Queda prohibido el contrato de cesión de vivienda a título oneroso, aunque se incluya mobiliario  :   
 Condiciones que determinan la subrogación de derechos y obligaciones del inquilinato. 
 ABC.    27/05/1964.  Página: 77-79. Páginas: 2. Párrafos: 31. 

ABC. MIERCOiLES 25f »E MAYO DE 1964. EDICIÓN DE "LA. MAÑANA. PAG. 77.

QUEDA PROHIBIDO EL CONTRATO DE CESIOÜ DE VIVIEMDA A TITULO ONEROSO,

AUNQUE SS-INCLUYA MOBILIARIO

CONDICIONES QUE DETEHMMAN LA SUBROGACIÓN DÉ DESECHOS Y OBLIGACIONES DE

INQUILINATO

Ineremeiftos legales en los contraías celebrados desde el 17 de julio de 1936

Las reñías concertadas a pariii del II de mayo de 1956 no serán revabrízadas

OTRAS CARACTERÍSTICAS DEL DICTAMEN QUE REFORMA LA LEY DE

ARRENDAMIENTOS URBANOS

El "Boletín de las Cortes Españolas" del Üía de ayer ha publicado el dictamea del proyecto de ley que

reforma la de Arrendamientos Urbanos, que será sometido £i la aprobación del Pleno en la próxima

sesión, que se celebrará aproximadamente en los primeros días del mes de junio.

Los preceptos de la ley de Arrendamientos Urbanos, de 22 de diciembre de 1955, articulada por decreto

de 13 de abril de 1056, que ha acontinuación se señalan, quedan modificados o adicionados ea 3a forma

que se indica.

El arrendamiento de la industria o negocio de espectáculos que en i de enero de 1947 excediera de dos

años de duración o que antes de la entrada en vigor de la presente ley se haya celebrado por plazo igual o

superior queda-rá sujeto a las normas que la nueva ley establece sobre prórroga obligatoria del

arrendamiento de local´de negocio, con ías especialidades contenidas en el artículo 77, y a los particulares

sobre renta establecidas en el artículo 104.

Los locales ocupados por la Iglesia católica, Estado, provincia, Municipio, entidades benéficas,

Asociaciones piadosas o entidades deportivas comprendidas en la ley de Educación Física y, en general,

cualquier otra qote no persiga lucro, se regirán por las normas del contrato de inquilinato.

Se regirán por las normas aplicables al arrendamiento de local de negocio: El de los locales ocupados por

las personas a que se refiere el articulo 4.°, número 2, cuando estén destinados al ejercicio de actividades

económicas. El de los depósitos y almacenes, en todo caso, aunque el arrendatario sea una de las personas

señaladas en el artículo 4.° del número 2; el de los locales destinados a escritorios y oficinas cuando el

arrendatario se valga de ellos para ejercer actividad de comercio, de industria o de enseñanza con fin

lucrativo o para el desarrollo de las actividades mencionadas en el apartado i-° de este número, aunque di-

chos locales no se hallaren abiertos al público.

LA APLICACIÓN EN POBLACIONES DE MAS DE UN MILLÓN

No obstante, serán renuaciables, salvo el de prórroga, los concedidos a los que_ fueren de viviendas que,

ocupadas por primera vez en las fechas que se indican, devengaren men-sualmente en la respectiva fecha

tope como renta del inquilinato una no inferior a la ~que seguidamente se expresa: Hasta el 30 de

septiembre de 1939, 500; del i de octubre de 1939 al de enero de 1942. r.ooo; del 2 de enero de 1942 al 31

de diciembre de 1946, 2.000; del i de enero de 1547 al 31 de diciembre de 1956, 3.000; del i de enero de

1957 al 31 de´ diciembre de 1959, 5.000, y a parlar de i de enero de 1960, 6.000 pesetas.

La precédante escala será de aplicación en poblaciones de más de un millón de habitantes.

La cesión de vivienda realizada por el inquilino dará derecho al arrendador que no la hubiese consentido

expresamente para resolver el coatrato de inquilinato.

EL DERECHO A TRASPASO DARÁ LUGAR A AUMENTO DE RENTA

Queda prohibido—artículo 23—el coatrato de cesión de vivienda a título oneroso, aunque en él se

comprenda mobiliario o cualquier otro bien o derecho. La cesión gratuita no surtirá efectos frente al

arrendador sin el •consentitntento expreso del mismo.

El arrendamiento de locales expresados más arriba (artículo 5.°) no tendrán derecho de traspaso.

Cada traspaso que se efectúe conforme a lo dispuesto dará derecho al .arrendador a aumentar la renta en

la cuantía que convenga con el cesionario, o a falta de acuerdo en un i5 por roo de la renta que satisfaga el

arrendatario en el momento de realizarse el traspase.

Al fallecimiento del inquilino titular del contrato, ^ su cónyuge, descendientes, con. preferencia los hijos

varones menores de edad, las hijas solteras y los mayores impedidos físicamente, hijos adoptivos, ascen-

dientes y hermanos, que hubiesen convivido habitüalmente en la vivienda con dos años de antelación a la

fecha del fallecimiento podrán subrogarse en los derechos y obligaciones del arrendamiento. En el caso

de arrendamiento de local destinado por el arrendatario al ejercicio de su profesión facultativa y

colegiada, al fallecimiento del titular podrán subrogarse en los derechos y obligaciones, en primer lugar,

su cónyuge, y en su defecto o renuncia, sus´hijos siempre que aquél o éstos ejerzan la misma profesión

que el arrendatario fallecido.

Lo dispuesto anteriormente será aplicable a dos transmisiones, de modo que fallecido el primer sustituto

del arrendatario podrá tener lugar la segunda y última subrogación.

CIRCUNSTANCIAS PARA DENEGAR LA SUBROGACIÓN

Se señalan las circunstancias en que se deniegue la subrogación.

La renta de las viviendas y locales de negocios cuyo arrendamiento subsiste el día en que comience a

regir esta ley (artículo 95). será la que en tal_ fecha„ cobrare el arrendador, con todos los, incrementos

que viniere percibiendo, reválorizadá, en su caso^ la de los locales de negocio y Viviendas comprendidas

en eí núme_ro 2.´´_ del artículo 6." ceñíosme a las disposiciones del artículo 96 y sujetas, la de las

restantes viviendas, a lo prevenido en el artículo 11 del mismo artículo.

Las cantidades asimiladas a la renta, comprendida la diferencia en el coste de los servicios y suministros

>joe viniere percibiendo el arrendador, seguirán haciéndose efectivas en tal concepto y deberán figurar

separadamente en los recibos, en tanto no queden absorbidas en la renta, conforme a las disposición del

artículo siguiente (número 96).

Las rentas comprendidas en el número 2 del artículo 6." y de los locales de negocio en situación de

prórroga legal se revalori-zará, en su caso, a instancia del arrendador, multiplicando la contractual,

aumentada con los incrementos legales que se indican en el número 2, por los índices señalados en el 3,

ambos de este artículo.

ESCALA DE INCREMENTOS LEGALES

Los incrementos legales (número 2 del artículo 96) a que se refiere el párrafo anterior serán

exclusivamente aquellos que el arrendador tenga derecho a cobrar en virtud de lo establecido en el

artículo 118 de la Ley de 31 de diciembre de 1946, en relación con el decreto de 17 de mayo de 1952, y

en los decretos de 6 de marzo de 1953, en relación con el de 9 de abril de 1954, 3o de noviembre de 1956,

22 de julio de 1958 y 6 de septiembre de 1961, hayanse o no aplicado en su día por el arrendador.

Los índices de revalorización a que se refiere-el núrnero 1 de este artículo serán los siguientes.

Las rentas de los contratos concertados después del 11 de mayo de 1956 no serán objeto de

reyalprización, salvo lo dispuesto en la disposición transitoria 12 bis.

Al incremento que tenga lugar por la revalorización será aplicable la reducción del 10 por 100 en

poblaciones de menos de cincuenta mil habitantes para viviendas y locales de negocio.

En los qasos m que la suma de la renta legal y las cantidades asimiladas a ella sea igual ó superior a la

renta revalorizada, dicha suma constituirá la única renta, y en tal concepto tendrá~->)ue pagarla el inqui-

lino o arrendatario en ío sucesivo.

En los demás supuestos, la diferencia entre renta legal y renta revalorizada será percibida por el

arrendador a razón de un ío por loo de >dicha diferencia en cada semestre, a partir de i de enero de 1565.

Cuando la diferencia sea inferior al 25 por roo, la renta legal, el aumento se hará efectivo en su totalidad

el primer año.

En tanto no se efectúe el pago total, el inquilino o arrendatario estará obligado a satisfacer los aumentos

de renta y las cantidades asimiladas a ésta previsto en esta Ley, siempre que la suma de la renta, aumentos

y cantidades asimiladas no exceda del importe de la merced incrementada conforme a los números i, 2, 3

y 4.

La cantidad que resulte de la revaloriza-ción irá adquiriendo el concepto de renta, a todos los efectos de

esta Ley, a medida gue el arrendador vaya percibiendo los aumentos autorizados por la misma, salvo en

los supuestes previstos en los artículos 81, número 5, y 100, en que se considerará coma renta la

revalorizada.

RENTA CONTRACTUAL, RENTA LEGAL Y RENTA REVALORIZADA

A los efectos de la aplicación de los números anteriores se entenderá:

Por "renta contractual", la pactada ini-cialmente en el contrato que dio origen al arrendamiento. En los

casos de duda, se estará a la declarada a efectos fiscales,

Por "renta legal", la que al comenzar a regir la presente Ley cobrare el arrendador son todos los

incrementos que viniera percibiendo, .sin incluir las cantidades asimiladas a la renta.

Por "renta revalorizada", la que resulte de aplicar las reglas que se contienen en los números i, 2, 3 y 4 del

presente articulo.

Las rentas de las viviendas v locales de negocio que se arrienden después de la entrada en vigor de esta.

Ley será la que libremente estipulen las partes, a«n cuando hubieren sido ocupadas con anterioridad a esa

fecha.

Se señalan las circunstancias que han de concurrir en que podrá ser incrementada la renta de viviendas y

locales de negocios, fuera de lo legislado en esta Ley, tales como creación o elevación de impuestos o

arbitrios del Estado, provinciales o municipales.

Cuando se realicen abras conforme al artículo Ii4, causa séptima, párrafo tercero, en que el aumento será

el que determine la autoridad judicial. Cuando el inquilino haga •uso de la facultad prevista en el artículo

-18 el importe de la elevación no podrá exceder por cada subarriendo del 20 por 100 de la renta.vigente

en la fecha de aquél.

Se establecen las normas en los contratos anteriores al 12 de mayo de 1956, comprendidos en el número i

del artículo 96, una vez que la suma de la renta de las cantidades asimiladas a ella y de sus incrementos

alcance el límite de la renta revalorizada.

La renta de las viviendas no comprendidas en el número 2 del artículo 6 y los incrementos de la misma a

que se refieren los artículos 95, 96, número 11, y 99, número 1, quedarán sujetos a igual régimen, pero

mediante la ponderada aplicación de los índices de coste de la vida y de los sueldos y jornales y oída la

Organización Sindical.

NORMAS PARA CONOCER BE LOS LITIGIOS

Se dictan normas para conocer de los litigios por jueces municipales, comarcales y de primera instancia.

Sin perjuicio de lo prevenido en el artículo 100, las rentes de los arrendamientos de vivienda y local de

negocio concertados después de 11 de mayo de 1956 y antes de .1 de julio de 1964, una vez que lleven

cinco años de prórroga legal, podrán ser elevadas en los porcentajes que señale ej Gobierno, previo

informe de la Organización Sindical y audiencia del Consejo de Estado, teniendo en cuenta a- estos

efectos la variación de los índices ponderados de vida publicados por el Instituto Nacional de Estadística

correspondientes al período comprendido entre el año en que el contrato entró en la fase legal y el día 3p

de junio de 1964, en función de la variación que puedan experimentar sueldos y jornales y en

consideración al destino del local arrendado y fecha de su primera ocupación.

LA LEY ENTRARA EN VIGOR EL DÍA i.* DE JULIO

Quedan derogadas todas las disposiciones especiales dictadas en materia de arrenda-

mientos urbanos, ton excepción de las contenidas en las leyes especiales protectoras de la construcción de

fincas urbanas y sus disposiciones complementarias, de las siguientes: ley de aS de septiembre de 1989 en

los casos cuya aplicación está establecida; decretos de 3 de febrero, 13 de abril y 25 de mayo de 1945, y

21 de marzo de 1952, sobre competencia y procedimiento administrativo de desahucio; decreto de 3 de

octubre de 1947 sobre aplicación y cumplimiento de la letra «•) de la disposición transitó, ria 23; decreto

de 22 de septiembre y Orden de 23 de octubre de 1947, y decreto de 22 de abril de 1949 con normas

singulares sobre arrendamientos de fincas urbanas en la ciudad de Cádiz; decreto de 11 de marzo de 1949;

orden de 12 de diciembre de 1947 orden de 22 de febrero y decreto de 26 de mayo de 1950; ley de 16 de

diciembre de 1954; decreto de 26 de julio de 1956; decreto-ley de 14 de septiembre y decreto de 28 de

septiembre de 1956; decretos de 30 de noviembre de 1956 y 22 de julio de 1958 y 15 de diciembre de

1960; decreto de 10 de octubre de 1958; decreto de 31 dé octubre de 1958; decreto de 8 de enero de 1959;

decreto de 17 de noviembre de 1960; decreto de 6 de septiembre de 1961. Queda suprimida la disposición

adicional séptima del texto articulado aprobado por decreto de 13 de abril de 1956.

La presente ley entrará en vigor el día t-.* de julio de 1964.

Se autoriza al Gobierno, a propuesta del ministro de Justicia, para publicar en él plazo de seis meses un

texto refundido de la ley de Arrendamientos Urbanos y dictar las disposiciones necesarias para el desarro-

llo y cumplimiento de de los preceptos de la presente ley.

 

< Volver