Educación una inversión inaplazable     
 
 Diario 16.    18/09/1979.  Páginas: 1. Párrafos: 4. 

Educación, una inversión inaplazable

Más de ocho millones de niños se incorporaron ayer a sus respectivos centros de enseñanza preescolar,

EGB, Bachillerato y Formación Profesional. Pero el que podía haber sido un día inaugural de la

normalidad, se ha visto ensombrecido por algunos conflictos localizados y la amenaza de su posible

extensión.

El problema es grave. Todo lo relativo a la enseñanza siempre lo es, pero más cuando afecta a los niveles

formativos primarios. Y el punto de apertura de dichos conflictos lo ha originado un desajuste entre las

previsiones de la correlación profesores-número de alumnos establecida en los presupuestos de

Educación, y la efectivamente producida este curso.

Si hemos alcanzado un nivel europeo, por ahora aceptable, en la provisión de plazas de alumnos que

naturalmente, por edad, acceden a los distintos niveles de enseñanza, en cambio, el nivel óptimo de

escolarización no ha sido mejorado. Las auías siguen estando sobrecargadas de alumnos y el número de

éstos por profesor está todavía lejos de ser el adecuado para una sociedad desarrollada.

El fondo de la cuestión es probablemente más complejo, pero la causa inmediata de la actual situación la

origina el régimen de austeridad aplicado por el Gobierno a toda la Administración del Estado, y que ha

incluido también a los presupuestos de Educación. Y esto es lo que hay que poner en cuarentena. ¿Cabe

hablar de austeridad en los niveles de la formación primaria, donde la inversión no puede ser aplazada?

Creemos que no. Recórtense todos los presupuestos posibles, pero cuanto no se haga ahora por formar a

un niño, no podrá ser remediado más tarde.

 

< Volver