Representación familiar en Cortes. 
 La tensión aumenta y el problema sigue en pie  :   
 ¿Deben presentar candidatos las asociaciones familiares?. 
 Pueblo.    25/05/1967.  Página: 9. Páginas: 1. Párrafos: 58. 

LA TENSIÓN AUMENTA Y EL PROBLEMA SIGUE EN PIE

¿DEBEN PRESENTAR CANDIDATOS LAS ASOCIACIONES FAMILIARES?

BAU concede cuarenta y ocho horas de descanso y meditación a los procuradores

Al margen de las frases curiosas y del ambiente tenso que reina en la sala, un hecho es cierto: el problema

sigue en pié. Lo que estaba oculto ha salido a la superficie. El presidente, señor Bau, consciente del clima,

ha concedido cuarenta y ocho horas de descanso y de meditación. La del viernes será una jornada difícil.

CON la misma postura puesta de manifiesto en la tarde de ayer por los procuradores —supresión o no

del apartado c) del artículo 7.°— se reanudó ayer por la mañana, a las once y cinco, el debate de la

Comisión de Leyes Fundamentales sobre la ley de Representación Familiar.

Interviene, en primer lugar, por la ponencia, el señor Allende, que acepta la propuesta de los

representantes canarios, en el sentido de que la presentación pueda ser hecha por tai consejeros de «cada

uno de los cabildos insulares». Rechaza, en cambio, la supresión del apartado, porque «no es la

Diputación, sinc los diputados, quienes van a actuar de, presentadores».

Respecto al número ae diputados que na-brán de formar la representación, se muestra dispuesto a recoger

en el. texto la posibilidad de «siete procuradores o más de la mitad».

´• FERNANDEZ MIRANDA: IRONÍA

El señor Fernández Miranda toma la pa-l&br» para subrayar la «habilidad parlamentarla demostrada por

la ponencia para eludir el problema planteado por mi en la sesión de ayer. ¿Cómo vamos a negar

determinados £auces>si no sabemos si se van a establecer otros nuevos?». Se muestra dispuesto a aceptar

el texto de, la "ponencia, siempre y cuando quede bien claro que se trata ae «refrendo y presentación y

nóiie promoción» rropóne que , los diputados provinciales no puedan presentar a otro diputado provincial.

El .señor Sevilla, y más tarde el señor Matee de Ros proponen se extienda la facultad de presentación a

ur. grupo de concejales. El señor Navarro Rubio, por su parte, pone de manifiesto que en las Leyes

Fundamentales la familia está en paridad con el, Municipio y el Sindicato, y que no ve razón especia]

para que sea tratada de modo distinto. El señor Villegas Girón insiste eá la necesidad dé suprimir el

apartado c) o extender las facultades de representación por los grupos orgánicos (Municipio, y Sindicato).

Pide la palabra el señor Balcells, y dice que la Comisión está incurriendo en la reiteración de razones y

argumentos que «caen en la obstrucción parlamentaria». Considera discriminador el que los diputados no

puedan proponerse a sí mismos y pide a la ponencia que no se deje tambalear por los argumentos del

señor Fernández Miranda. Este, a quien el ponente señor Allende ha pedido proponga un texto, responde

al señor Balcells: «No hay discriminación alguna; la habría en el caso de permitir a los diputados

provinciales la promoción de candidatos, que deben surgir del propio seno de la Comisión».

• APROBADO EL APARTADO C)

El señor Allende propone el siguiente texto:

«Serán propuestos por siete o más de la mitad de los diputados provinciales o consejeros de cada uno de

los cabildos insulares de la propia provincia, que sólo podrán proponer a un candidato.»

Antes de ser sometido el texto a votación, el presidente pide que abandonen la sala los procuradores no

pertenecientes a la Comisión de Leyes Fundamentales, y las más de setenta personas alli presentes quedan

reducidas á treinta y dos. Se aprueba el texto, con siete votos en contra: los de los. señores Lamo de

Espinosa, Fernández Miranda, Chozas, Sevilla, Jordana de Pozas (don Jorge), y Gómez de Aranda y el de

Pilar Primo de Rivera.

£1 señor Sevilla indica que su voto en contra obedece a no haber sido tenida en cuenta su enmienda

respecto a que los concejales puedan proponer dos candidatos.

El señor Bau, presidente de la Comisión, recoge el deseo de ésta de elevar una moción al Gobierno para

urgir una ley de Asociaciones Familiares, moción que, en su momento, será sometida a la Comisión.

A las doce el presidente suspende la sesión durante quince minutos.

• NUMERO DE FIRMAS PARA SER PROCLAMADO CANDD3ATO

Se reanuda la sesión a la una menos cuarto, con el estudio del apartado d) redactado por la ponencia de la

siguiente manera:

«Ser propuesto por cabezas de familia o mujeres casadas incluidos en el censo electoral de la respectiva

provincia en número no inferior al 0,5 por 100 del tota] del censo.»

Antes de comenzar el debate, el director general de Estadística, señor Cerrolaza, facilita unos datos de

interés: Hay en España 16.415.000 electores, divididos en cincuenta y dos circunscripciones. Sólo Madrid

y Barcelona exceden de un millón de electores, y necesitan, de acuerdo con el sistema de 0,5 por 100 del

censo propuesto por la ponencia, 7.828 y 9.026 firmas, respectivamente; hay chico provincias que

necesitan entre 2*000 y 5.000; veintiséis provincias entre 1.000 y 2.000; trece., entre 500 y 1.000, y seis

provincias: con menos ae muí nirmas.

Las veinticuatro enmiendas presentadas a este párrafo se han planteado con toda amplitud de opiniones

respecto ageste problema de las firmas necesarias para ser proclamado candidato.

La fórmula del señor Rivas Guadilla preconiza un mínimo de 500 turmas o el 0,5 por 100 del total del

censo electoral. El señor Sánchez Agesta, igualmente, un mínimo de 500 firmas o el 1 por 1.000 del

censo. Idéntica es la postura de los señores Lafont, Nieto García, Alvarez Molina, Gómez Gil y Arce-

negui. Para el señor Bárcenas lo que se debe fijar no es el tapo mínimo, sino el máximo. El señor Matéu

de Ros es partidario de que este mínimo sea de 1.000 firmas o el 0,5 por 100 del censo, y es seguido en su

opinión por los señores Solano, Mendoza, Díaz Llanos y Cabanillas. «Estamos discutiendo aquí •—dice

este último— el tema de la proclamación y no el del cauce para la proclamación. Ahora, por tanto, no

debemos hablar de fenómenos asociativos.»

Para el señor Jambrina, el cauce deben ser las asociaciones familiares o la Junta de gobierno de la

Federación Provincial de Asociaciones familiares, y en esta posición se sitúa el señor López Medel.

En apoyo de la ponencia habla don Jorge Jordana de Pozas.

El señor Reyes propone cuíco tipos, según el censo de cada provincia: 2.000 firmas para los que superen

el millón de censados; 1.000, •ara las de más de 400.000; 750. para las de más de 200.000; 500, para las

de más de 100.000, y 250, para las que no lleguen a esta cifra.

El señor Lamo de Espinosa afirma que «hay que examinar la propuesta del señor Fernández Miranda,

pues yo no podría pronunciarme sin saber cuáles son los. cauces que se van a abrir desde abajo a arriba, ni

si se van a abrir».

Don Pío Cabanillas mantiene que la Comisión se olvide de las matemáticas, «pues, entre otras cosas,

darían lugar a decimales, y yo ya soy pequeño para que me reduzcan».

• APROBADO EL APARTADO D)

A petición de varios procuradores interviene por la ponencia el señor Allende, que propone el siguiente

texto, de acuerdo con la enmienda del señor Matéu de Ros:

«Ser propuesto por cabezas de familia y mujeres casadas incluidos en el censo electoral de la respectiva

provincia en número no inferior a mil o al 0,5 por 100 del total del censo.»

Los procuradores están conformes con .a idea, pero 10 con la redacción. No hay forma de llegar a un

acuerdo y el señor Bau, presidente, levanta la sesión a las dos y cuarto. Al comenzar la sesión de la tarde,

la Comisión de Leyes Fundamentales ha aprobado el párrafo d) del artículo 7.°, al que se ha introducido

una pequeña enmienda en relación con el texto de la ponencia. La redacción definitiva es la siguiente:

«Ser propuesto por cabezas de familia o mujeres casadas incluidos en el censo electora] de la respectiva

provincia en número no inferior a mil o al 0,5 por 100 del total del censo.»

Han votado en contra los señores Sánchez Agesta, Martín Sánchez Julia y Jordana de Pozas (don Jorge).

• SESIÓN DE LA TARDE: RESUCITA LA CUESTIÓN DE FONDO

A las seis y diez, ante 38 procuradores, el presidente de la Comisión abrió la sesión de la tarde.

En el artículo 7.°, 33 enmiendas de procuradores pedían la adición de un nuevo apartado en el que se

incluya a las asociaciones familiares como capaces para presentar candidatos propios a Cortes en

representación de la familia. Hay expectación y una cierta tensión en la sala.

Comienza a hablar el señor Fernández Cuesta. Se adhirió, en primer término, a la propuesta del arzobispo,

monseñor Olaechea, en el sentido de pedir al Gobierno la presentación de un proyecto de ley que regule

las asociaciones familiares.

Condena la representación del hombre en abstracto. Esta doctrina, que es la originaria de la Falange,

recogida después por el Movimiento, se denominó «democracia orgánica».

El presidente somete a la Comisión la {noción del que fue arzobispo de Valencia, pero´muchas manos se

levantan pidiendo la palabra. Habla el doctor Olaechea, que propone el siguiente articulo transitorio: «El

articulo 7." de esta ley queda a resultas ae ia ley de Asociaciones de índole familiar, cuya promulgación

cuanto antes se. pide al Gobierno.» Hay un cierto revuelo en la sala. La mayoría de los procuradores

estiman qué esta cuestión debe ser discutida al final del proyecto.

Interviene don Mariano Navarro Rubio, para quien el problema de las asociaciones familiares tiene un

doble sentido: organizaciones para la defensa de los intereses familiares y organizaciones como vehículo

para la representación de la familia en las Cortes. Respecto al primer sentido, el señor Navarro Rubio se

muestra partidario de la «necesidad de montar unas organizaciones familiares, para la defensa de los

intereses propios dé la familia, que sirvan de contrapunto a las organizaciones defensivas de los intereses

particulares o sociales». Citando el punto 8 de los Principios del Movimiento Nacional, el procurador dice

que «la familia está al mismo nivel que el Municipio y el Sindicato. El proyecto que discutimos no es

anticonstitucional; pero pueden, al amparo del punto octavo citado, crearse esos organismos familiares

intermedios que, al mismo tiempo, pueden servir luego para presentar procuradores en Cortes».

El señor Balcells, rector de la Universidad de Salamanca, somete a una constante crítica a las

asociaciones promovidas por la Delegación Nacional de Asociaciones.

Refiriéndose concretamente al tema asociativo, el señor Balcells dice: «como médico, debV poner el dedo

en la llaga: la autenticidad representativa. Asociaciones, sí; pero asociaciones vivas, expresivas de las

corrientes de opinión pública. Al lado de estas asociaciones vemos otras recién nacidas que vienen aquí

propiciada por un grupo de procuradores para que sean reconocidas como vehículos para proponer

candidatos. Estas asociaciones no tienen ningún carácter representativo».

• DIVERGENCIAS ENTRE LOS PONENTES

Baja del estrado el señor Marcos Chacón, miembro de la ponencia, y se dirige a la Comisión en calidad de

simple procurador. Explica que, respecto a este tema, ha habido divergencias en el seno de la ponencia.

Tres de los miembros opinan que no debían aceptarse las 33 enmiendas presentadas. Los dos restantes,

señores Asís y Marcos Chacón, adoptaron una posición contraria. «V por ello —dice el señor Chacón—

no me siento digno de sentarme junto a la ponencia.»

«Si las familias —comienza en, su defensa de las asociaciones— se unen en defensa de sus intereses

particulares, es lógico que se unan para participar en las tareas políticas ´del país. Si hemos aceptado que

puedan proponer candidatos lo¡, mismos procuradores, los diputados, y hemos, además, aceptado la

fórmula inorgánica de los´ porcentajes de firmantes, es lógico que las asociaciones familiares tengan el

mismo derecho.»

• MARCOS CHACÓN: REPRESENTATIVDAD

Saliendo al paso de criticas anteriores, el soñor Marcos Chacón finaliza: «las asociaciones son

representativas. A nadie se le obliga a afiliarse a ellas. ¿Es más representativo el Municipio, donde no hay

acto de voluntad, o la Organización Sindical, donde tampoco hay acto de voluntad para pertenecer a ella?

En las asociaciones familiares se da la voluntariedad del cabeza de familia».

Comieitza el turno de defensa de enmiendas, siguiendo la liste preestablecida, y el primero en intervenir

es el señor Barcena, quien propone el siguiente texto para el apartado e): «Ser propuesto por la Junta de

gobierno de una asociación provincial de fines familiares que, formando parte de la Federación

Provincial, tenga un mínimo de 500 afiliados o, por varias de éstas, siempre que alcancen entre las

mismas el mismo número.»

Don Joaquín Bau se ausenta un instante. Ocupa la presidencia don Mariano Navarro Rubio quien

comienza a dirigir unas palabras a los procuradores. En ese momento vuelve don Joaquín Bau, y el

gobernador del Banco de España comente con humor: «La gloria del mundo es efímera...»

Prosiguen los procuradores adhiriéndose a la idea de que las asociaciones familiares bien en pleno,

bien su Junta de gobierno nn^dan proponer candidatos, Inter^Kn^-este sentido los señores

Fagoaga, Bonil, García Bernalt, Gutiérrez del Castillo y Villegas Girón.

• FUGARDO: TAJADITA DE LA PONENCIA

El señor Fugardo, procurador de representación obrera, manifiesta a continuación que está hecho un lío

por la forma en que se ha conducido el debate.. «Al no tener en consideración la propuesta del señor

Fernández Miranda, la ponencia ha ido, poco a poco, sacando su tájadíta, hasta llegar a un punto en que

no se puede volver atrás, porque ya está casi todo aprobado.» Partidario de una elección a dos vueltas,

también está de acuerdo con admitir a las federaciones provinciales de asociaciones familiares como

presentadores de candidatos.

Sánchez Agesta dice: «Hay que encontrar una fórmula que comprenda a todas las asociaciones.» Propone

que, como en el apartado anterior se fijí un número mínimo de firmas de mil. éstas sean de una

asociación.

• BALCELLS: MAS SOBRE EL MONOPOLIO

Los señores Irurzun y Puig Maestro-Amado se sitúan en la misma línea de los procuradores que

intervinieron con anterioridad, y a las ocho menos cuíco le surge un defensor ai señor Balcells: es el señor

Arellano, quien afirma que «existe el peligro de que las asociaciones familiares puedan tener carácter de-

partido» y propone una disyuntiva: «í. se admiten todas las asociaciones, lo que sería realmente peligroso

por lo anteriormente expuesto, o se admite una sola, la encuadrada en el Movimiento, lo que daría una

sensación >*s monopolio.» Por todo ello, el señor Arellano se opone enérgicamente a la inclusión de este

apartado e), propú´estc por 33 procuradores.

A las ocho de la noche, el presidente, señor Bau, suspende la sesión hasta oí próximo viernes, a las seis

menos cuarto de la tarde. (Cifra.)

 

< Volver