Autor: Verd Crespi, Sebastián. 
   La sociedad reclama mucha más congruencia y valentía     
 
 ABC.    17/04/1975.  Página: 31-32. Páginas: 2. Párrafos: 14. 

ABC. JUEVES 17 DE ABRIL DE 1975. PAG. 32.

"LA SOCIEDAD RECLAMA MUCHA MAS CONGRUENCIA Y VALENTÍA"

CONFERENCIA DE PABLO CASTELLANO EN VALLADOLID

GIL-ROBLES GIL-DELGADO Y LA DEMOCRACIA

DECLARACIONES DEL PRESIDENTE DEL CONSEJO DE ESTUDIOS DE DERECHO

NAVARRO

Entrevista en Mallorca con el procurador don Josep Meliá

Palma de Mallorca, 16. (De nuestro corresponsal, por télex.) Josep Mella, pro curador en Cortes oor

representación familiar de Baleares, alto funcionario y durante años periodista político en diversos

periódicos del país, ha presentado en Palma su último libro: «El largo camino de la apertura». Poco antes

de que se Inicie el acto, en el que habrá coloquio, primero que se le autoriza tras su reciente «affaire» de

la no toma de posesión como consejero provincial del Movimiento, le entrevistamos para ABC.

—¿Cuál es el significado de este largo camino de la apertura?

—En cuanto al libro, lo que puedo decirle es que intento hacer una ´crónica, lo más objetiva posible del

período constituyente que ha vivido el país desde el referéndum hasta las asociaciones.

—Al final del camino ¿cuál habrá sido su longitud?

—Hoy por hoy es imprevisible este dato. Es más, creo que del fondo de la lectura del libro se desprenden

una serie de obstáculos que traban la posibilidad de un sistema de convivencia sin exclusiones, lo cual

exigirá la superación total de las consecuencias de la guerra civil.

—¿Quiénes, en su opinión. han sido los caminantes de esta apertura?

—A la apertura J»;ir¡ ;«*«ifado hacerla una serie de fuerzas y personalidades de dentro y fuera del

Régimen, con el deseo de hacer coincidir el país real con el oficial. El balance ha sido, o es aún, bastante

pobre, ya que en este proceso apcrturista muchos que han intentado moverse desde dentro se han cansado

o se han visto excluidos, y en cuanto a los de fuera casi no se les ha abierto nada.

—Como los Mandamientos, todos los años de la apertura podrían resumirse en uno: el último. ¿Es esta su

opinión?

—No sé hasta qué punto este último año permite hacer un balance. Posiblemerte, en cuanto a espíritu

aperturista, se ha ido más lejos que nunca; pero también las circunstancias son muy diferentes y la so-

ciedad reclama mucha más congruencia V valentía.

—En una sola frase, ¿cómo definiría al futuro?

—Problemático.

—Ante el coloquio que continuará a la presentación de su libro y al ser éste el primer autorizado después

de su discrepancía pública con el gobernador civil, ¿se siente realmente incómodo?

—En absoluto, ya que considero que un coloquio forma parte de la normalidad y no hablo sólo por mí.

Me gustaría participar en una sociedad donde se autorizasen todas las conferencias, de todo signo y mejor

sin tener que solicitar permiso previo.

Las estancias de Josep Mellá entre sus representados son frecuentes y atareadas. Recibe y visita a mucha

gente. Pronuncia conferencias y participa en actos públicos, pero ya dijo que no piensa acudir a la

reelección.—Sebastián VERD

Valladolid, 16. (De nuestro corresponsal.) El grupo de empresa Fasa-Renault ha organizado un ciclo de

conferencias, la primera de las cuales tuvo lugar en la sala Borja. Disertante, don Pablo Castellano. Tema:

«Desarrollo legislativo democráticos».

El señor Castellano comienza diciendo que vivimos una época Importante y lo que algunos pretenden

plantear como situación confusa, es, perfectamente lógica. «Se ha abierto en el país un debate y existe una

clara preocupación por la democracia.» Señala las corrientes que pretenden que la solución de los

problemas democráticos puede lograrse desde la evolución del sistema y los que piden un proceso

constituyente.

Tras analizar la situación legislativa actual, desde el punto de vista exclusivamente legal y jurídico,

expone las posibilidades, también legales, de la segunda vía, ya que del seno de la sociedad española

surge un anhelo de proceso constitutivo.

Durante una breve estancia en Vallado-lid, don Jasé María Gil-Robles Gil Delgado, respondiendo a

preguntas de un redactor de «El Norte de Castilla», ha manifestado: «Que la ideología demócrata-

cristiana es muy precisa. Ni es la de todos los demócratas, ni la de todos los cristianos, ni siquiera la de

los que son demócratas y cristianos. Cómo será la democracia cristiana el día de mañana es algo que ya

empezamos a vislumbrar, pero que no sabernos hasta qué punto pueda debatirse a la luz pública.»

Realmente todas aquellas personas que hoy tienen una Ideología demócrata-cristiana clara y están en

activo políticamente figuran en uno u otro grupos que ha reconocido la Unión Europea Demócrata-

Cristiana, cuya coordinación es cada día más estrecha.—F. ALVARO.

Pamplona, 16, (De nuestro corresponsal, por teléfono.) Don Rafael Aizpún Santa-fé, ochenta y cinco

años, ex ministro —por la C. E. D. A.— en la República —de Justicia en 1934 y de Industria al año si-

guiente—, es noticia en Navarra, con motivo de su nombramiento como presidente del Consejo de

Estudios de Derecho Navarro.

Con tal motivo ha sido entrevistado en el «Diario de Navarra», donde lia expuesto puntos de vista en una

serie de materias de actualidad no sólo a escala navarra, sino a escala nacional:

—¿Qué actuaciones del Estado pueden crear problemas en estos momentos al peculiar sistema foral

navarro?

—En principio, la proyectada ley de Régimen Local creo que creará problemas. También 3a ley Electoral.

Por otra parte, creo que tampoco en Navarra el procedimiento electoral existente para acceder a nuestra

Diputación es bueno. Con él pudiera darse el caso de encontrarnos con una Diputación que es juez y

parte.

Respecto a la actual situación política de Navarra, don Rafael Aizpún ha dicho:

—Yo creo que sucede una cosa, y es que en Navarra no juega más que un sector. Los demás, no jugamos.

Hay un sector en Navarra, una izquierda, que es la que juega. Los demás, no. Y yo creo que en ese juego

deberíamos entrar todos, porque no debemos ser quietistas.

Sobre el tema de la amnistía dice:

—Yo fui ministro de Justicia, y me tocó nada menos que todo el lío de la revolución de octubre de 1934.

Este problema es también trascendente en la España de hoy. Si queremos emprender un nuevo rumbo

lógico es es que borremos todo aquello que pueda entorpecerlo. Por eso soy partidario de la amnistía, pero

con un límite, el de aquellos delitos que sean específicamente políticos. Creo que excepto los que adoptan

postaras radicales, todos, más o menos, están deseando qoe se produzca este perdón.—José JAVIER

TES-TAUT.

 

< Volver