Villar Palasí, en la apertura de curso. 
 La reforma educativa necesita el estímulo de la Universidad     
 
   10/10/1969.  Páginas: 1. Párrafos: 3. 

VILLAR PALASI, EN LA APERTURA DE CURSO

«La reforma educativa necesita el estímulo de la Universidad»

El ministro de Educación y Ciencia—que llegó con retraso a la ceremonia de apertura del curso—impuso

la medalla de plata de la Universidad al profesor Lora Tamayo, y se refirió en su discurso al anuncio que

ahora hace un año, y con motivo de la inauguración del curso académico, hizo sobre la reforma del

sistema, educativo que ahora ha pasado, en forma de proyecto de ley, a las Cortes. "Os decía—dijo—que

la Universidad, para hallar respuesta a sus inquietudes, para encontrar la fórmula más adecuada de sus

estructuras, tenía que quedar inmersa en el sistema educativo en su más amplio cauce, ya que es ella la

que de manera más directa sufre y padece los defectos y desajustes de niveles de estudios previos y que

como Alma Máter inspira con sus virtudes y defectos el conjunto del proceso educativo".

Se refirió después a la publicación del Libro Blanco y al momento legislativo que ahora se inicia para

llevar a la práctica aquellos proyectos. Refiriéndose a la educación general básica, señaló que, como

universitario, tenía particulares obligaciones en este aspecto de conseguir un Bachillerato más en

consonancia con las necesidades del presente y el porvenir. Aludió después al estímulo que la reforma

educativa necesita de la Universidad.

Por último dijo que era necesario hacer desde ahora un gran esfuerzo dentro de la Universidad, y

concretó: "Nuestros descendientes comprenderán que la crisis de la universidad que vivimos fue resultado

de una sana insatisfacción ante una institución que, habiendo cumplido una muy noble y eficaz misión

para hacer posible los cambios sociales que ya se hacen comunes hoy en día y el progresivo bienestar

material que alcanza a sectores cada vez mayores de la población, no estaba configurada aún para poder

hacer frente eficazmente a una auténtica democratización de la enseñanza, al progresivo dinamismo de

nuestras sociedades con sus cambios renovadores y con las exigencias tecnológicas .de una

industrialización progresiva. Este es el desafío y esta es la esperanza."

(Más información, en página 10.)

 

< Volver