni socialista ni comunista? A mi hace ya algún tiempo Que se me despejaron todas las

dudas. £1 partido del señor Suárez, como muy bien decía mi querido Jaime Capmany en ´´Informaciones»

dvl sábado, es un partido de centro-derecha, inte desde el Poder procura ocupar la pinza y hacer la

reforma que ideó, expuso y encabezó don Manuel Fraga. Lo que ocurre es que el señor Fraga —como don

Antonio Maura en su época— dice lo que piensa aunque no les guste a los que no quieren que este país

esté simplemente gobernado. El se Sor Suárez quizá fraló de disimularlo, pero en cuanta descorre los

velos del misterio, tn el momento en el que anuncia su lista de seleccionados, aparece como lo que es:

teñido de azul (y lo digo en honor sujo). Es un reformador, quizá, pero le encanta nue le crean más

partidario de la ruptura. Como mi amigo Juan Manuel Fanjul, como mi arnigo Leopoldo Cavo-Sotelo,

Son tan socialistas como el que suscribe. Lo único que ocurre es que a ellos les apetece, de ver en cuando,

iugar con fuego. A otros —que quizá tenemos slfún cierto historial de defensa de la verdadera

democracia— nos parece mejor no iniciar tsa línea y no dividir, por la confusión, a la derecha española.

Pero tiempo habrá de explicarnos al respecto.

Hoy sólo quería, con toda cordialidad, saludar a los competidores. Aunque entre ellos no falten quienes,

como el señor Carrillo, sisan diciendo —^hora desde Roma— que el triunfo dt «Alianza Popular no seria

tolerado por los comunistas. Pero. ¿no habíamos quedado en que irán demócrata´;? ¡Menos

lobos!—J. M. R G

 

< Volver