Vida universitaria. 
 Queremos la participación del estudiante en el gobierno de la universidad  :   
 Declaraciones del vicerrector de Madrid. 
 ABC.    18/09/1969.  Páginas: 1. Párrafos: 4. 

18 DE SEPTIEMBRE DE 1969. EDICIÓN DE

VIDA UNIVERSITARIA

«QUEREMOS LA PARTICIPACIÓN DEL ESTUDIANTE EN EL GOBIERNO DE LA

UNIVERSIDAD»

Declaraciones del vicerrector de Madrid

"Estamos intentando todo lo posible para dar cauce a las aspiraciones de los estudiantes a tomar parte y

estar representados en los órganos de gobierno de la universidad", declaró don Enrique Costa Novella,

vicerrector de la Universidad de Madrid, en el transcurso del coloquio que sostuvo en el Colegio Mayor

Internacional Santa Cruz, dentro del programa del I Curso dé Orientación Profesional y Universitaria que

dicha institución organiza para los alumnos que acceden a la universidad por vez primera.

El señor Costa, después de exponer las líneas generales del sistema de gobierno, puso especial énfasis en

la necesidad de que el estudiante aprenda a tomar las decisiones con libertad y responsabilidad, para lo

cual se requiere una adecuada formación, subrayando el esfuerzo de los órganos dirigentes por acabar con

la ya permanente situación de tensión universitaria, provocada, en cierto modo, porque "la juventud actual

rechaza cualquier reforma tan solo por el hecho de serle impuesta desde arriba".

LA DESCONGESTIÓN DE LAS FACULTADES MADRILEÑAS

Otro punto de gran interés estriba en la descongestión de las Facultades madrileñas. El señor Costa señaló

a este respecto que son totalmente falsas las teorías que propugnan una enseñanza mejor dotada en

Madrid que en el resto de España, así como la desventaja a la hora de obtener un puesto de trabajo, entre

un licenciado por Madrid que por otra capital. Puso de relieve que la tremenda saturación de los centros

de la Universidad de Madrid, lejos de llevar a la implantación de un "numerus clausus", sólo ha

provocado una mejor división y estructuración del estudiantado, tanto en el régimen interior de la

Universidad de Madrid como por el hecho de impulsar más rápidamente el régimen de docencia en el

resto de España.

Por último, el señor Costa animó las inquietudes de los hombres que se incorporan ahora a la Enseñanza

Superior, "ya que su estímulo y su afán de saber, increíblemente superior al de hace diez o quince años,

obligan a una mejor preparación de los que tienen la misión de formarlos. Afirmó, en contrapartida, que

los disturbios y algaradas de que viene haciéndose gala conformaban realidades impropias de nuestro

tiempo. "Sería irónico —dijo—que después de que el hombre ha pisado sobre la Luna no encontrásemos

un procedimiento más civilizado para ponernos de acuerdo."

 

< Volver