Las conversaciones están muy avanzadas. 
 Confianza en la unión de la Democracia Cristiana antes de fin de año     
 
 Informaciones.    09/11/1976.  Páginas: 1. Párrafos: 15. 

LAS CONVERSACIONES ESTÁN MUY AVANZADAS

Confianza en la unión de la Democracia Cristiana antes de fin de año

MADRID, 9.

Confío en que antes de fin de año se habrá producido la unidad de la Democracia Cristiana», ha

manifestado don Fernando Alvarez de Miranda, presidente del Partido Popular Demócrata Cristiano, que

ayer se presentó públicamente a los medios informativos en el transcurso de una rueda de Prensa.

Asistieron a dicha presentación todos los miembros del Comité Ejecutivo de dicho partido: los señores

Alcáraz, Alierta, Alonso Almodóvar, Andreu, Carrascal, Castellanos, Iñigo Cavero, Cudos, Chamón,

Fernando José Gallo, García Roselló, Jaume, Jaunes, Melchor de las Heras, Carlos Moro, Pascual

Sanahuja, Jerez Amado de los Ríos, José Rodriguez, Soler, Tradacete, Vara, Vega, Escandón y Angel

Vegas.

En primer lugar, intervino don Fernando Alvarez de Miranda, quien hizo una exposición de la definición

ideológica de su partido en el contexto de la situación política actual; al referirse a la estrategia de los

grupos políticos, el presidente del P.P.D.C. incurrió involuntariamente en un desliz semántico al afirmar

que «la derecha se disfraga», incidente que provocó la hilaridad de los reunidos que, por supuesto,

entendieron que lo que realmente quería decir el señor Alvarez de Miranda era que la derecha recurría a

diversos disfraces en la actual situación predemocrática.

El presidente del P.P.D.C definió el partido como inspirado directamente en un humanismo cristiano y

orientado a «cubrir un hueco en el ámbito de una Democracia Cristiana, diferenciada respecto a la que el

P.P.D.C. disiente respecto a cuestiones como las propuestas de fórmulas federales de organización del

país y en las alianzas con los comunistas, si bien el P.P,D.C. es partidario de la legalización del P.C.E.,

pero no de la colaboración con el mismo. Seguidamente hizo uso de la palabra el doctor Ángel Vegas,

quien señaló la línea no confesional del partido, la incorporación al mismo de algunos hombres de la

Acción Católica y su convencimiento de que «puede haber demócratas que no sean cristianos, pero no

puede haber cristianos que no sean demócratas».

RUEDA DE PRENSA

En el diálogo que se produjo posteriormente con los periodistas, el señor Alvarez de Miranda señaló que,

como antiguo fundador de Izquierda Demócrata cristiana, podía afirmar que este partido ha desaparecido

englobado en el P.P.D.C. Negó, sin embargo, contacto alguno con los tácitos o el grupo de don Pío

Cabanillas. Respondiendo a una pregunta sobre su actitud ante el impulso que desde el Gobierno, y

concretamente por parte del señor Osorio, se pretendía dar a los grupos democristianos, el señor Alvarez

de Miranda respondió que su partido acepta cualquier iniciativa que favoreciera la unidad de la Democra-

cia Cristiana.

Sobre la unidad de los democristianos, españoles y la participación de este nuevo partido en ella, don

Fernando Alvarez de Miranda dijo. «Estamos dispuestos a hacer lo posible y lo imposible para conseguir

la unidad y una gran Democracia Cristiana.» Reconoció que se mantienen conversaciones tendentes a

dicha unidad, y señaló que éstas se encuentran «avanzadas». Más adelante, precisó que no puede hacerse

esa gran unidad de la Democracia Cristiana sin la participación del Equipo Demócrata-Cristiano del

Estado Español, donde admitió que «hay auténticos democristianos».

Rechazó decir a quién se puede considerar democristiano auténtico, aunque señaló que hay quienes, pese

a que dicen serlo, no lo son. Se refirió también a que de la Izquierda Democrática (Ruiz-Jiménez) les

separa el problema de alianzas con marxistas debido a su permanencia en la Platajunta, y de la Federación

Popular Democrática (Gil-Robles), la concepción federal del Estado. Sin embargo, subrayó que estos

problemas no son insalvables. Sobre Coordinación Democrática, el señor Alvarez de Miranda consideró

que «es un lujo que ya ha dejado de tener sentido».

LEGALIZACION

Otro miembro de la Comisión Ejecutiva del Partido, don Iñigo Cavero, se refirió al tema de la

legalización del partido, y explicó que «está supeditada a la ley electoral y las garantías que ésta ofrezca

de unas auténticas elecciones libres». A este respecto, añadió que «nos gustaría influir en la redacción de

la misma».

Don Fernando Alvarez de Miranda negó mantener contactos con el Gobierno de modo institucional, pero

admitió mantener amistad con algunos de los miembros del Gabinete y conversar con ellos de política.

Negó también que el partido esté apoyado de algún modo por la jerarquía eclesiástica, y estimó que la

Iglesia hoy no apoya a ningún partido, «quizá» —precisó— debido a que la experiencia de la época

anterior le debió resultar poco beneficiosa».

También eludió revelar el número de militantes, aunque manifestó que «estamos muy optimistas y

crecernos muy rápidamente». Por su parte, don Iñigo Cavero señaló que «no tenemos menos militantes

que algunos partidos del Equipo del Estado Español».

PRINCIPIOS

Se repartió a los informadores un folleto conteniendo los «principios y bases ideológicas» del partido, que

según el señor Alvarez de Miranda, no son inmutables, sino que serán, mejorados en los congresos.

— La soberanía reside en el pueblo. El sufragio universal directo y secreto es la única base legítima de la

representación política en todos los niveles.

— España es una realidad histórica enriquecida por la diversidad de sus pueblos. La Constitución

regulará y reconocerá estas peculiaridades sin merma de la unidad nacional.

— Propugnamos un poder ejecutivo fuerte y estable, condicionado por un Parlamento que sea viva y

directa representación de la voluntad del pueblo, manifestada por el sufragio universal y un poder judicial

independiente, basado en el principio de unidad de jurisdicción, que sea garantía del respeto y

cumplimiento de las leyes.

— La economía estará al servicio de la persona y de la comunidad. Se fomentará la iniciativa privada , y

garantizará la libertad de empresa en cuanto comporte daño social.

INFORMACIONES

 

< Volver