Autor: Pérez Fernández, Herminio. 
 Cortes españolas. 
 La Comisión de Presupuestos dictaminó la financiación del proyecto de ley general de Educación  :   
 El Gobierno atenderá, preferentemente, los puestos escolares gratuitos en los centros estatales. 
 ABC.    02/07/1970.  Página: 19-20. Páginas: 2. Párrafos: 23. 

A B C. JUEVES 2 DE JULIO DE 1970. EDICISN DE LA MAÑANA. PAG. 19.

CORTES ESPAÑOLAS

LA COMISIÓN DE PRESUPUESTOS DICTAMINO LA FINANCIACIÓN DEL PROYECTO DE LEY

GENERAL DE EDUCACIÓN

El Gobierno atenderá, preferentemente, los puestos escolares gratuitos en los centros estatales

FUE APROBADO UN CRÉDITO EXTRAORDINARIO DE TRESCIENTOS VEINTE MILLONES DE

PESETAS PARA PENSIONES

A ANCIANOS O ENFERMOS DESAMPARADOS

Madrid. (De nuestro redactor en las Cortes, Herminio Peres Fernández.) El proyecto de ley general de

Educación ha dado un paso más hacia su puesta en marcha. Terminado, ya hace unas semanas, el

dictamen de la Comisión de Educación sobre la casi totalidad del articulado, ayer se reunió la Comisión

de Propuestos para ocuparse, concretamente, de la Disposición adicional primera, relativa a la

consignación en los presupuestos generales del Estado, de los medios económicos necesarios para

acometer la proyectada reforma educativa.

El texto ofrecido por la Ponencia—que integraron los señores Briones Matute y Mayor Zaragoza-ofrecía,

aparentemente, sólo ligeras variaciones en relación con el formulado por el proyecto del Gobierno,

fundamentalmente porque las enmiendas presentadas en tiempo y forma—ocho en total—no sólo no

fueron muchas, sino que tampoco proponían reformas sustanciales.

El primer problema surgió cuando, poco después de abierta la sesión—a las once de la mañana—por el

presidente, señor García Hernández, el procurador don Rafael Díaz Llanos solicitó la palabra para uña

cuestión de orden que se transformó, inmediatamente, en una cuestión muy seria, pues entendía el ilustre

economista que la Ponencia, sin que existieran enmiendas en tal sentido, había introducido una

modificación trascendental al añadir que las cifras que se contemplan en esta disposición adicional se

expresan en valor 1970, es decir, en términos reales y no en términos monetarios. Las consecuencias de

esta modificación eran, según el señor Díaz Llanos, que los 93.520 millones de pesetas señalados por el

Gobierno como necesarios para el desarrollo de la Ley en los próximos diez años, se transformaban en

168.541 millones de pesetas, lo que constituía para el enmendante, no sólo una infracción doble del

Reglamento de las Cortes, sino también un caso claro de contrafuero y una adición que, por añadidura,

hacía inviable la aplicación de la Ley. Agregó más todavía el señor Díaz Llanos: su extrañeza por el

hecho de que una enmienda escrita presentada por él dentro de plazo no apareciera mencionada en el

informe de la Ponencia ni para aceptarla ni para rechazarla.

El presidente, que tuvo a lo largo de las dos sesiones celebradas por la Comisión —durante mañana y

tarde—una eficacísima actuación, prometió al señor Díaz Uianos que la Ponencia Je explicaría lo

ocurrido con su enmienda. Luego se aclaró que, par azares inexplicables, el escrito del señor Díaz Llanos

no fue Incorporado al conjunto de las enmiendas presentadas a esta disposición adicional, y por tanto no

pudo ser considerado por los ponentes. Para subsanar este "lapsus" insólito, el presidente concedió de

nuevo la palabra al señor Díaz Llanos con el fin de que pudiera defender su Ignorada enmienda.

Lo hizo muy brillantemente, como siempre, comenzando por señalar que su tesis es contraria a la fórmula

propuesta por el Gobierno y mucho más a las elaborada por la Ponencia, pero como nunca ha sido

partidario de críticas negativas, ofrecía, a cambio, una redacción que consideraba más conveniente y

positiva. Expuso numerosos argumentos para combatir los textos propuestos, tanto en el proyecto como

en el informe, con aportación de datos estadísticos, porcentajes y cifras, e incluso con ejemplos prácticos,

altamente gráficos y elocuentes, para subrayar la imposibilidad de formular planes a largo plazo, amena-

zados siempre del riesgo de caer en la utopía. Leyó luego la fórmula por él elaborada, que concreta los

medios económicos precisos para los dos años de los actuales presupuestos y contiene una serie de

garantías de prioridad, tanto en la aplicación de fondos como en la asignación de créditos.

La enmienda del señor Díaz Llanos, que transformaba la disposición adicional primera en cuatro

disposiciones adicionales, constituyó, a partir de ese momento, el principal caballo de batalla de los

trabajos de la Comisión, dilatados a lo largo de toda la mañana y de gran parte de la tarde, para llegar, en

definitiva, a imponerse su criterio en líneas generales.

A lo largo de las casi cincuenta intervenciones desarrolladas durante la sesión de la mañana—a las que

hay que sumar otras tantas que se produjeron durante la tarde—se combatió insistentemente la inclusión

de las cifras que se consideran necesarias para el desarrollo de la ley en los próximos diez años, por

estimar que estos cálculos, sometidos a numerosas premisas variables, han de incurrir forzosamente en

errores, como ha ocurrido con precedentes tan conocidos como los planea de la Renfe, recientemente

expuestos ante las Cortes.

Otros enmendantes, y especialmente él señor Soler, se refirieron a la necesidad de que el esfuerzo

económico principal se centre en la enseñanza estatal, para atender, antes que nada, a la escolarización de

los humildes: "No vaya a resultar que los pobres sigan sin escuelas y además tengan que contribuir a

pagar las escuetas de los ricos, que ya están ahora bien pagadas."

Fue especialmente eficaz la intervención del señor Herrero Fontana analizando las aportaciones mas

sobresalientes, aprovechables y positivas de las fórmulas presentadas por los señores Díaz Llanos, Sanz

Orrio y Martín Sanz, y sorprendió muy gratamente a todos—por el tono comprensivo, convincente,

conciliatorio y preciso—la actuación del ponente señor Mayor Zaragoza, que contestó uno por uno a

todos los enmendantes y mostró la disposición permeable de la Ponencia para acoger las sugerencias más

valiosas formuladas a, lo largo de la sesión.

ABC. JUEVES 2 DE JULIO DE 1970. EDICIÓN DE LA MAÑANA. PA

El presidente propuso entonces, como final de la sesión de la mañana, que la Ponencia se reuniera a las

cinco de la tarde con los enmendantes que habían presentado nuevas fórmulas y con los asesores de los

Ministerios de Educación y de Hacienda, para tratar de elaborar un texto en el «ne se aunarán todos

los.factores positivos expuestos.

Así se hizo y a las seis de la tarde se reanudaba la sesión con la lectura de la nueva redacción elaborada

que fue, seguidamente, debatida por extenso. A las ocho y cuarto el presidente sometía el texto a

votación, párrafo por párrafo, tras añadirse nuevas matizaciones, quedando en definitiva aprobada la

redacción siguiente, basada, casi totalmente, en la enmienda formulada por el señor Díaz Llanos, con

valiosas sugerencias de ordenación aportadas por el señor Valero Bermejo:

DISPOSICIONES ADICIONALES

Primera.—1. Se conceden los créditos extraordinarios y suplementarios, para gastos corrientes, por un

total de 1.129,8 millones, aplicados al Ministerio de Educación y Ciencia, en el ejercicio de 1970, con

baja en los créditos de "inversiones" en la forma que el Gobierno acuerde, autorizándose al mismo para

aplicar a los conceptos presupuestarios «ue correspondan, las cantidades otorgadas.

2. Para el ejercicio de 1971 en el Estado de modificación de créditos presupuestarios se

incrementarán los correspondientes al Ministerio de Educación y Ciencia en la cantidad dé

7.219,8 millones.

3. Dichos créditos deberán dedicarse, principalmente, a la educación general básica y si fuera

preciso hacer aplicaciones en el capítulo I presupuestario, únicamente podrá disponerse para

remuneraciones de nuevo personal y siempre conforme a las normas básicas y comparativas eon los otros

funcionarios públicos dependientes de los demás Departamentos ministeriales.

4. Sin perjuicio de lo establecido en los artículos 8 y 9 de la vigente ley de Presupuestos, se autoriza al

Gobierno para que. en los ejercicios 1970-71, a iniciativa del Ministerio de Educación y Ciencia y a

propuesta del de Hacienda, pueda realizar transferencias, entre todos los créditos aplicados a los gastos

del Ministerio de Educación y Ciencia.

Segunda.—1. El Estado aportará, con carácter preferente, los medios económicos para la progresiva y

total ejecución de la presente ley, con las modificaciones necesarias para su actualización en función de

los resultados obtenidos, según lo previsto en el artículo 8 de la misma.

2. Los presupuestos de los diez años siguientes darán carácter prioritario a los gastos corrientes del

Ministerio de Educación y Ciencia, señalándose como cifras indicativas las siguientes: 1972, 40.625

millones de pesetas (cifras absolutas en las que se suprimió la indicación de pesetas constantes); 1973,

46.914; 1974, 54.254; 1975, 61.060; 1976, 67.690; 1977. 71.928; 1978, 76.516, 1980, 82.089;

1981, 93.520 millones de pesetas. (Hubo catorce votos contra la inclusión de estas cifras y dieciséis a

favor, con tres abstenciones.)

3. En relación con lo dispuesto en los artículos 94.4 (gratuidad de la enseñanza general básica y de la

de Formación Profesional de primer grado en centros estatales y no estatales y subvenciones a estos

últimos) 96 (conciertos de los centros no estatales) y 13.3 última parte (gratuidad de la educación

preescolar), el Gobierno atenderá, preferentemente, a la educación general básica y a la formación

Profesional de primer grado, para cubrir los puestos escolares gratuitos en los centros estatales.

4. El Incremento de remuneraciones del personal dependiente de dicho Ministerio habrá de guardar

relación con eí resto de los funcionarios públicos de categoría similar.

Tercera.—En los futuros planes de desarrollo se consignarán las cifras de inversión que requieran las

necesidades establecidas en la presente ley.

A las nueve menos cinco, el presidente de la Comisión de Presupuestos declaraba convertido en dictamen

el Informe de la ponencia sobre las disposiciones adicionales primera, segunda y tercera (nuevas estas dos

últimas), del proyecto de ley de Educación.

La sesión continuó hasta pasadas las nueve y media de la noche y se aprobó un suplemento de crédito de

320 millones de pesetas para la sección 09 "Fondos Nacionales", con destino a incrementar la subvención

complementaria asignada al Fondo Nacional de Asistencia Social para la concesión de pensiones a los

ancianos o enfermos desamparados que sean pobres y desvalidos.

Otro crédito aprobado, por valor de setenta millones de pesetas para el Ministerio de Asuntos Exteriores,

corresponde a cuotas de España en los años 1966 a 1969 al Fondo especial de las Naciones Unidas.

 

< Volver