Autor: Martínez, Julián M. . 
 Los candidatos madrileños opinan. Don Ángel Pelluz. 
 Necesitamos preparar el país para la política     
 
 Informaciones.    15/09/1971.  Página: 8. Páginas: 1. Párrafos: 29. 

MADRID, 15. (INFORMACIONES.)

LOS CANDIDATOS MADRILEÑOS, OPINAN

Ayer quedaron proclamados oficialmente los candidatos que habrán de competir ante las urnas el próximo

día 29 para que los cabezas de familia y mujeres casadas alijan, de entre los seis candidatos, los dos que

durante cuatro años, duración de la X Legislatura que se iniciará el próximo mes de noviembre, habrán de

ser sus directos representantes en, las Cortes Españolas.

A esta página traemos hoy la opinin de los candidatos señores Llantada, Villoría Pelluz. Esperamos,

mañana, ofrecerles la opinión de los señores Cantarero y Roiz y de la señora Veglison (que ayer no

consideraron oportuno contestar todavía a las preguntas de nuestros informadores).

DON. ÁNGEL PELLUZ:

«NECESITAMOS PREPARAR EL PAÍS PARA LA POLÍTICA»

Por Julián M. MARTÍNEZ

Don Ángel Pelluz Granja, abogado, inspector nacional del Ministerio de Información y Turismo,

funcionario del Cuerpo General Técnico de la Administración Civil del. Estado. Padre de siete hijos,

abuelo de cuatro nietos.

—¿Por qué se presenta a procurador en Cortes?

—Muy sencillo. Yo he luchado en mi. vida para hacer feliz a mi núcleo familiar. Como ya he concluido

en este ásnbit», ahora quiero irradiar al exterior lo que he conseguido en mi seno familiar.

—¿Con qué medios cuenta para su campaña electoral?

---Menos de lo que la gente se cree y más de lo que uno pretende. Se están Barajando unas cifras por ahí

que de ser ciertas resultaría que a las elecciones sólo se pueden presentar millonarios. Las guerras no sólo

se ganan con dinero, sino también con entusiasmo.

—En pesetas, ¿cuánto se va * gastar usted en su campaña?

-^31 le digo la cifra a lo mejor le parece ridiculo, pues no pienso gastarme más de 200.000 ó 300.000

pesetas, y pienso hacer una campaña fuerte. Biso sin valorar el tís-fuerzo material de un montón de

personas que multiplicarían por diez el anterior presupuesto. No ha sido nada fácil recoger las mil firmas

con que me presento.

—¿Por qué se presenta por el procedimiento de las mil firmas?

—Porque yo era un desconocido, y si hubiera estado llamando de un sitio a otro quizá no hubiera

encontrado acogida. He preferido pulsar la opinión del pueblo.

—Señor Pelluz, ¿cuál es el contenido de su campaña electoral?

—Mi credo político se basa en realidades. Es decir, en conseguir que las leyes no sean unos instrumentos

muy bonitos, sino que tengan una finalidad práctica para el español. Toda mi propaganda será eso:

España será grande cuando todos los españoles lo seamos. En vez de empezar por arriba hay que hacerlo

por abajo. Mis «slogans» se basarán en esa premisa.

—En este sentido, ¿cuáles son los problemas más importantes de la realidad española?

—Los más importantes están ya en juego. No voy a plantear ninguno nuevo, sino a colaborar en su

resolución: educación, viviendas asequibles, nivel de vida, trabajo y remuneración del mismo. No cabe

duda quj una vez que se han cubierto las necesidades materiales es muy fácil llegar a .lo espiritual.

—Bien/Imagínese en un escaño de las Cortes, ¿qué problemas ve usted desde esta perspectiva?

—Como individuo en las Cortes es cuestión de trabajar y enfocar los asuntos con un sentido real y

práctico. Pensar que uno solo puede hacerlo todo allí es engañarse a sí mismo y al público.

—Actualmente las Cor tes, ¿trabajan con ese sentido real y práctico que usted señala9

—Sí, pero tal vez haya un exceso de tecnicismo. Tenían que llegar a la Cortes procuradores con unos

niveles más bajos, que se hubieran enfrentado con la vida y 007 nocido su dura realidad.

—¿Cuál es su juicio crítico sobre el proyecto de Reglamento de las Cortes?

—No lo conozco a fondo y por eso no puedo opinar. Yo incluiría en él un sentido práctico. Que no sólo

sea una ley muy bonita y llena de obstáculos para la intervención del procurador.

—Como aspirante a procurador en Cortes por la provincia de Madrid, hasta ahora —en lo que llevamos

hablado— no se ha referido a los problemas provinciales y concretamente a los problemas que tiene

Madrid-ciudad (educación, contaminación, ira bajo, tranco, salubridad, etcétera).

—Es que esos problemas están dentro de un ámbito municipal que corresponden al área del Municipio,

que es quien debe solucionarlos. Mi misión consistiría únicamente en facilitarle mejores medios a niveles

estatales para que puedan ser afrontados los problemas pendientes. Por ejemplo, colaborando a mejorar

las cartas especiales como la de Madrid y Barcelona, etc.

-Cree usted que estas elecciones van a resultar más competitivas que las anteriores de 1967?

—No, creo que no. No van & ser de las más difíciles por el número de candidatos que nos presentamos.

Tocamos a tres aspirantes por plaza.

—¿Cómo ve usted, desde un punto de vista político, a la juventud?

—Los cauces políticos»de la juventad ellos mismos los van buscando y encontrando, cada uno en su

sector —obreros, estudiantes—. Lo que necesitan es direcciones para que esos cauces no salgan de la nor-

mal coexistencia pacífica, y que las personas mayores se pongan a su nivel y comprendan sus problemas,

que son los mismos que los nuestros cuando éramos jóvenes.

—Como aspirante a procurador en Cortes, ¿cómo ve usted la problemática asociacionista en España?

—Las asociaciones, en cuanto dejen de ser gremiales y sean políticas, no las acepto. Iríamos al caos otra

vez, dada la idiosincrasia del español. Es una cuestión de educación cívica; se ha conseguido mucho en

los últimos años y vamos camino de una liberalización, pero necesitamos preparar al país para la política.

—¿Teóricamente cree que se» rian posibles en España los partidos políticos?

—De momento en España todavía no los veo posibles. ¿Tiempo? Es posible que la próxima generación

esté ya preparada. Quizá en este mismo siglo. Desde luego si le hablo de vtn mínimo de diez o quince

años no iré muy descaminado.

 

< Volver