Autor: Ruiz Gallardón, José María. 
   Los cristianos, el comunismo y Bach     
 
 ABC.    08/01/1977.  Página: 4. Páginas: 1. Párrafos: 5. 

5 DE ENERO DE 1977

APUNTE POLÍTICO

Los cristianos, el comunismo y Bach

Por J. M. RUIZ GALLARDON

El cardenal arzobispo de Madrid, Vicente Enrique y Tarancón, en su octava «carta

cristiana» hecha pública el domingo pasado escribe: «Los cristianos han de ser

fieles al Evangelio en su actuación pública.

Pueden serlo en cualquier grupo o asociación que no contradiga su fe, que no

esté en oposición al Evangelio. Ideologías ateas o materialistas que pretenden

imponer por medio de su acción política esa orientación, aunque manifiesten su

respeto para las creencias de los demás no son compatibles con el cristianismo.»

Comprando muy bien que la prudencia de tan alta jerarquía de la Iglesia no puede

llegar a mayores concreciones en tema que, por otra parte, está muy claro para

quien sepa leer. Pero como yo no arriesgo otra responsabilidad que la mía quiero

decir que por mucho que el lobo se vista de cordero, esas «ideologías

materialistas» se identifican con las más viejas y reconocidas tesis marxistas —

singularmente comunistas— «aunque manifiesten su respeto para, las creencias de

los demás».

Me parece que el señor cardenal, de forma tan sutil como exacta, se refiere al

eurocomunismo que, en su versión española, viene, representado por al señor

Carrillo y sus amigos. El «aggiornamento» de la Iglesia no ha ido —no podía ir

tan lejos como hasta bautizar las ideologías comunistas que, si lo son, arrancan

de un evidente materialismo, nunca desmentido.

Y convendría que sobre este tema los políticos reflexionaran, sobre todo

aquellos que pactan y negocian con quienes dicen «manifestar su respecto para

creencias de los demás». Ya va siendo hora, opino yo, que nos dejemos —los

políticos— de eufemismos y llamemos a las cosas por su nombre: el comunismo es

ateo y materialista en cualquiera de sus versiones, en Moscú o en Madrid. Hoy

mismo leía en la revista «L´Express» un reportaje de Michel Gordey sobre dos

jóvenes pianistas soviéticos que han escogido la libertad: Mikael Roud

y Yelena Varvarova. Quienes cuentan entre otras lindezas ésta: «Esta,

prohibido —en Moscú— decir que las obras de Bach son de inspiración religiosa. Y

es que la Biblia, el Evangelio, están estrictamente vetados. No se deben leer,

ni mencionar jamás su contenido. Claro está que sí los hemos leído, pero oculta-

mente». ¡Glorias de la K. G. B. soviética!

J. M. R. G.

 

< Volver