Autor: Sánchez Pedrote, Enrique. 
   Problemas de la enseñanza     
 
 ABC.    27/11/1963.  Página: 67. Páginas: 1. Párrafos: 4. 

PROBLEMAS DE LA ENSEÑANZA

Los problemas que la enseñanza en sus distintos grados tiene planteados en nuestro país, están

proyectados en esta ciudad y su provincia con caracteres de extrema agudeza. El evidente desarrollo

urbano y demográfico de la capital hizo adquirir proporciones extraordinarias a las necesidades de la

enseñanza en sus sectores primario y medio. Es en ambas, donde la atención de las autoridades

hispalenses debe polarizarse. En los últimos años se ha procurado impulsar el desarrollo de las

construcciones escolares. Los nuevos barrios que surgen por la periferia se veían desasistidos de la

primaria oficial. Ahora surgen grupos escolares que alivian dicha carencia. El de San Jerónimo,

recientemente inaugurado; el de Torreblanca—en el importante núcleo de la carretera de Alcalá de

Guadaira—; uno bajo la advicación de San José de Calasanz y los que están en marcha, como los

incorporados a la nueva Escuela del Magisterio Primario, mitigan, en buena parte, las cifras

desalentadoras de niños sin escuelas que en anteriores años preocupaban hondamente a los interesados

por el nivel cultural del pueblo sevillano. Todavía se deben absorber 12.000 niños, que, en edad escolar,

carecen de centros adecuados. De aquí la necesidad de crear en Sevilla capital 300 escuelas. El déficit

continúa siendo estremecedor y el esfuerzo que la administración estatal y la del municipio deben realizar

imponente. Pero las estadísticas cantan y la iniciativa privada no cubre, en este campo, las atenciones que

una gestión oficial tiene que resolver. Sabemos que proporcionahnente la provincia tiene menos

agudizado el problema. También conocemos que cuando éste se presenta adquiere una fisonomía

especial: el de las dificultades de atender eficazmente a la población diseminada. Varios hogares escolares

remediarán tal defecto, que en una provincia de grandes concentraciones urbanas, como la nuestra, no

necesitan multiplicarse con exceso. Sí nos consta la eficacísima labor de los equipos de alfabetización.

Sus benéficos efectos se experimentan en una amplia población. Alrededor de otros doce mil sevillanos,

en la capital y su provincia, son atendidos en este admirable esfuerzo.

La Enseñanza Media requiere soluciones rápidas. Contamos con el mismo número de Institutos que

funcionaban en una Sevilla de la mitad de habitantes y en periodos durante los cuales la afluencia a los

centros secundarios era privativa de un reducido sector social. Si en habitantes hemos de multiplicar por

dos, en estudiantes de Bachillerato debemos de aumentar en varias unidades el multiplicador. Un Instituto

femenino y otro masculino—ambos de escasa capacidad—presenta un balance bien pobre para la

enseñanza en su grado medio. Hay proyectos de nuevas creaciones y parece segura la elección de uno en

el sector de Nervión. Aquí la urgencia impone la necesidad de habilitar provisionalmente locales. En

nuestro casco urbano existen grandes casas que van quedando en desuso y que cumplirían, de momento,

su menester. Luego podría acelerarse la edificación de, los Centros definitivos. No creemos excesivo

afirmar que deben surgir—en un plano de exigencia mínima—dos Institutos masculinos y otro femenino.

Las enseñanzas técnicas en su grado medio encontraron adecuada instalación en las escuelas de Peritos

Industriales y Agrónomos. La Universidad Laboral, con sus casi dos mil alumnos, ha cubierto un buen

flanco en este terreno. Los restantes centros de enseñanza de aprendizaje industrial atienden de manera

muy eficaz a la formación de obreros especializados; pero también en este campo ha de lograrse meta más

ambiciosa. La diputación Provincial tiene un bien planeado estudio al respecto.

La Universidad, después de vencer enormes escollos va completando la instalación en el antiguo edificio

de la Fábrica de Tabacos. La Facultad de Ciencias ha visto enriquecidas sus enseñanzas con una sección

de Física; pronto logrará otra de Ciencias Biológicas. La Facultad de Letras tiene pedida las secciones de

Filología Moderna y Pedagogía. Derecho acaba de inaugurar su Instituto dedicado a los problemas

empresariales y Medicina ve surgir los ansiados Policlínicos y las instalaciones modernas—¡tan lejanas

de aquel viejo caserón de la calle Madre de Dios!

En esté brevísimo balance se reflejan muchos logros, pero se recogen también muchas esperanzas, que los

empeñados en estas tareas docentes ansiamos ver hechas realidad.—Enrique SÁNCHEZ PEDROTE.

 

< Volver