Seminario sobre Libertad en la enseñanza. 
 La educación margina si no permite entender el mundo  :   
 Garrido Falla: el ámbito de ejercicio de la libertad de cátedra se desarrolla en los límites de la enseñanza oficial. 
 Ya.    23/10/1979.  Página: 42. Páginas: 1. Párrafos: 6. 

La educación margina si no permite entender el mundo

Garrido Falla: "El ámbito de ejercicio de la libertad de cátedra se desarrolla en los límites

de la enseñanza oficial"

"Creo que un altísimo porcentaje de lo que se llama "marginación" viene de que la educación de los niños

y muchachos no les permite entender el mundo en que van a vivir y tomar posesión de él", dijo Julián

Marías en la apertura del seminario sobre "Libertad en la enseñanza" programado por la Fundación de

Estudios Sociológicos (FUNDES), en la que se trata de abordar el tema desde perspectivas teóricas y

científicas.

La creación de tales "marginados"—añadió—se hace, a veces, por desconocimiento o torpeza, pero en

muchos casos es liberado, ya que se trata de elaborar "inconformistas". Pero esto es un error, porque para

ser verdaderamente inconformistas hay que serlo en concreto.—nada hay más ilusorio que oponerse "a

todo" a esa incontrolable realidad que se llama "las estructuras"— y ello supone el conocimiento y la

posesión de eso que se quiere transformar o modificar, su aceptación como realidad (aunque sea para

encontrarla inaceptable). Al contrario, esa oposición universal y abstracta es la condición para el más

pasivo conformismo, el terreno apto para toda manipulación, ya que el joven que entra en el mundo

histórico en esas condiciones no tiene a dónde agarrarse, no tiene asideros desde los cuales resistir

críticamente y sigue con extraña docilidad la primera doctrina que se le presenta de forma autoritaria, y

excluyente, con la actitud de "ex comunión" y desprestigio del que no la acepta, con descalificación

precisamente de su juventud."

La libertad precisa un punto de apoyo

"La enseñanza para la libertad—"prosiguió—exige la posibilidad de una instalación desde la cual ejercer

esa libertad. El mundo en que el joven ingresa tiene que ser, a la vez, coherente y abierto; es decir, tiene

que componer una figura "habitable" en la cual se pueda estar, desde la cual se pueda proyectar; pero sin

la implicación de que no hay otra cosa (a lo sumo, el error y las tinieblas exteriores), tentación de todos

los totalitarismos."

El catedrático de Psicología José Luis Pinillos trató el tema de "La libertad en los contenidos de la

enseñanza". Señaló que para abordar la cuestión con un mínimo de rigor hay que considerar una serie de

coordenadas que lo limiten y concreten. Estas eran: la perspectiva evolutiva (los grados de libertad del

alumno varían con su edad y nivel intelectual, limitando subjetivamente la capacidad de elección a que

debe ajustarse el proceso en los distintos nivelas de enseñanza), la naturaleza y diversidad de los

contenidos (en cada área de la enseñanza hay que presentar al alumno un repertorio de teorías, problemas

y métodos alternativos que posibiliten la libertad de elección personal en un marco de opciones

fundamentales), el método (el antídoto más simple contra la manipulación sectaria consiste en hacer una

oferta informativa imparcial que dé noticia de la historia de los problemas y de su situación en el

presente) y los criterios de interpretación es obvio, al menos en las humanidades, que junto a la

presentación articulada de los nucleos informativos básicos se precisa poner al descubierto los sistemas

de valores e ideologías subyacentes en cada posición principal).

La libertad y sus terrenos

Fernando Garrido Falla, catedrático de Derecho Administrativo, abordó el tema "Libertad de enseñanza y

libertad de cátedra", que se entronca en la actualidad de estos días previos a la discusión en las Cortes de

textos legales que le afectan.

Puntualizó que la frase consagrada por la Constitución es la de "libertad de cátedra" y no la de "libertad

de expresión docente". Nuestra Constitución —precisó—vuelve al Estado no confesional. La

consecuencia, dice, será que en los centros oficiales ningún profesor estará condicionado en la

explicación de en disciplina por dogmatismos religiosos o de escuela filosófica determinada. Utilizar la

libertad de cátedra, por ejemplo, para convertir una escuela oficial en un centro confesional de signo

distinto, también podría ser anticonstitucional.

¿Qué ocurre entonces con la libertad de cátedra en los centros privados? Sería un razonamiento falaz

pretender que aquí el profesor, por no ser funcionario, estaría protegido por dos libertades superpuestas.

Sólo sería así si actuase como fundador de su propia escuela. Aqui su libertad empezaría donde acaba la

del otro: los padres y el creador del centro. El centro docente privado confesional, una vez creado, tiene

derecho a defender su propia identidad. Esta es la conclusión del profesor Garrido Falla: "El ámbito de

ejercicio, de la libertad de cátedra se desarrolla en los límites de la enseñanza oficial."

 

< Volver