Si el Gobierno no atiende sus reivindicaciones. 
 La mayoría de los colegios privados amenazan con cerrar en enero     
 
 Diario 16.    01/12/1979.  Página: 3. Páginas: 1. Párrafos: 19. 

La mayoría de los colegios privados amenazan con cerrar en enero

La Confederación Española de Centros de Enseñanza (CECE), que agrupa al 86 por 100 del sector no

estatal y suma unos 9.000 centros que agrupan a más de tres millones de alumnos, acordó no reanudar las

clases en enero, en caso de que el Gobierno no atienda sus reivindicaciones, tanto en el orden económico

como ideológico.

Tras resaltar la grave crisis del sector, los dirigentes de la CECE anunciaron que la próxima semana

presentarán ante el Ministerio de Trabajo la solicitud de crisis sectorial.

Madrid — La Confederación Española de Centros de Enseñanza (CECE), que agrupa a la mayor parte de

los centros d.e enseñanza no estatal, anunció ayer que no abrirá sus centros a partir del 8 de enero, si el

Gobierno no les da con anterioridad garantías reales para el cumplimiento de su plataforma reivindicativa.

En una rueda de prensa celebrada en la sede de la CECE, el presidente de la misma, Ángel Martínez

Fuertes, declaró que las reivindicaciones, que fueron presentadas al ministro de Educación y Ciencia para

que las haga llegar al Gobierno, son en defensa de la libertad de enseñanza y para que se haga una

efectiva aplicación de la Constitución.

La plataforma reivindicativa de la CECE contiene los siguientes puntos:

• Garantizar el adecuado desarrollo legal de la Constitución a través del Estatuto de Centros Docentes no

Universitarios y la ley de Financiación, actualmente en fase de aprobación parlamentaria, con arreglo al

principio de igualdad de oportunidades.

• Aplicación, desde el próximo enero, del artículo 124 de la ley General de Educación, en cuanto al

principio de analogía, progresiva del profesorado no estatal con el estatal.

• Creación de comisiones mixtas, con presencia de la enseñanza no estatal en las mismas, sobre todo en

las que estudian el costo real del puesto escolar del Estado y la planificación educativa para la creación de

puestos escolares y dotación de medios y personal de centros estatales y no estatales.

• Urgente libramiento por la Administración de las cantidades pendientes para subvención de los

centros de enseñanza.

• Inmediata liquidación por el Ministerio de Sanidad y Seguridad Social de las cantidades que adeuda

por la recaudación de la cuota específica al Patronato Nacional de Formación Profesional, con la que se

resolvería el problema económico de esta enseñanza.

• Acción concertada para todos los alumnos en los niveles no obligatorios desde el primero de enero de

1980, arbitrando los medios presupuestarios para ello, que evitará la inminente desaparición de la

enseñanza no estatal en estos niveles.

• Inclusión del concepto y cuantificación en los Presupuestos Generales del Estado para 1980 de las

cantidades correspondientes a la atención de los niveles obligatorios y no obligatorios de conformidad

con el coste real, de acuerdo con lo previsto en la Constitución y en la ley General de Educación.

• Exención de todo impuesto a la enseñanza.

Por la libertad de enseñanza

Esta plataforma reivindicativa fue aprobada en el transcurso de una junta general extraordinaria celebrada

los pasados días 27 y 28, en la que se propugnó una nueva política escolar y una enseñanza gratuita para

todos, y se denunció los ataques a la libertad de enseñanza y en favor de la escuela pública lanzado por

diversos partidos y centrales sindicales.

La única solución a la crisis económica planteada que acepta la patronal de la enseñanza privada es la

acumulación de los presupuestos de subvenciones para 1980 en los ocho primeros meses del año,

cubriendo el cuarto trimestre mediante una cláusula transitoria en la ley de Financiación, en la que se

establezca la ayuda directa del Estado a la familia o «bono escolar».

Considera la CECE que los 43.347 millones destinados a subvencionar la EGB en 1980 es insuficiente

para hacer frente al crecimiento del índice de consumo y para cumplir los plazos de la gratuidad, con lo

que habría que añadir a las previsiones de los presupuestos 66.798 millones.

Condiciones innegociables

Asimismo, la gran patronal de la enseñanza considera no negociables: el derecho de los padres a elegir el

tipo de educación que deseen para sus hijos, el derecho de toda persona física o jurídica o crear y dirigir

centros docentes; el ideario de cada centro, la igualdad de trato de centros, estatales y no estatales, la

igualdad de oportunidades para los alumnos, la igualdad económica a través de medios de ayuda directa a

la familia, la igualdad de salario del profesorado. También atacó el presidente de la CECE, padre

Martínez Fuertes, la política estatificadora de la Administración en materia de construcciones escolares.

El presidente de la CECE manifestó que en los próximos días se tiene previsto una concentración de

directores de colegios de toda España en Madrid y que también se baraja la posibilidad de presentar un

expediente de crisis sectorial, de todos los centros adscritos a la CECE, ante las graves dificultades

económicas por la que atraviesan.

Situación insostenible

Se hizo público también, de una encuesta afectuada sobre la totalidad de los centros del sector asociados a

la CECE, en la que un 60 por 100 de los mismos señalan que su situación económica es insostenible.

El 81 por 100 de los centros declaran que no podrán sobrevivir en caso de no incrementarse los

presupuestos para 1980 en más del 9 por 100 anunciado. Asimismo, el 70 por 100 de los centros se

mostraron de acuerdo en llegar hasta, medidas límites, como el cierre de los centros, en defensa de las

reivindicaciones.

Por último, los directivos de la CECE subrayaron que la situación de endeudamiento general de los

centros privados y la inadmisible situación de sus empleados hará que se solicite expediente de crisis,

sectorial ante el Ministerio de Trabajo la próxima semana. Añadieron que no hay posibilidad de convenio,

ni para los niveles obligatorios, ni para los no obligatorios.

 

< Volver