La creación de fondos nacionales para la aplicación social del impuesto y del ahorro, aprobada por las Cortes  :   
 Se aprobó por unanimidad la compilación del derecho especial civil de Cataluña. 
 ABC.    21/07/1960.  Página: 23-28. Páginas: 6. Párrafos: 94. 

ESTE PROYECTO DE LEY, OÜE DESIINA-MS DE DIEZ MIL MILLONES DE PESETAS PARA EL

CUMPLIMIENTO DE SUS FINES, TUVOVEÍNIÍCÜATW VOTOS EN CONTRA

Homenaje de! presidente de la Cámara a D. José Calvo Sotelo y a la región catalana

Discursos de los ministros de Justicia y de Hacienda en la sesión de la mañana

SE APROBÓ POR UNANIMIDAD LA COMPILACIÓN DEL DERECHO ESPECIAL CIVIL DE

CATALUÑA

POR LA TARDE, DON JORGE VIGON EXPLICO LA SITUACIÓN ACTUAL DE LAS

CARRETERAS ESPAÑOLAS

En la sesión plenaria de las Cortes Españolas hablaron los señores Porcioles e Iturmendi acerca de la

Compilación del Derecho Civil de Cataluña; Díaz Ambrona y Navarro Rubio, en torno a la creación de

fondos nacionales para la aplicación social del impuesto y del ahorro que fue aprobada con veinticuatro

votos en contra, y el Sr. Vigón, quien fue interpelado acerca del estado de las carreteras.

Asimismo habló, el Sr. Bilbao, quien recordó ,1a figiira de D. José Calvo Sotelo. Bajo la presidencia de

D. Esteban Bilbao se reunieron ayer en sesión plenaria las Corles Españolas. Comenzó la sesión a las

11,10 de la mañana y con el Sr. Bilbao tomaron asiento los vicepresidentes de la Cámara señores

Lequerica y marqués de la Valdavia y los secretarios. En los bancos del Gobierno se hallaban todos los

ministros.

Leída y aprobada el acta de la sesión anterior," también se dio lectura a los nombres de los procuradores

que habían excusado su asistencia por diversas causas.

Después, prestaron juramento, con el ceremonial de costumbre, los nuevos procuradores don Fernando

Dancausa de Miguel, don Antonio Gil Peiró, don Antonio Gallego Burín, don Pedro Gutiérrez Calderón,

don Alberto Lagarde Aramburo, don Joaquín Carlos. López Lozano y don Honorato Martín Cobos

Laguera.

Compilación del Derecho especial de Cataluña

INTERVENCIÓN DEL SEÑOR PORCIOLES

Leído el texto del dictamen de la Comisión de Justicia acerca del proyecto de ley sobre compilación del

Derecho, civil especial de Cataluña, lo defiende el alcalde de Barcelona, D. José María Porcioles.

"La Comisión de Justicia—dijo—ha querido, no por mis méritos personales sino como alcalde de

Barcelona, que informara a las Cortes sobre este proyecto. Doy las gracias por ello. El ministro de

Justicia, que coa exquisito tacto c inteligencia dirige este proceso compilador, podrá informaros con

mayor autoridad de cuanto representa en el orden histórico y en su proyección futura."

Estamos—añadió—en el epílogo del procesó que abriera en España la época de la codificación. La

Comisión de juristas catalanes ha realizado una labor calificada de muy loable. Con notable preocupación

científica y patriótica actuó también la Comisión Codificadora. Se trata, pues, de mr-cuerpo legal,

constituido por numerosas y articuladas normas del Derecho civil especial de Cataluña y extraídas

prinpípalmente de diversas disposiciones de distinto origen, naturaleza y alcance, y enderezadas a integrar

el futuro Código civil general.

La bondad de la norma nunca reside en su mayor o menor equidad aparente, sino en el modo con que

coordina y enlaza los presupuestos que inducen a dictarla. Si los principios generales del derecho hallan

su apq-yc en criterios abstí-actos, las reglas júridicas persiguen finalidades concretas. Por-ellp, la razón

teológica de la norma, es-principio básico para juzgar de su acierto .y .perfección.

Sin embargo, es de reconocer que "el deseo q,ue ¡animaba a los juristas de la época codificadora .fue muy

noble y de alto empeño. No ha sido estéril, ni mucho menos, la obra de Codificación. Con todos sus

defectos y omisiones nuestro Código civil, enaltecido también en recientes estudios. ´Constituye un texto

legal de una categoría indiscutible.´El mayor reparo radica en no haberse acomodado más al derecho

histórico, especialmente en materia de familia y sucesiones!! Ello acentuó´ en varios aspectos una

separación ..entre e´ Derecho, común y las legislaciones forales, separación totalmente innecesaria, cuan-

do no perniciosa.

Por el título y finalidad de la Compilación es evidente que se trata de un Cuerpo legal constituido por

numerosas y articuladas normas del Derecho civil especial, de Cataluña, extraídas principalmente de

diversas disposiciones de distinto-origen, naturaleza y alcance.

En el Derecho catalán se condensan. las copiosas soluciones del Derecho romano, espiritualizado yor la

superior equidad del Derecho canónico, con ´germinas especialidades del Derecho autóctono, surgidas^ á

impulso de, la vida individual y colectiva. Por .ello conserva el valor de. sus antiguas fuentes V la

trascendencia moral, y social de unas instituciones "que no han podido desnaturalizar ni subvertir las

diversas y a veces dispares orientaciones "políticas y sociales que han prevalecido en nuestra Patria desde

aqueíla´s lejanas fechas del Medievo en que fue recobrando su personalidad. Tiene, pues, el,Derecho civil

un valor ´de perennidad, frutó. de sus elevados fines y de la adecuada flexibilidad de sus normas.

La directriz básica del Derecho catalán, inay, semejante a la de las otras legislaciones forales, se endereza,

con sutil enlace de sus instituciones, a consagrar la libertad de testar y conservar y mejorar la casa. Esta

libertad, no es abstracta, teorizante de sentido igualitario. Obedece a una noble motivación teleodeológica,

de honda raigambre en acuella región, ,que con toda, su grandeza constituye el gran elemento moral del

De, recho catalán, para conseguir el fin práctico de mantener la unidad familiar y su patrimonio.

Las instituciones compiladas responden a .una neta savia española;—agrega el señor Porcioles—. No

puede olvidarse que si los distintos derechos civiles vigentes ofrecen .fustas e interesantes modalidades;

todos ellos estuvieron íntimamente vinculados hasta la

codificación por -la- doctrina de aquel magnífico, "ius commune" que impregnó el alma de Europa entera,

hasta el siglo XVIII, y cine dejó en España el. Código"do Las Partidas; cuya glosa fue .ampliamente

:aceptada por los juristas catalanes.

.Tengo el .pleno convencimiento . de que - cuando se promulgue el -futuro Código general habrá, muchas

instituciones .que, sin menoscabo para la personalidad del respectivo Derecho, podrán ser agrupadas con

ventaja innegable, pues han de favorecer un intercambio de figuras jurídicas que permitirá seleccionar las

más adecuadas para lograr el fin perseguido, y ello sí,que constituirá una unidad dentro de esa gran com-

plejidad que ofrece la vida.

.

LA COMPILACIÓN DEL DERECHO DE CATALUÑA CORONA UNA LABOR DE VARIAS

GENERACIONES

Discurso del ministro de Justicia, D. Antonio Iturmendi

El ministro de Justicia, don Antonio Iturmendi ocupó a continuación la tribuna ´y pronunció el siguiente

discurso:

"Permitidme que os expresa el gozo que me produce someter hoy a vuestro examen la Compilación de

Derecho Civil Especial de Cataluña, parte integrante de la rica variedad- de matices de nuestro Derecho

Privado.

" Esta Compilación corona una labor, un esfuerzo de varias generaciones, en cuyo logro, final ha puesto e|

Gobierno toda la perseverancia, y con ella tptía la "comprensión y buen-´deseo, que tan grande empeña

requerían;´ Se^da, .ademáis,/la circunstancia de que sa? cumple : ahora el año de la´aprobación ´ por está

misma Cámara de la Compilación de Derecho Civil Foral de Vizcaya yÁlava.

¿Qiíé.-significa´ esta.repetida diana, qué representa esta obra doblada en .el curso de una misma

legislatura y qué trascendencia tiene este acto? Con satisfacción lo ¡expreso. La ´aprobación de este

rraeyo, texto legal significaría1: el afianzamiento del criterio ."de que las normas´ dé conducta jurídica

sólo son verdaderamente válidas en cuento responde a sentimiento, anhelos ;y necesidades de la

comunidad que la vive´´»,.la confirmación de una política de altas mirasy "que ve en estas instituciones de

Derecho civil, forales o especiales, algo más que una mera reminiscencia histórica de simple . valor senti-

mental, nada menos que el fiel reflejo de nuestro propio espíritu, de la. vida jurídica y social de nuestro´

pueblo, configurada a través de las generaciones";´y -significaría también nuestro propósito firme de

culminar felizmente este proceso, iniciado por las Compilaciones y decantado: por la comunicación entre

ellas que ha de seguir a su aprobación, mediante el alumbramiento;, de un Código civil general .para

todos los españoles, en el que deben .prevalecer—lo dije ante vosotros en ocasión •tan memorable como,

ésta—, debidamente coordinados e integradas • en una unidad jurídica superior, .nuestras mejores insti-

tuciones, "más entrañables, más, fieles a la espontánea manifestación :de nuestro espíritu, más

consubstanciales con´los factores íntimos for.mativos -de nuestra nacionalidad y más atemperadas a las

características familiares, morales, sociales y. económicas, dé n«*2stra Vida española, que muchas de las

instituciones, extrañas a nuestro propio ser, trasplantadas a núes-. tro primer Cuerpo legal de Derecho pri-

vado, de modelos extranjeros, inspirados en coyunturas culturales, históricas y filosóficas, distintas a,las

nuestras.´

LA MISIÓN DEL LEGISLADOR

No siempre es lícito ni. válido reclamar para el legislador el monopolio de la creación, de las normas,

jurídicas. Pensamos nosotros qué la misión del legislador está marcada por un signo que constitUve a la

vez su servidumbre y su grandeza. " Ese signo es. esencialmente el de la ponderación. Ninguna

justificación asiste, a .quien pretende ensayar normaciones innecesarias en- la vida .de los, pueblas: La

primera circunstancias que el legislador ha de tener presente es el dato íactico d´e la necesidad1, de la

norma, nacida de la vida misma de los hombres que la llenan y la pueblan; luego la meditv ion de las so-

luciones espontáneas que la sociedad se ha dado: y respeta y, finalmente, la adecuación de éstas en

.función de la teleología actual qué sé propone servir. Es, en e´ste último momento, cuando

verdaderamente debe m´"-? la iniciativa del legislador, en función Witiva, paira amputar la inoperante,´

rectificar deformaciones viciosas, e innovar lo necesario; pero aún en tal supuesto, más tratándose del

Derecho Privado, que es el que más afecta a. la vida íntima de la nación, sin apartarse de la línea

tradicional.

Estas ideas han inspirado el quehacer de las Compilaciones. Sólo un Movimiento como el nuestro podía,

llevar a cabo la obra de desembocar en la integración jurídica privativa de todos los españoles, con, el

máximo respeto, hacia la íntima personalidad dé´los hombres y las tierras. de España.

Política legislativa prudente, que va. ciipliéndose sin apresuramientos, pero tám-r: bien sin pausas, con la

cooperación decidida, de todas las. regiones españolas, las que ´obe_decen exclusivamente al Derecho, de

Castilla, al Derecho común y aquellas otras que, sin dejar de gozar de ja .ancha sombra y de los frutos.de

aquél, conservan su, derecho especial como alhaja entrañable: legada por sus; antepasados,- digna de ser

engastada—con reverencia sea dicho—en la custodia magnífica que con buena voluntad soñamos para .el

Código civil de todos los españoles. Empresa que hemos acometido con funtlada ¡usión´por-que, en

.definitiva, la unidad rectora del total Ordenamiento privado español proviene fundamentalmente, según

es notorio, • del tronco común romano canónico, sin que nada autorice a contrariar esa tradición

romanista que, en sus.formas más puras ó en versión de los glosadores, cops-tituye- la cimentación

última "y la sólida estructura sobre la,que se asienta el Derecho civil español vigente, común y foral o

especial.

Este .camino, por el que discurre nuestra política de revalorización e Integración jurídica nacional, es-el

trazado "con toda amplitud y libertad", por el Congreso Nacional de Derecho civil celebrado´en Zaragoza

el año 1946, en el que-se llegó a conclusiones unánimes, recogidos, con magnánimo espíritu, en-el

decreto de 23 de mayo de 1947. Esta disposición, en efecto, construye sobre- bases fecundas, justas y

armónicas la conciliación de los principios de unidad y variedad. y las lineas generales de la obra

compiladora que manda emprender. Es Barcelona la ciudad dónde precisamente sé promulgan ñor nuestro

Caudillo esas- normas, dispositivas -que nó.s han Jleyado a este´, resultado, tangible, por más de un s.iglp

esperado^ de la Compilación de Derecho Civil Especial de Catalunya.

LOS JURISTAS CATALANES

Fiel el Gobierno a, su, decisión de compilar esta rica variedad tradicional de nuést/8 Derecho privado y

de integrarla después, ágil y sinceramente, "en los principios comunes en que se asentó el espíritu

cristiano y nacional de nuestra unidad v hoy .la noble tierra catalana, como ayer Vizcaya y Álava—y

esperamos que en bre-´ve las demás regiones de Derecho especial—, ve ya. articulado en un cuerpo ma-

nuable, de descansado manejo, la suma de •aquellas de sus instituciones de Derecho; privado no regidas

por el Código civil. La entusiasta colaboración de los juristas ca-. talanes—de gran talla y - esclarecidos

Varones-todos, ellos, dignos sucesores de aquéllos que primero pusieron mano ti la obra, como el

benemérito. D. Manuel Duran -y Bas autor en 1882- de la Memoria acerca de las instituciones del

Derecho civil dé. Cataluña—ha sabido, frenando unas veces sus explicables impulsos superando otras los

escrúpulos del jurista que se ve abrumado por un hondo sentido de responsabilidad y rindiendo siempre

culto, a .su deber, ceñirse al criterio selectivo y orientador que. presidiera el encargo de sistematizar

ádecUádarhente las instituciones históricas del Derecho privado catalán, "teniendo en cuenta su vigencia

y aplica bilidad, en relación con las necesidades y. exigencias del momento presente". A todos estos,

esclarecidos juristas quiero rendir hoy el homenaje de reconocimiento y admiración que por su ímproba y

meritísima" labor merecen.

Por otra parte, el esmerado, y competente estudio de la Comisión General d«r Codificación—que con esta

finalidad incorporó a su seno a vocales - de las regiones de Derecho especial—ha podido revisar, con

visión serena y objetiva, un´ texto amorosamente destilado en elaboración científica, lenta y -segura.

COMPLEJIDAD DE FUENTES

-Ño ha sido, en efecto, la realizada una labor -fácil. La complejidad de fuentes de este Derecho de tan

rancio abolengo—com-plejidad que ha constituido uno de los motivos, quizá el más importante, que cla-

maban por la Compilación—era bastante, para desanimar al más entusiasta y competente. Convergen en

el Derecho catalán, al igual eme en los demás Derechos hispanos a través de su. écmún destino e historia,

los legados de varias civilizaciones, junto a vetas autóctonas y aborígenes.

La savia eterna del Derecho Romano, a partir de cuando Cataluña formaba parte dé la España citerior.

para pertenecer después a la Imperial Tarraconense, quedó en la tierra catalana, al cabo de los siglos. en

calidad de Derecho supletorio, dulcemente remansada en la conciencia del puer blo y escrita, en textos

justinianeos de intrincada lectura, de consulta costosa, No es ello extraño, pues Cataluña contribuyó más

que ninguna otra región a hacer España bajo la impronta de Roma.

Si en nuestra entrañable Castilla las muy romanizadas "Partidas" de Alfonso el Sabio—certerísimaménte

glosadas por el gran Gregorio López de Tovar, cuyo centenario se conmemora este año—no fueron nunca

un Cuerpo legal de inmediata y obligada observancia, no obstante su siempre reconocida autoridad

científica y aun su valor como Derecho supletorio declarado por el Ordenamiento de Alcalá: en Cataluña,

en cambio, el Derecho Romano, en su auténtica y lapidaria formulación, continúa presente y se aplica a

diario, y así, no sólo en; la curia, entre profesionales del Derecho, han tomado carta de naturaleza y son de

ordinario uso voces con ecos lejanos, como la "Trebelianica´» la "Falcidio", el "Tantumdem", la "Autánti-

ca". el "Senatus Consultas", la "Muciana"-y tantas otras supervivencias curiosas y consagradas dé los

foros romanos

Otra apartación entrañable, que ha dejado "profunda´ huella en este régimen jurídico, es el Derecho

Canónico. De ahí esas instituciones de marcado sabor religioso, contó el testamentó sacramental y la he-

rencia de confianza entre otras. Este Derecho Canónico supletorio, sin embargo, no es el resultado del

nuevo Codex. sino. para mayor complejidad, el vigente al publicarse el Decreto de-Nueva Planta.

Finalmente, está el Derecho civil peculiar de Cataluña, impregnado de espíritu medieval y mezclado en su

fuente con el mayor volumen de disposiciones históricas dé orden administrativo—lo que llaman los

clásicos el Derecho Municipal, en oposición al Común, Romano y Canónico, escrito ya a partir del siglo

XI—; o sea el Código de los Usatges, cuya segunda parte integra una verdadera Carta constitucional, pro-

mulgado ciento sesenta años antes que la Carta Magna de los ingleses; los Capítulos o Actas de Cortes

Constituciones, Pragmáticas. Concordias, Sentencias reales y arbitrales, todo lo recogido con .carácter ge-

neral eri la Recopilación de 1702, así como los privilegios y costumbres de singulares comarcas y

localidades, como Barcelona con el Recognoverunt Proceres, Gerona y su Obispado. Tortosa y el Valle

de Aran.

Derecho de tan venerable antigüedad y arraigo, para mantenerse a lo largo de siglos, forzosamente ha

tenido que ser manipulado y depurado por el trabajo inteligente y artesano de aquellos juristas eminentes

aue habían de adaptarlo a las necesidades de la vida cotidiana catalana, imbuida de hispanismo

irrenunciable, con clara conciencia, de miembro activo de la comunidad histórica que España ha cons-

tituido desde siempre, idealista sentimental, industriosa, tradicional, creadora de riqueza y bienestar, en el

campo y en la ciudad, zonas fuertemente diferenciadas también en esta región siempre exigentes de un

distinto tratamiento jurídico. Procuraban así actualizarlo y ponerlo al servicio de aquella libertad civil, tan

estimada y patente en los derechos de familia y -sucesorio, de la organización patriarcal y ejemplar de esa

misma familia, de la conservación de su patrimonio, mediante heredamientos, fideicomisos, pactos rever-

sionales, desmembraciones jurídicas del dominio, etc., tendente a su subsistencia material, evitando su

fracionamiento. Y ello en aras de valores más elevados, como la continuidad de la familia, que sin una

firme base patrimonial, perpetuada de generación en generación, no podría haber mantenido y

desarrollado sus mejores esencias.

Todo esto y mucho más—como ha explicado clara,´ emotiva y brillantemente el Sr. Porcioles y huelga,

por tanto, reper tirio—es lo incluido en la Compilación que la Ponencia y la Comisión de Justicia de estas

Cortes, a través de las enmiendas formuladas por los señores pr´ocurado-rés, en arduo, fructífero y

felicísimo empeño, han sabido considerar y enaltecer como parte valiosísima de -la obra jurídica nacional.

Cataluña sabe que España es tan obra suya como de los otros núcleos históricos peninsulares, hermanos

suyos por la sangré, el espíritu y el destino y la tarea de construir una Patria común. La madurez

intelectual del pueblo catalán, no encerrada en típico localismo, sino con conciencia e ideales nacionales y

universales, como cumple a toda madurez, ha -de ver, por tatito, con buenos ojos esta obra, hoy cumplida,

de depuración y fijación de sus normas de vida civil, cuyo conocimiento nos es necesario a todos para

entender las esencias íntimas formativas de nuestro Derecho Privado.

El resto de España verá en. esta "Compilación una coyuntura propicia para lograr nuestra reincorporación

jurídica y se congratulará también, de contar, de ahora en adelante, con una concreta y sólida aportación

al estudio comparado de los distintos Derechos hispanos, ya que en está fase comparativa, que ha de

seguir a la aprobación de las Compilaciones, no debemos considerar éstas separada y aislatiamente, sino

de modo conjunto, tanto para que el árbol no nos impida ver el bosque, como porque no es necesario ano-

tar coincidencias, extender el ámbito-de las instituciones de general conveniencia y restringir aquellas

otras, cuya virtualidad haya quedado desvaída por el cambio de circunstancias o por el transcurso del

tiempo).

PORVENIR DEL DERECHO PRIVADO CATALÁN

Para nosotros, el Derecho privado catalán no es tan sólo una realidad presente, víva, sino que tiene una

misión muy importante a realizar en un" futuro próximo. No se trata, simplemente, de recoger un fruto

espléndido ; maduro. Queremos servimos dé él para sembrar su semilla sobre el nunca agostado terreno

del Derecho privado español, semilla que junto con otras de diversas especies, producirá, en su día, esa,

ingente obra de un Código civil de España, al recogerse en su señó todas, tés instituciones que constituyen

él sustrato jurídico nacional, y las transformaciones en ellas operadas por e) espíritu público, inseparable

de la historia del Derecho privado.

Ello requiere, una vez aprobadas las Compilaciones, el estudio comparativa y científico, repito,

preconizado por el Congreso de Zaragoza y etapa segunda de la Codificación general. Éste estudio nos

hará ver cuánta sabia disposición compilada responde mejor a la conveniencia y al carácter español que

muchas de las que hemos importado, y-nos denunciará, quizá, la existencia de supervivencias y anacro-

nismos dignos de ser revisados a la luz de las nuevas corrientes de vida y del progreso de la ciencia del

Derecho, pues si es verdad que, a veces, el solo transcurrir, del. tiempo, con la alteración de las

circunstancias, cambia el signo, la oportunidad y, en suma, la justicia de algunas instituciones, cierta es

también que el curso de los años, y aun de los siglos, es el mejor exponente y prueba palmaria de la

bondad de las instituciones de mayor arraigó y trascendencia.

EL CÓDIGO CIVIL GENERAL DE ESPAÑA

La culminación de esta política legislativa emprendida por el Movimiento Nacional es el Código civil

general de "España que, como tuve el honor de exponer en el Pleno qué estas Cortes celebraron con

motivo de la Compilación de Derecho civil foral de Vizcaya y Álava, responda a la brillante tradición

jurídica española, organice,la vida de las personas y de las instituciones civiles conforme a nuestra

jerarquía de valores y satisfaga nuestro sentimiento nacional, y las necesidades de nuestra vida cotidiana,

para lo cual ha de , nutrirse, fundamentalmente, de estag auténticas creaciones jurídicas del pueblo

español que hoy estamos compilando. Con ello no seguimos un proceso enteramente coincidente cor, el

señalado por la ley de Bases de 11 de mayo de 1888, que, al pretender conciliar los principios de unidad,

y variedad, dispuso que en uno o varios apéndices al Código civil serían recogidas las instituciones

forales o especíales que fueren conveniente conservar., puesto que independientemente de las importantes

diferencias cualificadoras existentes entre, el sistema de apéndices y .el de Compilaciones, cabe resaltar,

desde luego,,la temporalidad de és+«s últimas.´ trae si, hubiesen dé ser definitivas imposibilitarían o

difieultaHan. sin ventaja paira nadie, la integración de esta variedad solidaria y fecunda de nuestro

Derecho privado en el Código general de Derecho civil español. Un paso decisivo hacia esta, meta es la

Compilación catalana, que ,el Gobierno os presenta en la que, sin perjuicio de la interpretación en sus

propias fuentes de las instituciones jurídicas eme contiene, se declara, señalando con ello

un nuevo hito y avanzando en el camino emprendido, la aplicación del Código civil común y de las

fuentes jurídicas de carácter general, como Derecho complementario, directa y primariamente aplicable,

en las materias recogidas en la Compilación. En las materias compiladas regirán como Derecho

supletorio.

En el significado que el Movimiento Nacional ha impregnado a la tarea de las Compilaciones forales,

ninguna de éstas, a menos que se proceda gon inconsciencia totalmente censurable, puede considerarse

separada del conjunto, de la obra jurídica nacional. No olvidemos—lo he dicho antes de ahora—que todos

estos derechos hispanos; diferenciados, en el matiz, poseen, corno España, misma, una, unidad superior

que arranca de una constante espiritual, de un idéntico planteamiento de los problemas nacionales y de

una proyección universal qué a todos nos vincula.

Lo qué ocurre es que fio, todo lo hu-niano, trátese de hombres o de núcleos sS´Ciales, es indifereneiadó ni

multitudinario.: España es un sólo cuerpo. España constituye una entera unidad.- Mas. como. dijera él

Caudillo en su discurso del Palacio de la Generalidad de Valencia, el 27 de mayo de 1952, si a la unidad,

consagrada por siglos de vida en común, nos "llíona la naturaleza, nos´empuía la,´coíi-venieneia y nos

obliga la historia, al mismo tiempo dentro de esa unidad´Somos varios, y esta variedad fecunda, a. través

d» la • ouá comprendemos la existencia de •este; todo admirable´ que se llania España, nos invita a evitar

la rigidez de nuestra legislación y a dotarla..de la flexibilidad i» Mestices que TÍOS r¡ermi.t>5in atender a

las distíhtss rnocií´Wstfes.

Él CONCEPTO DÉ NACIÓN

Nuestro Movimiento considejra que . la Nación—también interesa decirlo—no es uii conglomerado

amorfo de individuos ayuntados por la imperioss, voluntad; del Poder político, sino un conjuntó armónico

constituido—en frase de Mella—por un fondo común de creencias, sentimientos, aspiraciones y

tradiciones fundamentales. Una unidad de destino "en lo universal, como deíine a España el primero de

los Principios Fundamentales de la ley de 17 de mayo de 1958.

Solamente las ideas devastadoras de la Revolución francesa, traducidas despueSi en los regímenes

políticos liberales, pudie^ ron .concebir la Nación como una mera yuxtaposición de individuos

enfrentados con el aparato del Poder sin más armas que la de una simple papeleta de sufragio y sin más

ilusión que la de reunirse-en una -unidad por encima, de .su"mitad aritmética.

Esta es la razón de que hayamos recha-zado´desde.sus orígenes la ingenua creencia en unas libertades

abstractas, genéricas, agnósticas, desvinculadas del hombre situado en el contorno social donde vive,

como si fuera un ente aislado dé todo lo que le circunda. Por el contrario, nuestros postulados ´están

inspirados en el reconocimiento y proclamación de un sistema de libertades concretas, fundado en la

concepción de la persona humana enraizada en una tierra, en una historia, en unas instituciones. Y de ahí

que. en nuestro pensamiento cristiano y nacional, afirmemos, juntó a las libertades y derechos específi-

cos de la persona humana, los derechos y libertades de´ -la familia, del sindicato, del municipio e incluso

de otros entes morales ó territoriales- que satisfagan necesidades sociales-de .interé~s general, base de

nuestro ´ :régimen político de representación orgánica, del que el hombre y el pueblo español, unido éste

en un orden de derecho que tiene por. finalidad realizar la justicia, son beneficiarios directos. Y sin más

limitaciones, en el uso de estos derechos y libertades, que las exigidas por el debido acatamiento a la Ley

de Dios, a la unidad intangible de España y al bien común de la Nación, constituida por las generaciones

pasadas, presentes y futuras.

Entre estas libertades de nuestra democracia cuentan también las libertades civiles, dicho sea, en

distinción de las de carácter político, que tienen expresión vital en nuestros cuerpos legales de Derecho

civil; de los que es exponente esta Compilación catalana, en la que hallan cordial y sincera acogida todas

amellas instituciones en que se manifieste la libertad civil de los hombres que han de vivirla y que, dé

merecer vuestra aprobación, ha de ser un paso decisivo en nuestro anhelo de llegar a un Código Civil

integrador verdaderamente nacional.

Para terminar, señores procuradores Cataluña ha escrito páginas de las más gloriosas de la historia de

España y ha, contribuido- poderosamente, con sus. hombres, ideas y ejemplos magníficos a integrar

nuestro espíritu nacional. Cataluña, al igual; que Castilla, Aragón, Navarra y las demás regiones

españolas, es elemento indispensable para entender la esencia más íntima de la formación" de nuestra

nacionalidad. Consecuentemente queremos también que, para su propio engrandecimiento, y gloria de

España, aporte las vivencias de su Oerecho peculiar a la obra ingente de la Codificación nacional de

nuestro Derecho civil, con el fin de que las instituciones de la nueva Codificación en proyecto

profundicen y arraiguen de verdad en nuestras conciencias y respondan a los auténticos´ modos de vida,

anhelos, aspiraciones y sentido nacional de los españoles;.

Está es la auténtica interpretación, el. verdadero significado que queremos dar el acto que hoy

celebramos, al- someter a vuestra aprobación la Compilación del Derecho civil especial de Cataluña."

Grandes aplausos subrayaron las palabras finales del ministro de Justicia."

Discurso de D. Esteban Bilbao

HOMENAJE A LA MEMORIA DE CALVO SOTELO

Antes de ponerse a votación el dictamen, interviene D. Esteban Bilbao, que pronunció el siguiente

discurso:

"Señores procuradores: Hasta hace unos instantes dudaba todavía de intervenir en la mañana de hoy, pero

los discursos elocuentísimos del señor ministro de Justicia y del alcalde de Barcelona, Sr. Porcioles, crea

que me obligan á hacer .un comentario, aprovechando también la ocasión para cumplir con deberes

presidenciales, que no puedo, omitir, porque, dicho sea a modo de proemio, yo no puedo olvidar un acto

reciente, por la solemnidad que revistió y ,por el signifcado qué alcanza. Me refiero, ´señores

procuradores, a la inauguración del monumento a D. José Calvo Sotelo, al ejemplo de su vida, a la.,

lección de su muerte; sus servicios a la Patria en los -cargos .que desempeñó desde su más temprana

juventud; aquella su gestión brillantísima en la Dirección de Administración; aquel su Estatuto ordenador

del Municipio español, ,preñado de fecundas ideas, pauta de tantas disposiciones posteriores; su labor

insuperable en el Ministerio de Hacienda, pedestal magnífico -donde lució la gallardía de su vigoroso

talento, en pugna ; constante con tantos intereses creados, enemigos de sus saludables reformas. Pero,

sobre todo, su lucha-incesante frente á aquel régimen oprobioso que puso a España en transe dé agonía,

casi de muerte; sus réplicas viriles desde esos escaños, frente a una mayoría incivil, que. estimulada desde

el mismo banco azul, parecía paladear, con la sed del hidrópico, la sangre generosa > de su futura víctima,

y, para culminación de vida tan ejemplar, la oblación de su vida en esos .mismos escaños, •víctima de

aquel crimen nefando que, gestado en la misma Dirección General de Seguridad, anunciado. desde él

barco .azul y consumado alevosamente por los misinos esbirros del Poder, sigñifipa el ápice de la

barbarie, coronada .para su mayor vilipendio , con el símbolo rojo dé lina mentida democracia.

Ese monumento, señores, que,acaba de inaugurar nuestro Caudillo es una lección para la posteridad, pero

es también una advertencia solemne y constante a todos los españoles, a los de hoy y a los de mañana, de

las fatales consecuencias que entraña el desvío de la libertad, conducida por los sofistas a las aberraciones

del crimen.

Las Cortes Españolas no pueden permanecer mudas ante ese monumento, que nos recuerda al hombre que

aquí escuchó impasible su sentencia de muerte y legó a la Patria la grandeza de su ejemplo y la gloria de

su inmortalidad (Grandes y prolongados aplausos.)

COMPILACIÓN DEL DERECHO CIVIL CATALÁN

Él presidente den las Cortes agregó;:

Pero vamos a votar la Compilación catalana, y los discursos que acaban de pronunciar; brillantísimos,

elocuentes, el señor Porcioles y el señor ministro de Justicia, níe ´obligan a decir unas, palabras a modo de

comentario y a la luz de nuestro 18 le julio, ya que.no para insistir étí las razones y fundamentos, que

ellos, con harta más competencia-que-, laumía y-con sobra-´&&• elocuencia, hari ^ofrecido: á la

consideración de la Cámara.

Tramitación la de este proyecto que a algunos podrá parecer prolija, pero tam-, bien provechosa, que, sin

sacrificar uno solo de los trámites reglamentarios, antes. bien, ampliados para el debido estudio de las

múltiple instituciones que abarca esa Compilación, ha necesitado largos meses para que la obra no

padeciera, ni de las ligerezas de la prisa ni de los retrases de la descosideración.

He escuchado de labios del señor Por-cioles, y también del señor ministro, un, elogio merecido a aóuéllas

Cortes Catalanas. Yo quiero, desde este sitial de la presidencia de las Cortes Españolas, rendir un,

recuerdo justiciero a anju-ellas Cortes Catalanas, las primeras, así como las de León y Castilla, en las

cuales, mucho antes, que en otros Estados (que se suponen progenitores de la moderna democracia), inter-

vino el estado llano, en compañía de prórieres y prelados, para la elaboración de ese Código venerable de

los Usatges,el primero y origen de todas las compilaciones posteriores, Cortes Catalanas, aquéllas, fieles

guardadoras de todos los lisos y costumbres de aquella tierra, hasta que" en 1706, al advenimiento de la

nueva dinastía, pe- , recieron juntas, con las de Aragón y las de Valencia; y no, como decía la disposición

que las suprimió "pof derecho de cortr Quista", expresión desafortunada csue, al niismo tiempo.qiie ¡hería

la dignidad, de los despojados, Suponía un equivocado con-Bepto de la vrealidjaíd nacional. PoíQiie no

se conqiJísta lo pirtJipio; se conquista lo aje-ao, se coinqu^ta lo extraño. Y Cataluña, spmo Aragón: y

como Valencia, son, fue-rán y .serán .siempre, y no por fuerza de Eonquista. simó ¡por

autodeterminación., de siglos; pedazos, muy. entrañia|bles y queríaos, de fe Madre Patria. (Grandes y pro-

longados aplausos.)

Desaparecie¡rcíri, 6í, aquella s. Cortes; pero ao désasiiaréció BU Derecho civil, cómo ño Ouederi

desapareóer aquellas instituciones güe, nacidas de 3a entraña del pueblo, viren y perduran .largos siglas,

por encima ´le tantas constituciones políticas, fruto oodrido muchas veces de las veleidades re-

volucionarias.

Mal remedio era para fortalecer la uni-lad nacional aquel absolutismo de raigain-ife francesa» educado en

los salones del Rey Sol, que decía: "El Estado soy yo." Pero peor caminó todavía el que habían Se seguir

sistemas, partidos y parlamen-as liberales que a la jxístre y como una consecuencia fatal, habían dé

conducir al absurdo suicida de los separatismos políticos, a la hora precisa en que era más necesaria, y

hoy más que nunca, la formación y-el vigor de las graridés nacionalidades.

Fue un siglo entero, dé incomprensiones, de sofismas, de falacias sin término que envenenaron el

ambiente y que, alimentando la discordia, hicieron punto menos qus impasible la ;sqlücióri de urt

problema, que cada día parecía más candente y más peligroso. Era una logomaquia, en la´ que todos

hablaban .y ninguno" • se v entendía. Una misma palabra spodi´a tener los´ significados más

contradictorios: cantonalismo, federalismo, autodeterminación, hechos diferenciales, soberanía integral,

Estatutos de todas clases frente a un regionalismo sano y honrado y a una autonomía municipal no

solamente razonable, sino necesaria. Y mientras tanto, como si la cosa nc tuviera ninguna importancia,

este Derecho Civil de que ahora estamos hablando, que abarca la vida entera.del hombre, desdé antes de

.nacer hasta después de su. muerte (lo decía el señor ministro de Justicia), el régimen fainiliár, la^sucesión

testada, las capitulaciones matrimoniales, los fideicomi-sás, la patria potestad, servidumbre, censos, etc.,

etc., esperando la mirada compa-tjva, dui-ante años y más años, más de un siglo, mas de setenta años

después de la promulgación del Código Civil, de aquellos políticos, grandes jurisconsultos muchos de

ellos, que, reconociendo la ;hecesidad del intento,´ parecían, empeñados en embalsamar con.el olvido y el

desuso-uaa legislación venerable, frutó del genio jurídico, siempre fecundo, :de la raza hispana, concorde

con la mayor par.té de sus variedá--des, para inspirarse en Códigos extranje-ros, cuando no en un manual

cualquiera de Legislación coinparada.

Era preciso, por lo visto, señores procuradores (Quiero ser muy breve), era preciso que llegasen estos

nuestros días, en que pudiera visitar aquella ciudad, emporio de riqueza) ejemplo de grandes virtudes po-

sitivas el Jefe del Estado español sin temores ni peligros, mientras las Cortes Españolas ee reunían aquí

para estudiar concienzudamente este Derecho Civil de Cataluña y lograr esta Compilación, obra

inasequible al espíritu disputador de aquellos viejos Parlamentos

Y nada más honroso para las Cortes Españolas, que se enorgullecen, con todo el alcance de este apelativo

glorioso, que por vez primera ostentamos en toda la historia de nuestras Asambleas legislativas. No

Cortes liberales ni conservadoras, ni radicales, ni socialistas; ni progresistas, ni moderados; españolas,

¡sí!, por la gracia de Dios, que es tanto señpres; como decir que España entera, con tqdos sus Muni-cipios,

sus Diputaciones, sus Sindicatos, sus Universidades, sus Colegios profesionales, todos los organismos

que aquí encuentran su adecuada representación ofrecen a, la hermana Cataluña esta Compilación de1 su

Derecho Civil, que bien entendido no es sólo un servicio a la región catalana; sino al bien común de la

nación-entera que, en definitiva, no es ni puede ser, ni nunca; fue otra cosa que el conjunto armónico,

indisoluble, fraterno, de todas las regiones patrias. (Grandes aplausos.)

Y ¡cómo podría ser otra cosa!—lo ha dicho muy bien el ministro de Justicia—, ¡cómo podía ser otra cosa,

si todavía, cuando subimos a Montserrat para doblar nuestras rodillas y rendir nuestras frentes ante la

Virgen Santa, Patrona de Cataluña, parece que estamon- oyendo ´aún el redoble del tambor del Bruch; que

llama a los catalanes a la defensa de la independa patria!

Cataluña convivió con nosotros en todas las conmociones del siglo XIX Cata-luña viene a ser como el

florón más preciado de nuestro progreso industrial. Nuestras economías viven unidas por leyes

inexorables de la misma economía, de la geografía y de la historia; y Cataluña, ejemplo de grandes

virtudes y por ello de grandes gratitudes, puede olvidar—-¡cómo lo va a olvidar!—el día feliz en que,

gracias a la estrategia de Franco descendieran desde las cumbres del Tibidabo nuestros ejércitos, tercios y

banderas, enarbolando las censelas de la Patria,- no -cu calidad de vencedores, no, sino de her^ maños

que llevaban a los hogares barceloneses el saludo de libertad y el abrazo de la madre Patria»

Y ¿qué otra conmemoración más adecuada de nuestro 18 de Julio que esta muestra elocuente de

solidaridad nacional que hoy ofrecen las Cortes Españolas?

Hoy España necesita de todos; de todos, sin distinción de regiones, sin diferencias de clases, sin enconos

de partido, sin reservas mentales, sin tibiezas colectivas, para consumar la más grande empresa de,

nuestro siglo que es la de hacer de aquella España enteca y maltrecha que todos conocimos, la España

grande, la España libre, la España única que todos anhelamos. Y si fuera precisa una prenda de esa so-

lidaridad nacional, alma de nuestro Movimiento, y como una muestra del amor que la verdadera España

profesa a la verdadera Cataluña, aquí está sometida a vuestra votación esta Compilación de su Derecho

civil que espero lleve en su primera página el voto de las Cortes ´Españolas y en su última línea la sanción

de nuestro glorioso Caudillo, Generalísimo de los Ejércitos y Jefe del Estado español.

Y no tengo nada más que decir. (Graneles y prolongados aplausos.)"

Se pone a vocación el dictamen de la Comisión sobre el dictamen de la Comisión de Justicia acerca del

proyecto de ley de Compilación del Derecho civil especial de Cataluña (pausa)

¿Se aprueba? (Asentimiento.)

Queda aprobado: y conste solemnemente que por unanimidad (grandes aplausos).

Fondos Nacionales para aplicar el Impuesto y el Ahorro

INTERVENCIÓN DEL SEÑOR DÍAZ AMBRONA

Aprobada la compilación del Derecho civil especial de Cataluña se procedió a leer el dictamen sobre

creación de Fondos Nacionales para la aplicación social del Impuesto y del Ahorro.

Habla en nombre de la Comisión de Hacienda su, presidente, Sr. Díaz Ambrona, para explicar los

fundamentos del dictamen favorable al proyecto de ley, manifestando en primer Jugar que para los

trabajos de la Comisión fueron adscritos varios procuradores de otras Comisiones y, entre ellos, tres de la

de Educación Nacional, tan destacados como son los señores Tena Artigas, Aparisi Mocholi y Rodríguez

Casado.

Dice a continuación que el proyecto ha nacido, cuando transcurrido un año escaso de la puesta en marcha

del Plan de Estabiliza-ción, que ha requerido sacrificios de todos los españoles en razón a un supremo

interés nacional, está alcanzando el equilibrio presupuestario, cuyas bases quedaron señaladas en e´

Presupuesto del bienio 1960-61, y respecto al que la recaudación de los meses transcurridos de 1960

permite estimar consolidado.

El desarrollo económico—agrega—ha de ir íntimamente ligado a la consecución de un orden social más

justo, y si la política ha de ir unida 3, la realidad social del momento, las consecuencias de la

estabilización obligad´ á- mantener en •primer término lo que fue norma programática en la doctrina de

José Antonio, al proclamar que la riqueza tiene como primer destino mejorar las condiciones de vida de

cuantos integran el pueblo, y; en los de la doctrina social católica.

Siguiendo ese camino han sido seleccionados por el Gobierno cuatro fines que tienen de común

denominador su destacado carácter social, cuales son el de fomentar el principio de igualdad-de

oportunidad de los españoles, en la enseñanza y la formación pro-fesibnal, los derivados de la asistencia

social, los de protección al trabajo para compensar los ceses de la relación laboral a virtud de los planes

de racionalización del trabajo y para el mejoramiento y desarrollo de las explotaciones industriales, que

para empresas tt sectores completos de una rama industrial apruebe el Gobierno para los Planes de es-

tabilización y desarrollo económico, y el" de difusión de la propiedad mobiliaria a favor de los españoles

que no están directamente» obligados a presentar declaraciones por eí concepto de contribución sobre la

renta.,

Para la consecución de esos fines, perfilados con mayor claridad a virtud de la admisión de las enmiendas

de los señorea García Orcoyen, para que se mencionara de modo´ expreso la investigación, y del señor

Jordana Fuentes para incluir la seguridad social estudiantil, se ha optado por el camino de crear fondos

nacionales directamente adscritos a los fines sociales indicados y cuyas respectivas cuantías van

determinadas por ciertos impuestos, señalándose el de la Contribución General sobre la Renta para

atender al fin de fomentar el principio de igualdad de oportunidades, uri nuevo gravamen, que equivale a

un aumento del Impuesto de Derechos reales sobre las participaciones individuales en herencias que

sobrepasen la. cuantía de diez millones de pesetas, y el Impuesto de Negociación de Transmisión de

valores mobiliarios, estos últimos con -destino, respectivamente, a la Asistencia social el primero y a la

Protección del Trabajo el segundo. Por último, el fondo de crédito para la difusión de la propiedad

mobiliaria habrá de ser nutrido con cargo a una parte que fijará el Ministerio de Hacienda de los saldos de

ahorro de las Cajas Generales de Ahorro y de la1 Caja Postal de Ahorros.

Hace el señor Díaz Ambrona un estudio económico del proyecto de ley, quegara comenzar el 1.º de enero

de 1961, abrá" de alcanzar en cifras aproximadas para los fondos nacionales de igualdad de oportunidades

en la enseñanza, la formación profesional y la investigación, el de asistencia social y en el de protección,

al trabajo, 600, 50 y 980 millones de pesetas, y para la difusión de la propiedad mobiliaria algo más de

1.000 millones, en total 2.630, que son l´os mínimos que ´figuraban en el presupuesto anterior de 1960 y

ampliables por la mayor recaudación. Razona que el sistema creado no rom-

Ee la unidad del presupuesto ni .implica i creación de Cajas especiales, pues res-pectoi- a lo primero,

representa poco más del 2 por 100 del total importe del presupuesto anual, y los fondos han de figurar en

los presupuestos, tatito en el estado de gastos como en el de ingresos, y en cuanto a su administración ha

de hacerse a través de los respectivos Ministerios interesados, a propuesta de los Patronatos que se crean

bajo-la presidencia de los ministros de Educación, Gobernación y Trabajo, y que habrán de proponer al

Gobierno para su aprobación las normas generales que han de regir la administración del producto de la

Contribución sobre la Renta y .de los demás fondos que se crean, así corno • la asignación por Conceptos

y • su distribución.

Alude a "continuación a las modifica-ciones que se introducen en la Contribución General sobre la Renta,

que obedecen igualmente a razones de ´carácter social, cuales son las de elevar de 10.000 a 25.000 pesetas

la deducción por hijos y • subir a 25 la edad de los hijos, varones ´para que la, rebaja proceda, e

igualmente la protección de los. ingresos procedentes del trabajo, estimando como baja la tercera parte de

su cuantía sí no exceden de 500.000 pesetas, y la cuarta parte de esa süma^ hasta un millón de pesetas,

co´n límite mínimo de deducción de 100.000 pesetas y en todo caso del total de las´ci-tadas rentas de

trabajo si no llegaran a esta última cifra, haciendo extensivas las deducciones a las pensiones de viudedad

y orfandad y a, los haberes de jubilación, y retiro.

 

< Volver