Autor: Ysart, Federico. 
 Cortes. Artículos 5º y 6º de la ley de Educación. 
 Reafirmación de los derechos de la Iglesia en materia de educación     
 
 Madrid.    11/04/1970.  Páginas: 1. Párrafos: 11. 

CORTES

Artículos 5.° y 6.° de la ley de Educación

Reafirmación de los derechos de la Iglesia en materia de educación

Dos artículos terminó ayer tarde la Comisión que dictamina la ley de Educación. Eran los artículos cinco

y seis del proyecto. El primero hace referencia a los deberes y derechos de la familia en materia de

educación, uno de los temas caballo de batalla en anteriores sesiones, fundamentalmente por parte de un

grupo de procuradores familiares. El criterio de subsidiariedad alque constantemente viene rindiendo

culto el señor Fernández Cantos, y el pensamiento tradicionalista de que son líderes los procuradores

vasconavarros, amantes de las instituciones intermedias, descentralizadores y buenos padres de familia

celosos de sus derechos, no han modificado prácticamente en nada el texto que ha venido proponiendo la

Ponencia.

Y es que realmente no hay por qué dudar de que aquellas líneas mentales no estén inspirando lo que se

legisla. A pesar de que quizá lo más actual y positivo del proyecto radique en el poder impulsor de que se

dota al Ejecutivo para regular todo lo relacionado con la enseñanza.

El derecho a elegir

El número dos del articulo quinto establece el derecho de los padres o tutores a elegir para los menores el

centro de enseñanza que crean conveniente entre los legalmente establecidos. Se salva, pues, con ello un

principio que soterradamente hacía mirar con recelo al proyecto de reforma en algunos sectores. No; la

"socialización" no llegará a tanto. No podía ser tíe otra forma, ya que la libertad de elección está

consagrada en las Leyes Fundamentales.

El segundo artículo dictaminado ayer, el sexto, garantiza los derechos de la Iglesia católica en materia de

educación, así como la enseñanza religiosa por parte de la Iglesia católica, siempre de acuerdo con el

Fuero de los Españoles y el derecho a la libertad religiosa.

Sobre este tema hizo una exposición doctrinal monseñor Guerra Campos. "No debe confundirse la

voluntariedad u obligatoriedad de las asignaturas religiosas con la libertad de conciencia", dijo. "Grave

error el que la enseñanza católica deba dejarse en suspenso hasta que los niños tengan uso de razón"

insistió el ponente señor Muñoz Alonso.

Hacia una teología propia

Una enmienda presentada por el señor Cabello de Alba y apoyada por don Juan Sánchez Cortés proponía

añadir en este artículo lo siguiente:

"La Universidad española podrá establecer convenios con las Facultades eclesiásticas, canónicamente

erigidas, en orden a:

a) La mutua prestación de servicios de docencia e investigación.

b) El reconocimiento recíproco de estudios y grados académicos."

Dos interesantes temas tocó el primer firmante en la defensa de su propuesta (que por increíbles razones

de procedimiento no pudo considerarse con normalidad). El primero, la conveniencia de volver a tener

una ciencia teológica propia, efecto de la propuesta simbiosis Universidad-Iglesia, "necesaria por otra

parte—dijo—para evitar el. divorcio que en muchos universitarios se produce entre sus creencias

intelectuales y posterior comportamíento". Realmente y hoy menos que nunca, es inviable la fe del

carbonero.

Los derechos del Movimiento

El señor Lample Operé, y sobre todo tres procuradores femeninos, las señoritas Primo de Rivera,

Ballenilla y Loring, defendieron la introducción de un nuevo artículo que definiera los derechos del

Movimiento en materia educativa. No fue aceptada su petición, pero recibieron, sin embargo, un piropo

parlamentario. "Sois emocionantes—les dijo Muñoz Alonso—. Ningún Parlamento en el mundo ha tenido

unas mujeres así."

Federico Ysart

TEXTOS APROBADOS

"Artículo 5.—1. La familia tiene como deber y derecho primero e inalienable la educación de sus hijos.

En consecuencia, constituye una obligación familiar, jurídicamente exigible, cumplir y hacer cumplir las

normas establecidas en materia de educación obligatoria, ayudar a los hijos a beneficiarse de las

oportunidades que se les brinden para estudios posteriores y coadyuvar a la acción de los centros

docentes.

2. Los padres, y en su caso los tutores o guardadores legales, tienen derecho a elegir para los menores e

incapacitados los centros docentes, entre los legalmente establecidos, y a ser informados periódicamente

sobre los aspectos esenciales del proceso educativo.

3. Se desarrollarán programas de educación familiar para proporcionar a los padres y tutores

conocimientos y orientaciones técnicas relacionados con su misión educadora y de cooperación con la

acción de los centros docentes.

4. Se estimulará la constitución de Asociaciones de padres de alumnos por centros, poblaciones, comarcas

y provincias y se establecerán los cauces para su participación en la función educativa."

"Artículo 6.—1. El Estado reconoce y garantiza los derechos de la Iglesia católica en materia de

educación, conforme a lo concordado entre ambas potestades.

2. Se garantiza asimismo la enseñanza religiosa y la acción espiritual y moral de la Iglesia católica en los

centros de enseñanza, tanto estatales como no estatales, con arreglo a lo establecido en el articulo 6 del

Fuero de los Españoles."

3. En todo caso se estará a lo dispuesto en la ley reguladora del ejercicio del Derecho Civil a la libertad

en materia religiosa."

11 DE ABRIL DE 1870 MADRID

 

< Volver