Autor: Contreras, Lorenzo. 
 Cortes. 
 Los familiares discuten sobre las asociaciones y la ley electoral     
 
 Informaciones.    20/04/1971.  Página: 9. Páginas: 1. Párrafos: 38. 

INFORMACIONES

20 de abril de 1971

CORTES

LOS FAMILIARES DISCUTEN SOBRE LAS ASOCIACIONES Y LA LEY ELECTORAL

Por Lorenzo COPíTRERAS (Cronista parlamentario de INFORMACIONES.)

MADRID, 20.—Rompiendo U norma habitual de sólo reunirse -en ´tas Cortes en vísperas de Pleno, ios

procuradores familiares, en numero aproximado de treinta, celebraron ayer sesión informal en el palacio

legislativo. La demora de tai asociaciones políticas, las elecciones, las incompatibilidades para ser

procurador y mas "brevemente la ley de familias numerosas y te reforma del orden publico lueron temas

o~bjeto de discusión

m. procurador guipuaeoano señor Escudero Rueda habló de la InterpííaciSiii que piensa elevar ai

Gobierno sobre la cuestión asociativa. Invitó a BOS campafieros A seoanáarle son sus íttinas, pero no

obtuvo ajcüíesionss. S£a aacanzar la to- • taJidad tíe: contenido de su in-!terpeiaeión, el señor Escude-a»

planteó la exigencia de que tes Cortes -y ae solo el Consejo Nacional— intervengan en la elEfboraeiñn

,de las reglas del >juego político, regtes que deben ser lo suí ioientemente amplias para que en asta parce-

la de las ideologías se-en-csaen-tren todos los españoles. El procurador sefialó la gravedad que encerraría

un marco legal estrecho.

EL «CORDÓN UMBIHCAt.)

Beisde el prima1 momento se vio que la teteipelación del señar Escudero tendría que ser individual, 10

cual no lúe óbice iJaua^ueeMíema -de Jas aso-^iaeioMss stítoiEEa ua largo exa-mea El ^ñor -Bsperabé

calificó .a las Asociaciones de «cordón -umbttical» del régimen «si es ¿pie ¡éste quiere res-^rar ¿en *!

fiufcuro». a señor ISeBzáJez Meran, «presmtan-le de .León, estimó .que >da Jdeola^a, dfitee tueSar

cireuns-, críta •eí sistema áe .creencias consagrado ,per las leyes f un-üameatales» Osa Rafael Cabello de

Alba, .eoa-debés, habló en su eaü-d^ -de consejero nacional seps´-esentoaite .del esta-mentó iamiliar, pa-

ra proponer {fue se inste al Gobernó a que ,«de usa vez se discuta este asunto ti® los «aivees para el

OOOíraSbe ée pareceres», y se-ñfldS la fatiliáaKl ^e jeigserimen-ÍBT o ensayar las fórmulas fu-teas antes

de qwe se eum-lítem las previsiones sucesorias. BU señor Zubiaur, navarro, fnbundó en la conveniencia

de hacer •furtci>ortar a las asociaciones en vlfla de SVanco, y lüreguntó, involucrando la cuestión de la

reforma de orden públieo, oñmo es positole ca.sair lo que se .promete con lo •que se hace. El pontevedírés

señor Filgueira prepuso H^aif a un consenso í-a-TOuable a las asociaciones. En ima nueva intervención,

el sensor Cabello de Alba reütlfieo, como consejero nacional unas aipreclacdones deQ señor ´Zubiaur

sctore la sospecha de que TSB asociaciones estén «n una. oía muerta». Bu procurador cordobfe corrigió ?t

su compañera»!: «No están ´«ti una vía «atería., pero sí en •una pendiente de desilusiones.»

£3 señor Escudero volvió e intervenir ,para aiiuneiar .que n» m ¿tente persoo.iaunen.te jdfisiaustonado.

«A nú ->üjo— no.me.laancaasa>io, porque ea ello va el ^principio .de conservación.»

M sevtüaiie García-Bravo Ferrer inanifestó .su aJama-a, ^ate «í toeeíio -de que 410 se &Q-pa enooa¡t(raír

«na .solución. «El tiempo -«pteó— está trtítoa-jamfle caatra & pez futura.»

JAS SOSHB(MAS DEL SESOK FANJUL

SegoiSamente, Ja interven´ oiSn deJ seStar Fanjul, repre-seataaíte matírílefio, significó ta nota más

etocuente del desaliento remante. En la anterior reunión -ae familiares, el ´señor Fian^H -aurancáfi -en

nom-in-e de ima poneacrá, comfeionada par* entrevistarse con el ministro secretario del Movi-xadeB.to, -

qiae, -después ^le -con-saUsfir con el señor 3Peraán-dea Miranda, podía íüsegurar que las asociaciones

están en marcha y, por xsoasJgítientei era conveniente na insistir sobre un asunto ya en trámite. «MI

ámjxpesián boy —•confesó Fanjul— «s distmta. Como dl-tía ua físico., en él asunto de las asociaciones -

estaBios en el plano de resiáeiKáa infinita. Todo maucna, -todo «a mundo está de acuerdo, nadie se re-

siste a las asociaciones; pero seguimos igual. Be vez en cuando, el Gobierno Se pone dinámico... y de

repente, la paa.»

H señor Zaldívar, zarageaa-no, dijo que no es el momento de pedir asociatíaaes «para que se asocien los

de siempre, ios que ya están organizados, es dectr, Jos carlistas y tos £alan-.gistas». Oia-o .sevliliano, -d

señor Reíg, lamentó que no se hubiesKn potenciado -en ^esta

Legislatura las asooiaci&aes í>a-inilmi´es, que de haberse íorta-lecido Traíírían cubierto las espaldas de

más ce un procurador familiar que atoora se siente desamparado ante las elecciones.

ZaJdívar objetó entonces que ese asociacionismo familiar a través de la correspondientíe delegación del

Movimiento habría sido puro falangismo.

El debate se íue ^>esUzando hacia el tema -eJeotoral, ¡pero nixtes ¿le abandonar, tejapóral-mente, -el

tona -asociativo, el señor Fanjul propuso que los oiiaftro oonsejeros nacionales que representen a los

procuradores familiares .en el .organismo político fitó Movimiento se etífcreviíten san. £1 Jefe Nacional

(Franco) y le expongan el pensamiento del grupo respecto a la demxoa de las asociaciones políticas.

LA DESESPERANZA DEL SESOR PERALTA

Sobre las "próximas elecciones los familiares, han estudiado un proyecto d« reforma de la ley electoral,

proyecto del que es autor don Jesús Aparicio Berna! La redacción del texto no cuenta con muchos

adeptos. «Lo importante —dijo el señor Peralto, malagueño— es la igualdad de-opor-tunidades. Si la

Organización Sindical, por ejemplo, apoya a un candidato, ¿no tendrá este más posibilidades que otro? lia

única solución vendría dada por la existencia de asociaciones políticas, a través de las tiualies se pueden

promover hombres. Los partidos políticos, a fin de cuentas, tenían algumas ventajas. ¿Por qué no llevar

estes ventajas de los partidos a las asociaciones sin que éstas lleguen a ser partidos,».

El señor Peralta expresó su «desesperanza» ante las últimas declaraciones ¿jel señor Fernández Miranda

en Barcelona. Terminó .abogando rpor una peticiáa colectiva de prórroga de la Legislatival por un año, al

objeto de que du-xante esta prórroga se aísrue-ke >otm ley -de íégimea tocal, otra Jey -electoral, un nuevo

reglamento de las Cortes y el régimen jurídico de las asociaciones políticas. «Oon estas leyes aprobadas

—opinó— las elecciones gozarían de mayor prestigio». Contra la prórroga de la Legislatura se pronunció

el señor Esperabé, ea razón a que ya no habría procuradores de familiares por eíeccidn, sino, decante -el

tiempo «Je la prórroga, procuradores-gesto-res por concesión. oficiad. Se mostró, sin embargo, discon-

forme con el anuncio gubernamental de que la prorroga no se producirá, y ello en base a que la decisión

corresponde al Jefe del Estado.

UNA UTOPIA »E «TOMO 1T LOMO»

En punto al juego electoral, el señar Esperabé .exhumó un .«Boletín de las Cortes» de 31 ,de JuEo de

1970 *n el «ue, a propósito de una proposición de ley para Ja reforma de la ley electoral, la .Comisión

Permanente de te, Oteara (dos de cuyos miembros son ministros,) proclamó que las organizaciones ´del

Movimiento estarán legitimadas para adoptar posiciones en las «lec-cloaes próximas.

A juicio del procurador salmantino, «el -criterio gubernativo esí* eJaro, y el trámite electoral -quedara

reducido a un fe-amáte de lista -ünüca». Calificó luego de «utopía de tomo y lomo» pensar que habrá

asociaciones políticas antes de las elecciones.

Ya metido en harina, el señor Esperabé replicó & una observación del señor Reig sobra las influencias de

tes caciques de provincias. Dijo flue coa el «habeas corpus» suspendido, estos caciques no tendrían nada

que hacer. El señor Reig aclaró su pensamiento: ¿No me refiero a los caciques de izquierda. El ca-

ciquismo de derechas anda suelto por ahí sin miedo a la corcel».

La nueva intervención, de Esperabé terminó con una petición de que ei Gobierno haga expresa

declaración de imparcialidad en las próximas elecciones, .«para que sobre esa base podamos impugnar

allí donde la. autoridad Infrinja las normas».

¿UNOS SEÑORES QUE QUIEREN CONTÜffCAK?

.En -tonto a las patoteras del procurador .salmantina se fue enrareciendo la atmósfera. El señor Cabello de

Alba- consideró que «no -es justo dejar flotando -un ambiente «fe alcaldada». ´Aclaré que manando él se

presentó a las «lecciones por Córdoba hacía des «ños que no tenia ningún cargo público, .Las

lncompa.übüida-des para acudir a las elecciones futuras deberían, en todo aso, partir de Ja distinción entre

el que viene de un cMgo y el que (termina siendo lla-inado a un cargo.

Por la pureza electoral sw pronunció también el señar Castilla, procurador familiar por Granada, que íoe

ademas gobernador civil de Málaga.

El palentino Abad García manifestó que. tras K> declarado por «1 Gobierno sedare la no prórroga de la

Legislatura, «¿todo lo que digamos atysa. en favor de la prorrata nos J>er-Jttdica. pues damos & impre-

sión de que Queremos mantenernos en los puestas».

En cambio, el señor García Bravo Ferrer apeyó » Peralta «n la eonvemteacia de soH-etfcar la

prolongado» ^el jaao-dafc» legisla/tim m propia Peralta astero «flw él. peraonsa-mente, nada iba &

conseguir manteniéndose «n a&> Baás, Dijo -®ue la prórroga viene .simplemente reeojaeadaáa por la

importancia de lea proyectos que se escapan de co-aocimisnto de la actúa Legislatura.

El otro procurador familiar malagueño, señor Marino, discrepó: «Haríamos «na pem-ciáa impopular que

además no serviría para natía. Sólo sería partidario de la prorroga si en ese tiempo se pudiera revisar la

ley «fectaral. Pero eso es poco probable. Propongo, en camibío, soUctfear Ja hsbUftacIón xie tes nwses

va-eactoaales >le -agosto y septiembre para trabajar ea la radaceión •de un texíto electo-Tai si el

Gobierno envíase este proyecto a Jas «Cortes y la eomTOcataiáa de eleocioaes se produjera

inmediatamente después 4le aprobarse las normas eesultaíites®.

EH señor Esperabé se mos-tr& escéptíco. «5No -caS» -^dl-t»— tjue en el verano se elabore 1»

inodffieacl&n «e la vieja ley electoral de 1907. Xa-s!sto en la necesidad de ««e se regtílen las

incompatibilidades ^e los >iue tesgan cargo público y se prevengan las toeetñarldades

layan producido anteriormente pero que se pueden, producir en el futuro».

¿TÁCTICA DOi&TOBlA?

B8 geñor Zubiaur objetó lea peticionarios de te prórroga: "¿Sí tos proyectos de ley ©endientes no han.

venido & las Cortes en todos es-´ .tos años es .por táctica dilatoria deliberada. Si esto es así, ¿qué ganamos

con pedir Una prórroga? -Simplemente, aparecer ente la opinión como unos señores que quieren

continuar. Tin. cambio, sí «abe proponer habilitar al tiempo de verano y que sea él Gobierna el que se

oponga, con lo cual evidenciaría su resistencia a que tratemos el problema electoral"

El señor Fernández Fonte-cha, albaceteño. postuló por la prórroga. En cuanto a las incompatibilidades,

propuso u olvidarlas o examinarlas ex* haustívamente basta encontrar Jiotabres tan •completa* mente

"asépticos" que fueran más bien espíritus puros»

UN DISCURSO »EÍ» SESOB –REGUERA

151 señor .Reguera espumo criterio con estas palabras: "Sí, « la propuesta de Peralta. 1/as leyes siguen

pendientes. Esta circunstancia nos cubre ante el electorado. En •esmtrfo, un no rotundo a las

incompatibilidades. No le admito al señor Esperabé que a mis electores de Segovia los califique de

borregos. Yo ful m las elecci0n.es- de 1967 siendo abogado del Estado, fíen* te a una candidatura cerrada

que, sin. presiones, se tsorn-pid para que yo entrara. Fui director general mucho después de ser

procurador. Cuando -cesé pude irme a la discrepancia política, pero no lo hice porque soy consciente y

responsable. Me opango a las incompatibilidades, porque el que ocupa un cargo se juega mucho más que

el que no lo ocupa. Estoy de acuerdo, eso A, en que se acaben los grupos de presión. Pero lodos,"

EL SEÑOR ESPERABÉ SE DEFIENDE

Esperaba replicó: "Yo no he llamado a ningún elector borrego. Simplemente pienso lo contrario que él

respecto a la utilidad electiva del cargo público.

Después de una breve alu« slón al proyecto -as ley da Familias Numerosas, durante 3a cual el ponente de

di* cito proyecto, señor Reig, in« dicó que el Gobierno había admitido a trámite una tercera parte de Isa

enmiendas que implican aumento de gesto presupuestario, se pasó al tema más candente: la reforma de la

vigente ley de Zuden Público. El señor 2u« biaur utilizó palabras durísimas para calificar el proyecto de

reforma, haciendo notar el contraste que representa la circunstancia de que se demorea •proyeetos

evolutivos y en cambio se dé luz verde a un texto de involución.

El geñor Esperabé propuso dedicar otra reunión a esí» asunto y a la utilización de la televisión, para

apoyar «te-terminadas actitudes.

LA CAUTA »E LOS DISIDENTES

El aíaWente se elecíffiz* cuando el sefior Escudero fea-4>ló de la «arta -enviada por los señorjss Areilza,

Satrúste* gul Tierno y IRuiz-Ginrénez a íos procuradores familiares.

«,¡De esa, nada!», gritó Zal-dívar. Escudero replicó: "Cuando un grupo de españoles se dirige a un grupo

da procuradores familiares, yo. personalmente, lo agradezco.

El señor Fernández Fonte-•tíha discrepó: "Yo rechazo esa carta, .pues esos señores no me tienen ,que dar

ninguna orienitacióa."

Finalmente se «eordó _ que los procuradores familiares" vuelvan a reunirse el 25 dé mayo.

 

< Volver