Declaraciones del señor Díez Hochleitner, secretario general de Educación. 
 Los exámenes son el resultado del una sociedad que pone obstáculos     
 
   06/03/1969.  Páginas: 1. Párrafos: 4. 

Declaraciones del señor Diez Hochleitner, secretario general de Educación

Los exámenes son el resultado de una sociedad que pone obstáculos

Don Ricardo Diez Hocbleitner, secretario general técnico del Ministerio de Educación y Ciencia, ha

hecho unas declaraciones en exclusiva a la revista «Mundo Joven», en las que, entre otras cosas, dice:

"Existe un concepto equivocado de los exámenes. En la moderna pedagogía, los exámenes no tienen justi-

ficación. Efectivamente, los exámenes de Reválida de sexto deberán desaparecer. Los exámenes son el

resultado de una sociedad que pone obstáculos para que sólo una élite privilegiada pueda acceder a los

estudios superiores."

"Los exámenes, por el contrario — continúa el señor Diez Hochleitner—, tienen que ser una ayuda; es

algo que no puede ser negativo en la vida del estudiante. Se tiende hacia una promoción automática, con

pruebas regulares y continuadas, sin confundir esta promoción automática con que todo el mundo pase o

las supere. Se trata de que los alumnos sean ayudados a resolver sus dificultades. Dificultades que

seguramente pueden estar en el sistema educativo, en la estructura de los centros docentes o en los

mismos profesores, más que en el alumno."

CONTROL OFICIAL

"En cuanto al problema del control oficial sobre los exámenes—que en la reforma que se propugna ya no

serían considerados como tales—, no tenemos más remedio que ir hacia un criterio de confianza que no

está reñida con la elemental vigencia. Partiendo de un principio de libertad, tiene que haber un control que

permita asegurar unos niveles de enseñanza. Si lo logramos no habrá ninguna razón para la desconfianza.

En definitiva, hay que pensar en el alumno y en su información más que en lo que se hace ahora", agregó

el secretario general técnico.

LOS FRACASOS DEL "PREU"

"El fracaso de los exámenes del Preuniversitario —afirma el señor Díez—se debe, fundamentalmente, a

que la´enseñanza está centrada en ese sistema de exámenes, con base memorística, que no ayuda en nada a

la auténtica formación del alumno. Por mucho que se haga en el primer año de Universidad no se puede

contrarrestar la deficiencia de una información que exige años. El factor tiempo es, pedagógicamente, de

la mayor importancia... Los estudios son el medio para conseguir una formación en la que, por otra parte,

debe desaparecer la actual preocupación por las titulaciones. Entre los dos y los seis años de ésta, la etapa

crucial para el cerebro del hombre, es el momento en que se producen los grandes traumas y también

cuando la educación tiene el momento cumbre. Y aquí la necesidad de la educación de los padres. Amor y

conocimientos son definitivos para conseguir una buena educación, para que, en esa delicada época de la

vida, el niño no sufra males irreparables."— Europa Press.

 

< Volver