Aprobado el artículo primero del proyecto de ley General de Educación  :   
 Al cabo de cinco horas de debate con casi setenta intervenciones. 
 ABC.    03/04/1970.  Páginas: 1. Párrafos: 8. 

APROBADO EL ARTICULO PRIMERO DEL PROYECTO DE LEY GENERAL DE EDUCACIÓN

Al cabo de cinco horas de debate con casi setenta intervenciones

Cinco horas de intenso debate que, en algunos momentos, alcanzó una gran altura dialéctica y patriótica,

arrancando aplausos entusiastas, fueron necesarias para que la Comisión de Educación de las Cortes

Españolas, presidida por el señor Batlle Vázquez, dejara aprobado el artículo primero del proyecto de ley

General de Educación y mandamiento de la Reforma Educativa.

El texto aprobado fue el siguiente: Artículo 1.° Son fines de la educación en todos sus niveles y

modalidades:

1. La formación humana integral, el desarrollo armónico de la personalidad y la preparación para el

ejercicio responsable de la libertad, inspirados en el concepto cristiano de la vida y en la tradición y

cultura´ patrias. La integración y promoción social y el fomento del espíritu de convivencia, todo ello de

conformidad con lo establecido en los Principios del Movimiento Nacional y demás Leyes

Fundamentales del Reino. (Dos votos en contra.)

2. La adquisición de hábitos de estudio y trabajo y la capacitación para el ejercicio de actividades

profesionales que permitan impulsar y acrecentar el desarrollo social, cultural, científico y económico del

país. (Un voto en contra.)

3. La incorporación de las peculiaridades regionales, que enriquecen 1a unidad y el patrimonio cultural

de España, asi como el fomento del espíritu de comprensión y de cooperación internacional. (Seis votos

en contra.)

Las numerosas intervenciones de los procuradores enmendantes pretendían introducir adiciones y matices

en este texto, que, ya en su redacción definitiva, acepto las enmiendas formuladas por las señoritas Pilar

Primo de Rivera y Mónica Plaza y por el señor Lample Opere. Otras enmiendas sobresalientes y no

aceptadas fueron principalmente las siguientes:

Señor Fugardo: que se aludiera al hombre portador de valores eternos; señor Esperabé: que se suprimiera

el párrafo segundo por estar implícito en el primero (la Ponencia refundió los dos en uno); señor Viola

Sauret—en una exposición brillante y elocuentísima, apasionada y vehemente, que fue acogida con

grandes aplausos—pretendía que, dentro de las "peculiaridades regionales", se hiciera especial mención

de las lenguas propias vernáculas por razones humanas, históricas y técnicas (la Ponencia entendió que en

la expresión "peculiaridades regionales" se incluyen todas y, naturalmente, la lengua); señor Escudero

Rueda: que se incluyera en el párrafo primero la declaración universal de los derechos humanos; señor

Escalante Huidobro: que se mencionara especialmente a los subnormales; señor Peralta España, que se

contemple la educación, en general, como un derecho de todos los españoles.

Además destacó una intervención de monseñor Cantero para apoyar las enmiendas de los señores Viola y

Lample, y otra, en términos análogos, del señor Fanjul Sedeño, también acogida con aplausos, como hubo

asimismo aplausos entusiastas para los representantes de la Ponencia, que intervinieron todos

manifestando fundamentalmente que en la redacción elaborada por su amplitud están comprendidas

muchas de las matízaciones propuestas.

A lo largo de todo el debate se puso de manifiesto un vivo interés por las regiones españolas, que con sus

peculiaridades propias y diversas integran la gran unídad patria. La sesión se caracterizó además por la

extraordinaria afluencia de procuradores y por el entusiasmo puesto por todos en el prolongado y

exhaustivo debate, esas registró cerca de 70 intervenciones.

 

< Volver