Heridos y detenidos que protestaban por la política educativa del Gobierno. 
 Dureza policial contra miles de estudiantes en Madrid     
 
 Diario 16.    07/12/1979.  Página: 2. Páginas: 1. Párrafos: 14. 

Dureza policial contra miles de estudiantes en Madrid

Varios heridos, aún sin contabilizar, más de treinta y seis detenidos que fueron puestos en libertad y

numerosas cargas policiales se registraron en la tarde de ayer en Madrid, en "donde más de cuatro mil

estudiantes se manifestaron contra la política educativa del Gobierno. La zona céntrica de la ciudad

presentó un aspecto casi olvidado, con un despliegue inusual en los últimos tiempos de la Policía. Los

botes de humo, las sirenas, los «saltos» y más atascos de lo normal fue el resultado de la jornada de

protesta estudiantil.

Madrid - El centro de Madrid se convirtió durante las últimas horas de la tarde de ayer en escenario de

cargas policiales contra estudiantes de Bachillerato, Formación Profesional y Universidad, que

protestaron contra la actual política educativa del Gobierno.

Desde la glorieta de Cuatro Caminos hasta Cibeles, pasando por San Bernardo y plaza de Cristo Rey, se

sucedieron «saltos» de estudiantes que interrumpieron en diferentes ocasiones la circulación. También se

instalaron algunas barricadas.

Los enfrentamientos entre manifestantes y Policía fueron violentos, registrándose varios heridos de

diversa consideración entre los estudiantes y miembros de la Policía Nacional.

Cuatro informadores gráficos fueron golpeados y detenidos a pesar de estar debidamente acreditados.

A lo largo de la tarde se contabilizaron más de 36 detenidos, que fueron trasladados al edificio de la

Dirección General de Seguridad. Una vez tomada declaración, los detenidos fueron puestos en libertad.

Ingresada en un hospital

El comité de huelga de la coordinadora de estudiantes informó anoche de la existencia de tres heridos,

uno de los cuales ingresó en la Ciudad Sanitaria Provincial. Precisaron que hasta hoy por la tarde no se

conocerá el número exacto al recibir datos pormenorizados de cada centro de enseñanza. Lo que sí era

seguro, afirmaron, es que «ha habido más heridos, puesto que la Policía cargó con extremada violencia».

También denunciaron varias acciones protagonizadas por personas de ideología ultra contra los

manifestantes. Hubo algunas agresiones y en una de las concentraciones un conductor de un R-5 rojo

arremetió contra la cola de la manifestación provocando por lo menos un herido de consideración.

La Policía utilizó botes de humo y cargó en todo momento contra los estudiantes. Varias organizaciones

políticas, entre las que destaca el PSOE y las Juventudes Maoístas, hicieron públicos comunicados de

protesta ante lo que consideran «intolerables y desproporcionados métodos policiales».

Unos trescientos estudiantes que se encerraron en la Biblioteca Municipal tras una persecución de la

Policía, fueron desalojados del recinto, donde casualmente se encontraba el alcalde de Madrid, Enrique

Tierno Calvan, a cuya protección acudieron. En este lugar fueron detenidas dos personas, quedando en

libertad inmediatamente, tras intervenir el alcalde en favor de los estudiantes.

La calle de Alcalá, desde la Cibeles hasta el Ministerio de Educación, estaba tomada completamente por

la Policía Nacional. Ante la imposibilidad de concentrarse los manifestantes optaron por recorrer la vía

pública en pequeños grupos, que eran disueltos a cada paso por los efectivos policíales, y dirigirse hacia

la calle de San Bernardo, cita de recambio para el caso de que en Alcalá fuera imposible manifestarse.

La movilización resultó espectacular, a causa del amplio despliegue policial, del estrépito de las sirenas

de sus coches-patrulla y de las rápidas y llamativas intervenciones policiales, en medio de grandes

aglomeraciones de tráfico.

Unos veintitrés estudiantes fueron detenidos en el andén del Metro de Banco de. España, donde penetró la

Policía y golpeó con porras a los manifestantes allí cobijados.

La Coruña: Un herido de gravedad

Alrededor de mil quinientos estudiantes participaron en una manifestación celebrada en La Coruña para

pedir la dimisión del rector de la Universidad.

María José Lago Muinos, de quince años, estudiante de BUP, resultó herida por una pedrada. Ingresó en

la ciudad sanitaria Juan Canalejo con la nariz destrozada

 

< Volver