Condiciones para ser candidato a Cortes por la representación familiar. 
 Acotaciones a la sesión     
 
 Ya.    23/05/1967.  Páginas: 1. Párrafos: 11. 

ACOTACIONES A LA SESIÓN

Se aprobó, por fin, el articulo 8.´, después de tres horas y media más de debates, que hay que sumar a Zas

de las sesiones de la tarde del viernes y de la mañana, del jabado. La Comisión! había tropezada en el

sexto. Alguien difo que el feliz aprobado se debió a lo intercesión de Santa .Rita, cuya festividad se

celebraba*,

Los procuradores de la Comisión parecen cirujanos del Idioma. Un procurador lanza una palabra. Los

compañeros de la Comisión t» examinan con cuidado sumo. Hacen la disección etimológica. Emiten un

informe amplísimo de este resultado. Dan el pronóstico y se sientan. Se levanta otro señor procurador, y

por su cuenta y riesgo, lleno de noble entusiasmo, hace la misma intervención quirúrgica tdiomátíca de la

palabra. Eo curioso es que se llegan a resultados sorprendentes. Ayer las palabras analizadas al máximo

fueron, en primer turar, "residencia" y "domicilio".

Se echó mano del Código» "Civil para definir lo que es "residencia" y "domicilio". Se leyeron y «s-

plicaron los artículos del Código, y se interpretaron, adaptándolos a la circunstancia del debate. Quienes

consultaban e interpretaban eran abogados y notarios. Un procurador no abogado se asombraba.

Por cuestiones etimológicas se discutió sin prisa y sin pausa. No contaba el relo}. Todo eran enmiendas.

Se trataba, de enmendar el texto pro-puesto por la ponencia; las enmienda» al texto; Jo» enmiendas a las

enmiendas al texto. Había contraemiendas. Todos enmendantes.

El señor Gómez de Aranda volvió a sentirse inquieto, como en la sesión del sábado por la mañana, ante el

número siete. ¿Por qué esta cifra y no otra? Parece como si el número tuviese maleficio para el señor

Gómez Aranda. El señor Muñoz Alonso, ante la insistencia, dio una explicación en voz baja: Es que el

número siete es ana cifra judia...

Y como el sábado, también el señor Primo da Rivera (don Miguel) volvió a echar mano del diccionario.

Leyó para impresionar: "Real Academia Española de la Lengua. Edición de 1956," "Notorio: público y

sabido por todos." "Excepcional: que forma excepción de la regla común, que se aparta de lo ordinario."

Por no ser menos, los señores Por-cioles, Cabanillas y Allende requieren «1 diccionario para recordar

términos y utilizar acepciones poca frecuentes. El señor Muñoz Alonso, ante la afición al diccionario,

comentaba cáustico: Ta están utilizando el camposanto de las palabras.

El señor Díaz Llanos, sin utilizar el diccionario, explico toaos ios acepciones que tiene la palabra arrwgo,

y tííjo más. Puede haber arraigo por vicio. Por ejemplo, arraigo a un luffar. & una feria, sor parte ae las

amantes a&. lo ajeno, Arraigo folklórico: alguien gue, se sienta unido a Andalucía por ser admirador del

cante y baile flamenco. (Mi arraiga por vicio y el arraiga folklórico son condi-.eiones suficientes paira

que «na- persona se pueda presentar candidato a Cortes por representación de la familia í

E1 señor Chozas Bermúdez, en «na frase brillante, dejó boquiabierta a la ponencia. Habló de "supuestos

tácticos significativos". Añadió, tranquilizador; No se asusten los señores de 1» ponencia, no trato de

Incorporar la frase ai testo del artículo. Sápido, por la ponencia, ei señor Marcos Chacón: ¡Pues no nos

faltaba ya más que eso!

Se discutía el arraigo familiar a la provincia como condición para ser candidato. Reconocía el señor Rivas

Guadilla—soltero—que el matrimonio, en su opinión, vincula mucho. (¡Hombre!—exclamó el señor

Cabanillas—, por es» tú no te casas.) Después, el señor Reyes Morales, aleccionaba sobre el tema al señor

Rivas Guadilla: El matrimonio, claro que vincula; mi mujer es de Zaragoza, y no sabes tú la de viajes que

hago a esa ciudad.

En cambio, el señor Arceneguí se inclinó porque a la palabra arraigo- se la adjetivase con notorio".

Razón. La palabra notorio e» más costina. Y el casticismo tuvo su entrada, en el apartado A).

Asf, con discusiones etimológicas, con Interpretaciones del Código Civil y con explicación de lo que

dicen los artículos, so fueron pasando las tres horas y media, de la sesión. Era la tercera sesión en que se

discutía el artículo 6.° El procurador señor Bonilla Echevarría quiso lanzar un globo sonda dirigido a la

presidencia: Según rumores, la actual legislatura, a pesar de nuestros trabajos... No te dejó, continuar et

presidente, señor Bau: La presidencia no puede dejarle continuar cuando su argumentación se basa en

rumores.

 

< Volver