Dos artículos importantes     
 
 ABC.    19/08/1978.  Página: 4. Páginas: 1. Párrafos: 13. 

DOS ARTÍCULOS IMPORTANTES

Madrid. (De nuestra Redacción.) Todo aparece bastante confuso en cuanto a lo que va a pasar en los

debates, que acaba de iniciar la Comisión Constitucional del Senado.

Estaba claro que el consenso se había roto, como consecuencia de las enmiendas presentadas por el Grupo

Parlamentario de U. C. D. del Senado y por algunos senadores de este Grupo, a título particular. Estaba

claro también, que uno de los puntos importantes, de esas enmiendas «anticonsenso» era el artículo 25

relativo a la enseñanza. El padre Martínez Fuertes, senador de U. C. D., experto en temas docentes,

porque a ellos dedicó toda su vida, ya anunció en el Congreso, cuando se debatía la Constitución en el

seno de la Comisión correspondiente: «Ya vendrá el Senado con la rebaja.» Y era lógico que no

renunciara a de.iar oír su voz en este aspecto.

Ahora se ha concedido a la Mesa del Grupo del partido Gubernamental un amplio margen de confianza

«para que adopte las rectificaciones, negociaciones o decisiones que considere más oportunas». Es más, el

portavoz del Grupo, señor Jiménez Blanco, aludió, concretamente, al padre Martínez Fuertes, asegurando

que también este combativo senador había aceptado que la Mesa tuviera facultades decisorias en todo lo

relacionado con las enmiendas al artículo 25.

El Grupo de U. C.D. del Senado parece decidido a «mantener las enmiendas que afecten a aspectos

esenciales». Y aquí surge otro punto confuso: ¿Qué se entiende por «aspectos esenciales»? En un sentido

amplio, podría pensarse que los senadores de U. C. D. van a mantener, por ejemplo, sus enmiendas al

artículo 10, en virtud de las cuales se recogería, en el texto constitucional, el carácter prioritario de los

pactos y convenios internacionales firmados por España, en cuanto significa protección de los derechos

esenciales de los ciudadanos.

Si esto fuera así. es evidente que a través del artículo 10 se incidiría en el artículo 25.

Ya en los debates de la Comisión Constitucional —y posteriormente en el Pleno del Congreso— el

diputado de la Minoría Catalana, don Antón Cañellas Balcells, defendió, con abundantes argumentos, la

adición de un texto que dijera concretamente:

«Los convenios internacionales que desarrollan los principios contenidos en la. Declaración Universal de

los Derechos Humanos de las Naciones Unidas, tendrán jerarquía superior a las leyes. España no podrá

suscribir ningún Tratado que esté en contradicción con tales principios. Tendrán, asmísmo, rango superior

a las leyes los Tratados Internacionales, válidamente celebrados y publicados, que no contradigan dichos

fundamentos.»

Es evidente —ayer mismo lo recordaba, con textos íntegros, el profesor Giménez y Martínez de Carvajal,

en las páginas de nuestro colega «Ya»— que diferentes Pactos Internacionales establecen la obligación de

los Estados firmantes, en cuanto a «respetar la libertad de los padres para garantizar que los hijos reciben

la educación reciban la educación religiosa y moral que esté de acuerdo con sus propias convicciones» y

también «la libertad de los particulares y entidades para establecer y dirigir Instituciones de enseñanza.»

Como se recordarán fueron precisamente éstos los puntos más insistentemente defendidos en la Comisión

y en el Pleno del Congreso. Don Federico Silva Muñoz; diputado de A. P., tuvo intervenciones muy

destacadas defendiendo una enmienda en la que proponía, entre otros temas —tales como la gratuidad de

la enseñanza obligatoria y el derecho de los padres, profesores y alumnos a participar «de forma efectiva»

en la gestión «de todos» los centros docentes— la siguiente redacción para dos párrafos del artículo 26:

«El Estado respetará y garantizará el derecho preferente de los padres a elegir el tipo de educación que

deseen para sus hijos y a que éstos reciban la educación religiosa y moral que esté de acuerdo con sus

propias convicciónes.»

«Todas las personas físicas y jurídicas de nacionalidad española, tanto públicas como privadas, podrán

crear y dirigir centros docentes...»

En el Informe elaborado por la Ponencia Constitucional del Congreso y publicado en el «Boletín Oficial

de las Cortes» del 17 de abril, el punto 6 del artículo 25 decía textualmente: «Se reconoce a las personas

físicas y jurídicas la libertad de establecer y dirigir centros docentes...»

El texto que se aprobó en el Pleno del Congreso («Boletín» del 24 de julio), dice textualmente: «Se

reconoce a las personas físicas y jurídicas la libertad de creación de centros docentes» (punto 6) y

también: «Los poderes públicos garantizan el derecho que asiste a los padres para que sus hijos reciban la

formación religiosa y moral que esté de acuerdo con sus propias convicciones.»

Es evidente que los debates en el Senado ofrecen una excelente oportunidad para tratar de perfeccionar y.

sobre .todo, aclarar y puntualizar los puntos que, en tema tan importante como la enseñanza, han quedado

deliberada o impensadamente confusos o imperfectos.

Habrá que seguir atentamente los debates y, sobre todo, los relativos al artículo 10 y al 25, entre otros no

menos relevantes.

 

< Volver