Los padres y la gestión educativa: análisis de las asociaciones     
 
 El País.    05/08/1978.  Página: 15. Páginas: 1. Párrafos: 28. 

EL PAÍS, sábado 5 de agosto de 1978

El tema de la enseñanza es, sin duda, uno de los puntos clave de las discusiones entre los grandes partidos

con representación parlamentaria en la fase previa a la redacción definitiva del texto constitucional. Un

tema en el que la utilización de palabras como «libertad» suele encubrir conceptos de la sociedad

antitéticos con su auténtico significado, añadiendo más oscuridad al ya de por sí confuso problema.

Los padres y la gestión educativa: análisis de las asociaciones

Equipo de Estudios analiza, al habla con los protagonistas, las dos grandes asociaciones de padres de

alumnos en Madrid.

En Madrid existen dos federaciones, la que agrupa las asociaciones Francisco Giner de los Ríos, de una

orientación laica, democrática y progresiva, y la Federación Católica, confesional y fuertemente asentada

en la enseñanza religiosa.

Con estas dos federaciones de asociaciones de padres de alumnos nos hemos puesto en contacto para

conocer su funcionamiento, sus objetivos y sus criterios en la organización de la enseñanza.

Su asentamiento es desigual. Por lo que nos dicen y por lo que hemos podido conocer, creemos que la

confesional católica extiende su influencia en la enseñanza privada, en tanto que la que agrupa a las

asociaciones Giner de los Ríos tiene una mayor presencia en la enseñanza estatal. Los responsables de

esta última insisten sobre la «calidad» de sus asociados y su dinamismo, en tanto que la de padres

católicos nos hablan con satisfacción del número de sus asociados. Cantidad y calidad no siempre son

incompatibles, pero hasta cierto punto son un indicador de sus posiciones respectivas...

La Federación de Asociaciones de Padres de Alumnos Francisco Giner de los Ríos

La FAPA fue legalizada en el mes de febrero último, aunque lleva más de un año funcionando ante el

interés de algunas asociaciones de padres por conocer, planificar y participar en los problemas de la

enseñanza desde una óptica más amplia que la que les proporcionaban los centros, y ante la necesidad de

que sus intereses estuvieran representados en las comisiones de enseñanza que existían o se vayan

creando a nivel de ayuntamientos y Ministerio de Educación.

Muchos son los problemas que, según la FAPA, y por boca de tres de sus miembros, tiene hoy planteado

el sistema educativo. Destacan el de la escolarización gratuita y obligatoria que, según el Ministerio,

quedará resuelto para 1980, pero siempre que se mantenga la relación de cuarenta alumnos por aula,

cuando, según la UNESCO, el número máximo debería ser de veintiocho, lo que supone que partimos de

un déficit de un 43% muy difícil de resolver en dos años. Problemas no menores son la situación de

abandono en que se encuentran algunos de los centros, así como su falta de equipamiento, sin olvidar el

tan debatido de la baja calidad .de la enseñanza que se imparte, cuestión que viene arrastrándose desde

hace muchos años y que es más patente en la enseñanza estatal. Según nos dicen, muchas son las causas

de esta falta de calidad, entre las que destacan los bajos salarios que perciben los maestros, muy por

debajo de los que se pagan en el sector industrial a categorías profesionales equivalentes, así como la falta

de promoción profesional de este sector del magisterio y la escasa consideración social que tiene el

maestro en nuestra sociedad, que impide que la función educativa se contemple como una poderosa

herramienta de transformación social.

Tipo de enseñanza que proponen

— Una enseñanza obligatoria de los cuatro a los dieciséis años en un ciclo único, polivalente, coedu-

cacional y con una titulación única final.

— Educación gratuita y financiada con fondos públicos, pero controlada por la comunidad. Una escuela

pública cuyos postulados sean muy distintos a los que informan a la escuela estatal dogmática, autoritaria

y sujeta al Gobierno de turno.

— Enseñanza de calidad que esté en conexión con el entorno social y con el mundo laboral para que

provea a los futuros trabajadores de una formación suficiente y comparable a la de otros países

desarrollados. Así como una educación permanente.

— Eduación pluralista y reflejo de la realidad social en la que se respete la diversidad del alumnado y no

sea factible el proselitismo ideológico.

— Racional, humanista y científica, tecnológica, crítica y comprometida.

— Democrática, con participación en su gestión, administración y control de todos los componentes de la

comunidad escolar.

Desde esta perspectiva el papel de las asociaciones, según la FAPA, estaría en cubrir la necesaria relación

entre el entorno, la familia y la escuela que la ley General de Educación de 1970 ya contemplaba y que es

imprescindible para que los alumnos sean educados según una unidad de criterios dónde confluyan .las

iniciativas de los padres y maestros y para que la escuela entronque con la realidad social que la rodea.

Objetivo general de la Federación

Se centra en el establecimiento de estrechas relaciones de entendimiento y colaboración entre las

asociaciones de padres y los organismos oficiales educativos, para lo que es imprescindible que aquéllas

estén reconocidas oficialmente. De ahí que los puntos principales que marcan el programa de trabajo de la

FAPA de cara a las asociaciones sea: el apoyar a las asociaciones con dificultades oficiales, urgir la

legalización de asociaciones en trámite, tratar de orientar a las asociaciones en sus programas y

procedimientos educativos para facilitar la complementarización de los estudios, aunque sin intervenir en

su vida interna, dictar normas de carácter general para que se conserve la unidad de criterios y proyección

exterior, tratar de que las asociaciones salgan de su reducido entorno y conozcan la situación real del país.

El movimiento asociativo de los padres de los alumnos alcanza unas cotas de representatividad y

reivindicaciones infrecuente en otros problemas sociales

Dentro de su organización interna, la FAPA está trabajando también en .avanzar y profundizar en la

creación de mecanismos que conduzcan próximamente a la gratuidad de la enseñanza, en posibilitar la

eliminación de las permanencias y potenciar la participación de las asociaciones en la Federación hasta el

punto de que la asamblea general de la FAPA está formada por los presidentes y representantes de todas

las asociaciones miembros a razón de un representante de cada cien asociados o fracción, siendo esta

asamblea el órgano expresivo de la voluntad de la Federación y la que nombra a la junta directiva, órgano

de gobierno y con plenitud de funciones representativas, directivas y ejecutivas.

Finalmente, la Federación quiere estar presente en las comisiones de enseñanza creadas a nivel de

ministerios y de Gobierno, como portavoces de los problemas de las distintas asociaciones y para recabar

la necesidad de una auténtica gestión democrática y control de la educación por parte de todos los

estamentos implicados en ella; en este sentido se está tramitando la legalización de un confederación de

AAPPAA, existiendo ya una gestora a nivel nacional.

«Hasta ahora —nos dicen— hemos sido ignorados a nivel oficial, pero gracias a una iniciativa de

Presidencia de Gobierno, en colaboración con el Ministerio de Educación, se ha formado una

subcomisión para abordar la problemática total de la educación y presentársela al gobernador provincial

de Madrid, y en esta subcomisión estamos participando las dos federaciones de Madrid, representantes de

la FERE y asesores del Ministerio.»

Por otra parte, y ante la necesidad de conectar con otras federaciones del Estado para intercambiar puntos

de vista y planteamientos, durante los últimos días del mes de mayo han tenido lugar en Madrid

encuentros de trabajo con otras nueve federaciones.

La Federación Católica de Padres de Familia y Padres de Alumnos de Madrid

Aunque se constituyó en 1932 y jugó durante la II República un destacado papel en la defensa de la

escuela católica, una vez asentado el franquismo su existencia fue meramente formal, ya que sus intereses

estaban bien defendidos por éste. Ha sido desde hace unos tres años cuando, ante la nueva situación que

vive el país, ha vuelto a recuperar su actividad, intentando adecuarse a ella, y renovando sus estatutos y

también la junta directiva.

Desde el pasado.abril tiene personalidad jurídica reconocida por la ley de Asociaciones, reconocimiento

que antes gozaba gracias al Concordato. Está integrada en la Confederación Nacional Católica de Padres

de Familia, quien a su vez mantiene relaciones con diversas confederaciones internacionales. Dentro de la

confederación e.s la Federación de Madrid la que más actividad desarrolla y la que en 1977 elaboró el

documento «Libertad de enseñanza para todos», que junto con otros documentos y una reunión mantenida

con un miembro destacado de ambas organizaciones nos ha servido para elaborar este trabajo.

Tanto las distintas federaciones como la Confederación Nacional constatan la necesidad de participación

de la familia en la sociedad como institución básica de ésta y discrepan y discuten un «proyecto de

Constitución que no reconoce a la familia como núcleo primario de la sociedad», y así lo pusieron de

manifiesto el 3 de junio pasado en la asamblea de juntas directivas de asociaciones de padres de familia y

padres de alumnos de toda España. Esta marginación de la familia de la futura Constitución explica, a su

entender, el que el artículo 26 tenga tantos reparos para explicitar el derecho de los padres a elegir el tipo

de educación qué quieren.

Otro problema que resaltan es la situación económica de muchos centros privados no sólo de EGB y

BUP, sino también de Formación Profesional de 2° grado, la mayoría en manos de la Iglesia, y que

realizando una importante labor en la sociedad se verán forzados a cerrar o a convertirse en centros

clasistas. Por otra parte, y partiendo de que todos los,alumnos tienen los mismos derechos a recibir una

financiación del Estado que les permita acceder a.un puesto escolar con independencia del tipo de centro

en el que se escolaricen, piden que esta financiación se conceda a los padres para proteger su libertad en

la elección de los centros.

Propugnan una educación que posibilite el desarrollo integral de la persona, según sus creencias y

convicciones.

Entienden el pluralismo escolar no como la posibilidad de un pluralismo ideológico dentro de cada

centro, sino como la concrección en diferentes centros de los distintos criterios que mantienen los padres

sobre la educación, de tal modo que cada centro se defina claramente, con un proyecto educativo que se

refleje en los estatutos, por el tipo de hombre que quiere formar.

Están en contra de la escuela única porque posibilitaría el totalitarismo educativo que podría imponer el.

partido en el poder. Defienden la participación de los componentes de la comunidad educativa, que debe

ser administrada conjuntamente por el titular del centro, los padres, los profesores y los alumnos. En esta

gestión conjunta, y según los problemas que se planteen, los distintos estamentos tendrán más o menos

poder decisorio. En cuestiones pedagógicas serán sobre todo los profesores quienes marquen la línea,

mientras que los padres serán quienes principalmente marquen la línea educacional del centro.

Defienden una educación que tenga en cuenta la dimensióntrascendente de la persona, debiéndose

impartir enseñanza religiosa en los centros, tanto estatales como no estatales, donde haya alumnos

creyentes, y cuando los padres manifiesten que no desean que sus hijos reciban esta enseñanza, se les

impartirá una formación ética en las mismas condiciones que la religiosa. Las escuelas que establezcan en

sus estatutos la formación religiosa como uno de sus objetivos estarán facultadas por procedimientos

legales para evitar que la enseñanza del resto de las materias se imparta sin el debido respeto a la creencia

religiosa de los alumnos.

Objetivos

Esta Federación destaca la necesaria consecución de la gratuidad en la enseñanza al menos en los niveles

en que ésta debe ser obligatoria, de los cuatro a los dieciséis años, en un ciclo único y sin discriminación

entre la escuela estatal y no estatal, partiendo del principio de igualdad de oportunidades. Siendo

conscientes de que actualmente esto no es posible piden al Estado que se marque unas metas para

implantar una reforma gradual en el sistema educativo, atendiendo en primer lugar aquellas zonas donde

las condiciones socioeconómicas de los padres lo exijan con más urgencia, pero siempre sin hacer

ninguna discriminación entre unos alumnos y otros, recibiendo cada niño en edad escolar un cheque que

se entregará a la familia para que escolarice a sus hijos en el centro que prefiera.

La Federación es un órgano de trabajo para coordinar todas las acciones que están pidiendo los padres a

nivel de asociaciones. Funciona a través de un junta directiva cuyo presidente es nombrado por los

presidentes de las distintas asociaciones, siendo aquél quien elige a sus inmediatos colaboradores.

Actualmente hay dos vicepresidencias, la de familia, que está trabajando en un documento sobre la

problemática de la familia, y la de padres de alumnos, que elabora el documento sobre la libertad de

enseñanza para todos.

 

< Volver