Autor: Cortezo, Jaime. 
 Algunos aspectos electorales. 
 La edad de los votantes y el plazo para la campaña electoral     
 
 Ya.    23/03/1977.  Páginas: 2. Párrafos: 8. 

Algunos aspectos electorales

LA EDAD DE LOS VOTANTES

Y EL PLAZO PARA

LA CAMPAÑA ELECTORAL

CUANDO redacto esta líneas aún no se conoce el texto de la ley electoral, pero

si la referencia dada

después de! último Consejo de Ministros y íaa declaraciones del titular de

Justicia. Reservando mi Juicio

definitivo para después de reflexionar sobre la norma articulada, creo que, en

cualquier caso, puedo

exponer dos discrepancias sobre lo ya anunciado, aunque también quiero dejar

constancia de mi general

satisfacción por las líneas generales que informan esta. ley. ES de todos

conocido que el Gobierno

Suárez hubo de pactar con los sectores más "reformistas" de ia.s Cortes a fin de

conseguir la aprobación

de la ley de Reforma Política, para lo cual tuvo que modificar su proyecto

introduciendo unos elementos

"correctores"; y, con animo de agradar a la oposición, el Gobierno aprovecha la

ocasión de la ley electoral

para acoger en ella. bastantes de 1as aspiraciones qm1 hicimos públicas a través

de la comisión

negociadora, la cual no ha llevado a cabo una verdadera negociación, pero ha

servido como órgano de

explosión de un amplio espectro político que estuvo marginado en el debate y la

votación de la ley de

Reforma Política. Tal vez se podría decir que el Gabinete ha servido de

"intermediario" para concertar

un compromiso entre ¡os partidos políticos que representan a la mayoría de los

españoles y que haga

posible su concurrencia a I¿i* próximas elecciones.

UNA d« mis discrepancias a lo ya anunciado es la limitación en veintiún años

para la participación activa

en las elecciones. Comprendo las dificultades técnico-jurídicas para reducirla a

dieciocho años, y que

nacen del texto de la ley de Reforma Política, en que se considera sólo a los

mayores de edad como

electores.

Pero como la mayoría de edad está fijada en el Código Civil, hubiese bastado un

decreto-ley rebajándola

en tres años. Esta invocación a la práctica legislativa median tu decretos-leyes

no es antidemocrática, si se

tiene en cuenta la naturaleza de las actuales Cortes y la urgencia con que ´hay

que ofrecer a la nación la

posibilidad de darse sus leyes políticas.

Mi deseo de que los mayores de dieciocho años hubieran participado en las

próximas elecciones no es un

capricho ni un argumento demagógico. Se funda en que las futuras Cortes van a

ser eminentemente

"constituyentes" y por ello fijarán las bases políticas para un dilatado tiempo,

en oí que estos muchachos y

muchachas — ahora excluidos— habrán de ejercer loa derechos y cumplir las

obligaciones que emanen

de 3a nueva Constitución. Además, la juventud actual de dieciocho años ya ha

adquirido una formación

que antes no teníamos a su edad, .siendo de señalar que los que trabajan gozan

de mayoría de edad

laboral y que los que estudian .se están comprometiendo en unas disciplinas que.

en su día, serán base de

su profesión. Su marginación electoral deja de comprometerlos tan directamente

Jaime CORTEZO

* * *

(Continúa cu pág. sigte.)

(Viene db» fa pág. anterior)

como al resto de los ciudadanos.

LA otra discrepancia que hoy expongo es la limitación a tres semanas de la

campaña electoral oficial.

Este reducido periodo puede ser válido en situaciones normales y para elecciones

ordinarias. Pero hoy nos

encontramos ante una sustitución de régimen político y con una gran

desinformación del pueblo a causa

de los ultimas años.

Tampoco los actuales partidos políticos de la oposición tienen unos dispositivos

tan eficaces como para

realizar una ´completa campana electoral en tres semanas. Bien sé que podemos

iniciar—y de hecho ya lo

venimos haciendo—la fase preelectoral de difusión de nuestros idearios, pero

ahora no gozamos de las

mismas facultades que en el periodo oficial y tampoco la autoridad sobre esta

materia es la misma que la

que regulará los derechos y obligaciones durante la campaña, y que será—según

las notas difundidas—

neutral y con participación de los partidos políticos." También es de sospechar

que hasta que se abra

oficialmente la campaña no ae podrán utilizar en plan de igualdad los medios de

difusión dependientes

del Estado.

Si—como se deduce de las notas de la prensa—esta limitación * tres semanas de la

campaña electoral no

estuviere incluida en la ley electoral, me permito sugerir la conveniencia de

ampliarla, a fin de que el

ciudadano adquiera una mayor información antes de emitir un voto tan

trascendental como el que ha de

efectuar.

Jaime CORTEZO

 

< Volver