Discurso de Rodríguez de Valcárcel en Sevilla. 
 El progreso exige la insatisfacción creadora de la juventud     
 
   21/06/1969.  Páginas: 1. Párrafos: 7. 

Discurso de Rodríguez de Valcárcel en Sevilla

EL PROGRESO EXIGE LA INSATISFACCION

CREADORA DE LA JUVENTUD

SEVILLA.—Ayer por la mañana, después de presidir una reunión del Consejo Provincial del Movimiento

de Sevilla, el señor Rodríguez de Valcárcel asistió al acto en el que el Colegio Mayor Fernando III el

Santo le entregó la beca de colegial de honor en presencia de las autoridades provinciales y locales, rector

de la Universidad y alumnos del centro. El vicesecretario general del Movimiento pronunció un discurso

centrado sobre los temas universitarios, en el que, entre otras cosas, dijo:

— Queremos hacer hombres libres para una sociedad libre. Por eso abogamos por una Universidad

no sólo adecuada a nuestro tiempo en el orden técnico y profesional, sino también el social y el

político. Queremos una Universidad dónde se formen los cuadros dirigentes de una sociedad que

deseamos abierta y móvil. No podemos aceptar una Universidad como grupo cerrado a través del cual

se siga transmitiendo el poder político, social y económico del país mediante un sistema de selección

basado en barreras económicas, de grupo o de clase. La Universidad tiene que ser una exigencia de nivel,

y a ella han de poder acceder todos los que lo alcancen. No es cierta una sociedad cuando

aproximadamente el 44 por 100 de los universitarios actuales son hijos de profesionales liberales—los

cuales representan el 2 por 100 de la población activa española—y el 7 por 100 son hijos de obreros o

trabajadores manuales, que representan el 55 por 100 de nuestra población activa. Por eso recibimos con

alborozo los objetivos del Libro Blanco y los apoyamos frente a todas las oposiciones de intereses que ha

suscitado.

— La Universidad se encuentra en un proceso de transformación sobre el que los estudiantes han

expresado su voluntad de que la Universidad cambie no sólo técnica y pedagógicamente, sino que se

ponga al servicio de la comunidad, coadyudando así al proceso de apertura y movilidad social. — Es

claro que los estudiantes en buena parte son fruto de lo qué se les ha transmitido. Por ello debemos

meditar serenamente sobre sus planteamientos y peticiones y ver si existe en ellas auténtica

preocupación por conseguir una sociedad más justa, y si ese grito de la juventud no es producto del

contraste entre los objetivos de 1argo alcance, muchas veces proclamados, y la realidad, que, como

toda obra humana, es imperfecta e incompleta.

— Una sociedad sólo progresa con continuos planteamientos de objetivos de porvenir, por eso exige la

presencia; de las juventudes y su permanente insatisfacción creadora.

—El universitario debe participar también en la propia reforma, y en esa vanguardia de transformación es

donde deben estar los colegios universitarios en su tarea de formación, que es política y que debe servir

para que lo que hoy es inconformidad emocional sea mañana exigencia y compromiso, afirmándose sobre

planteamientos nuevos.

—El Movimiento ha de velar por que la transformación de la enseñanza esté al servicio del pueblo

español mediante la reconversión de nuestra sociedad cerrada en sociedad abierta. "Vosotros—dijo,

dirigiéndose a los jóvenes - sois la vanguardia de esa misión y de ese quehacer, siendo generosos, abiertos

y universales y viendo en cada tema de estudio una empresa de salvación y de servicio a los demás,

tomando el ejemplo de José Antonio."—Europa Press.

 

< Volver