Enseñanza. 
 Incidentes a la salida de un festival estudiantil     
 
 Madrid.     Páginas: 1. Párrafos: 8. 

LA SITUACIÓN EN BARCELONA

El decano de Derecho pide la retirada de la fuerza pública

En relación con el problema planteado por los estudiantes, por la presencia de la fuerza pública en el

interior de los centros, el decano resumió así su postura a un redactor de Europa Press:

"Mi postura como decano no puede ser otra, aquí y ahora, que la de seguir la línea de conducta fijada por

los acuerdos de la Junta de catedráticos numerarios con la Junta de la Facultad y por las peticiones de la

mayoría de nuestros alumnos. En tal sentido, y con todos mis respetos por las fuerzas del Orden Público,

me veo en el deber de significar que, en atención a las circunstancias que concurren en nuestra Facultad, y

en orden a la consecución de un adecuado clima para el desarrollo de las actividades académicas, la Junta

de catedráticos numerarios ha adoptado en dos ocasiones el acuerdo de solicitar que se volviese a la

situación anterior a la producción de los hechos que determinaron la presencia de la Policía en la

Universidad. Personalmente, como portavoz de la Facultad de Derecho, he trasladado esta petición a

todos los niveles jerárquicos del ministerio de Educación y Ciencia. La última vez, en la visita efectuada a

Madrid el pasado sábado. Hay que tener en cuenta, sin embargo, que el llamado a resolver dispone

frecuentemente de más elementos y de una panorámica superior que las personas afectadas por la

resolución."

Dijo por último el doctor Entrena que la existencia de unos representantes de los estudiantes, elegidos

democráticamente, es algo por lo que se viene clamando desde hace años en toda la Universidad,

particularmente en la Facultad de Derecho. "No se me oculta que, precisamente por su condición de

representantes de los alumnos, van a adoptar con frecuencia una actitud crítica. Pero tal actitud, aparte de

que sería tremendamente descorazonador que no se produjera, no constituirá un obstáculo para el mutuo

entendimiento, sino un acicate para el perfeccionamiento de la Universidad y mayor compenetración de

quienes estamos dentro de ella."

• CUATRO FACULTADES CERRADAS

BARCELONA.—Ayer continuó la inasistencia a clases en varios centros universitarios, aunque por

razones distintas.

En él edificio central se registró inasistencia de los alumnos de la rama de Psicología, que decidieron ayer

declararse en paro intermitente como protesta por la presencia de la fuerza pública en la Facultad.

Disminuyó también la asistencia a clase en otras ramas, sin que se llegaran a celebrar Asambleas.

En la Ciudad Universitaria de Pedralbes no hubo clases en Derecho y en Económicas. En Derecho estaba

prevista una reunión estudiantil para proceder a, la elección de representantes de cada curso para discutir

la reforma del plan de estudios de la carrera.

Sin embargo, sólo se acordó el método a seguir para proceder a la citada elección. Los alumnos de

segundo curso se reunieron con el catedrático de Derecho Canónico y trataron acerca de la posible

integración de dicha disciplina en otras de la carrera.

En Económicas, como se informó, se ha acordado un paréntesis con motivo de la celebración dé

exámenes, que durará hasta el próximo día 2 de marzo.

Finalmente, en Medicina, los alumnos, siguieron con su,actitud de inasistencia acordada en una Asamblea

celebrada ayer, con motivo dé las polémicas surgidas sobre el nuevo edificio de la Facultad y del hospital

Clínico.—Europa Press.

• PERDIDA DE MATRICULA EN FILOSOFÍA

BARCELONA. El decano de la Facultad de Filosofía y Letras de la Universidad Autónoma, don Federico

Udina Martorell, ha advertido a los alumnos que, caso de no asistir a clase, perderán sus derechos de

matrícula.

Según parece, el decano estaba enterado de la decisión de unos doscientos alumnos del centro de no

asistir a las clases en solidaridad con sus compañeros de la Universidad de Barcelona y de la Facultad de

Medicina.

La Facultad de Filosofía y Letras de la Universidad Autónoma de Barcelona se encuentra en la localidad

de Sant Cugat del Vallés, a unos trece kilómetros de la Ciudad Condal.—Europa Press.

 

< Volver