Autor: García Escudero, José María (NEMO). 
   Mi amigo demócrata     
 
 Ya.    22/03/1978.  Página: 5-6. Páginas: 2. Párrafos: 11. 

BUSTOS POLÍTICOS

MI AMIGO DEMÓCRATA

HACE veinte años, en Munich, que dio a conocer el "milagro alemán". Quizá, pensó que era el

milagro de la democracia, no el de los alemanes, y que cuando tuviésemos aquí democracia, tendríamos el

"milagro español". Como no se produce, se impacienta.

Mi amigo es un aragonés trasplantado a Sevilla, al que ni a rastras sacarán de "su" ciudad. Un conocido

suyo, inglés, te escribió que iba a pasar en ella, la Semana Santa. Para el domingo de Pascua estaba

anunciada huelga en bares, hoteles y restaurantes, que, efectivamente se ha producido. Leo que se espera

evitar al menos "la catástrofe" que sería su reanudación, pero, en la incertidumbre de la víspera, mí amigo

se desesperaba. Como él decía: "¡Habrá que oír al inglés!" Y añadía: "Se nota que estoy furioso. Es que lo

estoy." Pensaba en las divinas perdidas, el daño para todos, el mal ejemplo que se propaga, la pereza y el

abandono generales y lo que llamaba "el deterioro nacional": era el titulo del artículo en que decía todo

eso. y que acababa preguntando "si en res de hacer democracia, no estamos haciendo el imbécil".

Se le veía enfadado de veras; y con huelga en Sevilla o sin huelga, ¿no tiene cada mañana motivos para

estarlo? De suyo es persona de buen humor. Antes lo tenia a todas horas, menos cuando hablaba de

política. Ahora sólo lo pierde cuantió escribe de política. Uno, quizá porque se desilusionó de una vez por

todas hace cuarenta años, ni se hizo ilusiones después ni se las ha hecho ahora, pero por esto mismo

tampoco me irrito. Hay que tener paciencia; y bien mirado, ir tirando. ¿No es a lo más que podemos

aspirar?

DECIA Ortega del problema catalán que "no se puede resolver, que sólo se puede conllevar", pero en

seguida explicaba que, "después de todo, no es cosa tan triste ésa de conllevar, ¿Es que en la vida

individual hay algún problema verdaderamente importante que se resuelva?" Pues en la vida política,

tampoco; especialmente en la vida de un pueblo que estrena democracia, al que nadie ha enseñado cómo

tenia que ponérsela y que por eso habrá de ensayar mucho hasta que el traje le encaje, y no le tiren las

costuras, y pueda andar naturalmente con él.

POLITICAMENTE, somos un pueblo adolescente que no se ha acabado de hacer.

El adolescente es idealista, radical y utópica; generaliza y simplifica; pretende soluciones tajantes,

absolutas y fulgurantes, sin reparar en las consecuencias, pero que, eso sí, no le cuesten más que el trabajo

de pedirlas, porque es de suyo facilitón) y cuando no obtiene en el momento lo que quiere, su desánimo es

como un derrumbamiento. Le resulta difícil comprender a los demás, porque en su simplismo parte a los

hombres en dos mitades: de un lado, él, y al otro el resto. Más rebelde que dócil, sólo obedece en

momentos de exaltación, siempre a una persona más que una idea. Pues bien: ¿No es ése nuestro retrato? ¿No es de manera, especial el retrato de nuestra izquierda, esa incorregible adolescente?

Mirar atrás es remedio peor que la enfermedad, porque es regresar a la niñez. Toda crítica del presente en

nombre del pasado está doblemente viciada: en primer lugar, porque el pasado no puede volver; en

segundo lugar, porque no es deseable que vuelva. Ningún, pueblo, romo ningún hombre, debe quedarse

indefinidamente sin crecer, como Peter Pan. Por esto, argumentar, como hace mi amigo, que "o la

democracia sirve para llevamos al bienestar colectivo, o no sirve para nada". es inexacto y peligroso. La

democracia no es el bienestar ni es el malestar; es simplemente el traje que corresponde a la mayoría de

edad de una nación. Como decía un entusiasta de hace más de un siglo: "España, dueña de sus destinos."

Lo que España haga después con sus destinos, es otro cantar.

Pero ¿quién duda de que, mientras aprende, su canto es destemplado y sus andares torpes? ¡Ay, si hacer

adulto a un pueblo fuese tan sencillo como poner en los cines "Emmanuelles" y llenar los quioscos de

basura pornográfica! ¡Si consistiera sólo en votar sensatamente una vez! Ser adulto es: 1.º. atreverse todos

los días o ver toda la realidad; 2.°, actuar día tras día responsablemente, y 3.°, saber que no van a darnos

nada gratis, como el niño piensa que, tendiendo la mano, van a ponerle el mundo en ella. Esto es lo que

hemos hecho los españoles, y «sí están nuestras manos: vacías. Por eso están apareciendo los que

Villalonga llama- se llama-"ex antifranquistas"; por eso se desilusionan cuantos esperaban ver a la

democracia surgiendo esplendorosa de las olas, como Venus del mar, o purísima y sin par como Dulcinea

en los sueños del caballero, y se encuentran con una Aldonza aldeana, carirredonda, chata y maloliente;

por eso me duele el desencanto de mi amigo.

Es hombre inteligente, bueno, escritor cordial, hirviente de ideas, sembrador infatigable de iniciativas,

rebosante de simpatía, generoso y olvidadizo.

Ustedes lo conocen de sobra. Se llama José María Javierre.

NEMO

 

< Volver