Autor: González Páramo, J. M. . 
   Razones y sinrazones de los PNN     
 
 Ya.    25/02/1977.  Página: 6. Páginas: 1. Párrafos: 34. 

RAZONES Y SINRAZONES DE LOS PNN

Si! Tienen razones. Muchas y muy serias...

Lejos de mi halagar a unos colegas con quienes he discrepado y algunos de los cuales me lo han hecho

pagar muy caro a la hora de las oposiciones. A pesar de ello, con elementos de información poco

comunes y vigorosos deseos de acertar, he de decir antes de dar las razones y las sinrazones de los

PNN que si sumo cada curso completo dado por mí a todos los niveles en un centro universitario del

Estado o de la Iglesia, resulta que he dado mas cursos lectivos que años tengo, pues hay cursos en que

enseñe en tres o cuatro.

Eso aparte, recorri toda la escala docente, y aunque no lo soy jurídicamente, me considero moralmente

catedrático, Item más, he sido director general de la Comisión evaluadora y coordiné a unos cien expertos

en el diagnóstico-tratamiento (tres volúmenes) y en los miles de páginas anexos sobre problemas de

enseñanza,

Sé que soy falible, pero sé de qué hablo. Los PNN tienen, o tenemos, ratones de fondo capaces de

transformar revolucionariamente el sistema universitario ds dos modos: 1) El que corresponde a las

razones que tienen; 2) el totalmente distinto, correspondiente a sus sinrazones. A ellos dedicaré sendos

artículos»

LOS PNN TIENEN RAZÓN

1. En rechazar "el tipo de Universidad que padecemos" hoy.

2. En solicitar 1a autonomía universitaria,

3. En intentar la creación de las bases de una Universidad nueva.

4. En defender un mínimo de derechos.

6. En aborrecer la burocratización universitaria y la "relación masiva" con el alumnado.

6. En que lo que han conseguido hasta ahora ha sido por la fuerza y no por la comprensión y la

"benevolencia" del Ministerio.

7. Tienen razón, además, en despreciar a los esquiroles, que se han beneficiado y se benefician de sus

huelgas y luchas.

8. En la incontrolabllidad general y productiva de los catedráticos que sólo "ante Dios y ante la historia"

responden de sus deberes científicos y académicos. De los políticos ya es otra cosa.

9. En rechazar su propia inestabilidad, la insuficiencia de su sueldo y de su "status", la indefinición de su

papel y la incertidumbre sobre su acceso futuro al profesorado.

10. En pedir la "supresión" de las oposiciones (no un principio de selección serio. Véase YA de 15-2-

77, pág. 40).

11. En subrayar el escaso acceso de los hijos de familias modestas a los estudios superiores.

12. En culpar al Ministerio y al Gobierno,

LOS PNN NO TIENEN RAZÓN

1. En insinuar y presionar en favor de un tipo de Universidad indefinida y peor, o que a mi me parece

peor, por lo que oportunamente explicaré.

2. En no precisar en qué consiste la "autonomía".

3. En sentar las bases de la destrucción de la Universidad actual sin dar el modelo que la sustituya, pero

condicionando inaceptablemente cualquier modelo.

4. En no explicitar claramente los deberes mínimos exigibles y la filosofia de búsqueda científica y

filosófica de la verdad como misión central del profesor; no eluden ni centran los temas del compromiso

y proselitismo profesoral.

5. En pedir—sin aclarar en qué consiste la "gestión

democrática" de la Universidad "

Hasta que punto son funcionales las "comisiones democráticas" de contratación? ¿Se puede confundir la

burocratización con la burocracia imprescindible, Incluso en los textos de Marx, y la existente en países

marxistas ?

6. En defender la presión y la fuersa inadecuada de mezclar lo posible con lo imposible, sin buena fe y

sin ánimo de transigir.

7. En criticar a los PNN que sabotean la huelga sin autocriticarse y corregirse en el sabotaje que los

huelguistas hacen con sus exigencias a los PNN que no se suman por una politización que no admiten.

8. En no sugerir los controles técnicos, académicos y científicos y sólo los "democráticos" para el

profesorado.

A. En pedir un "cuerpo único" de enseñantes, siendo imprescindibles varios en la teoría, en la, lógica y en

la practica de las Universidades occidentales y del Este,

10. En pedir "dedicación exclusiva", en repudiar el profesor vitalicio y funcionario sin matizar.

11. En hablar sólo del escaso acceso de los hijos de obreros, olvidando a los campesinos, a los

pescadores, a los huérfanos, a los hijos de padres de clases medias bajas y, en general, al resto de la

población poco pudiente.

12. En no reconocer también, junto con la culpa del Gobierno y la Universidad, la culpa mayor, o menor,

de otros sectores sociales y la propia de los PNN que politizan revolucionariamente lo que antecede con

ciertas admisiones de despidos con "plataformas reivindicativas".

A la vista de las razones y sinrazones, el Gobierno puede acceder a las tres condiciones mínimas que los

PNN ponen si obran honradamente;

1. Negociar el contrato en ciertos supuestos no impide cumplir la ley en otros,

2.. Congelar las oposiciones no impide mejorarlas o sustituirlas, ni reanudarlas después de un plazo.

8. Readmitir a los despedidos no implica readmitir a todos si las causas de su exoneración no son

profesionales.

J. M. GONZÁLEZ PARAMO

 

< Volver