Autor: Poch, Juan F.. 
 Los candidatos madrileños opinan. Nombres unidos en una misma candidatura. 
 Señor Llantada: Trabajo, enseñanza y vivienda, puntos de mi programa  :   
 Señor Villoria: Ley general de la familia y control de precios. 
 Informaciones.    15/09/1971.  Página: 8. Páginas: 1. Párrafos: 13. 

15 de septiembre de 1971

INFORMACIONES

NOMBRES UNIDOS EN UNA MISMA CANDIDATURA:

SEÑOR LLANTADA:

((Trabajo, enseñanza y vivienda, puntos de mi programa»

SEÑOR VILLORÍA:

((Ley general de la familia y control de precios»

Por Juan F. POCH

Don Enrique Villoría Martínez y don Julio Llantada Castaño tienen, respec t i v a-mente, treinta y tres y

treinta años. Además de una edad tan parecida, les une el hecho de ser ambos concejales del

Ayuntamiento. Es aquí donde se conocieron y donde tuvieron ocasión de coincidir en muchos temas

sociales y políticos, que desde hace años constituyen su preocupación. Estas razones.son las Que íes han

llevado a unir sus nombres en una misma candidatura para representar a las familias madrileñas en ¡as

Cortes Españolas.

Les entrevistamos a las pocas horas de haber sido proclamados oficialmente candidatos a procuradores.

familiares por Madrid. Todo lo tienen dispuesto para poner en marcha el complicado aparato de la

campaña electoral. Sobre la mesa del cuarto que ocupan en un conocido hotel madrileño, una pequeña

torré de carpetas de plástico.

—Son las 31.000 firmas —nos dicen— que se recogieron en el plazo tle una semana para presentarnos

como procuradores familiares. No hemos hecho uso de ellas, ya que nuestra presentación se ha llevado a

cabo mediante las firmas de procuradores en Cortes. Pero aquí están.

—¿Qué opinan de la actuación de los procuradores familiares que ahora cesan?

—Su actuación ha supuesto un paso decisivo, y, desde luego, como alguien dijo en una ocasión, han

representado la entrada de un aire saludable y renovador eíi la Cámara.

—¿De qué medios disponen para financiar la. campaña electoral?

—La financiación se basa en el esfuerzo personal y la colaboración, en trabajo, de muflios amigos

nuestros. Si tuviéramos que pagar esa colaboración desinteresad» y personal nos encontraríamos ron

cantidades muy importantes. Por otra parte, personas que iban a apoyar a un posible candidato nos

prestarán su estimable colaboración.

—Su campaña electoral conjunta se apoyará en la enumeración de problemas que afectan a quienes han

de emitir su voto: los madrileños. ¿Cuáles son esos problemas?

—Con vistas a la campaña electoral efectuamos en BU momento una encuesta previa y toma de contacto

con el público. En el curso de la encuesta, nosotros y nuestros colaboradores consultamos » cinco mil

familias madrileñas, formulando a todos las mismas preguntas, efectuándose la correspondiente

tabulación de las respuestas. Ello nos ha dado los suficientes elementos informativos para basar en ellos el

programa cuyo desarrollo ´ofrecemos aí elector madrileño.

—¿Puntos esenciales de su programa, señor Llantada?

—El trabajo, la enseñanza y la vivienda. Conseguir un puesto de trabajo para cada hombre o mujer,

suficientemente remunerado para que evite el pluriempleo y disfrute de la vida familiar. Que ge cumpla

rigurosamente la ley de Educación, dándose preferencia a la instrucción como un bien espiritual. Y que se

estimule la industria de la construcción de viviendas de carácter social, habilitándose tos medios para el

acceso * ellas, promoeionándose las que se construyan en régimen de alquiler.

En los mismos términos se expresa el señor Villoría Martínez ,que añade:

—Es necesaria una ley general de la familia que recoja su participación en la vida pública. Me parece

conveniente también que la Administración se ocupe más del control eficaz de los precios de las cosas

esenciales para la familia, aportando mayor energía frente a las presiones aisladas, pero poderosas, que

actúan sobre los precios esenciales. Estimo que la labor más importante del procurador consciente y

honrado es detectar los excesos, denunciarlos y empujar en dirección opuesta para buscar el equilibrio.

Me gusta ver y ha-bl»r claro; se sirve mejor a España con la crítica honesta, serena y firme que con el

aplauso indiscriminado.

 

< Volver