Protagonismo de la Democracia Cristiana en un frente electoral de grupos moderados     
 
 Ya.    22/10/1976.  Páginas: 1. Párrafos: 10. 

22-X-76

Protagonismo de la Democracia

Cristiana en un frente electoral de grupos moderados

Ante la no existencia de un gran partido democristiano hay que configurar urgentemente una

confederación de grupos

* Conferencia de] señor Barros de Lis en el Club Siglo XXI sobre «El centro político y la Democracia

Cristiana»

"No podemos menos de comprobar cómo tres peligrosas tentaciones vienen condicionando a los sectores

políticos más diversos desde noviembre de 1975: hacer desde el Gobierno Un partido gubernamental, la

tentación de la oposición histórica o rupturista de hacer un frente popular y, por parte de la derecha

conservadora, hacer un frente nacional continuista. Pero frente a esto, ¿qué es lo que cree, lo que piensa o

lo que quiere la "gran mayoría silenciosa" de los españoles, sin saber si silencio se debe a su prudencia y a

su moderación, a su escepticismo y confusión o simplemente a su incapacidad de reacción?", ha

manifestado don Jesús Barros de Lis Gaspar, abogado y dirigente de Unión Demócrata Cristiana, en la

conferencia que pronunció ayer tarde en el Club Siglo XXI sobre el tema "El centro político y la

democracia cristiana", dentro del ciclo "La Corona y la nueva sociedad española".

Asistieron al acto, entre otras personas, el ministro de la Presidencia, don Alfonso Osorio, y los ex

ministros don Alejandro Fernández Sordo, don Tomás Garicano Goñi, don Alberto Monreal Luque y don

Fernando Suárez González. Hizo la presentación el presidente del Club, don Antonio Guerrero Burgos.

RIESGOS

El señor Barros de Lis dijo que como riesgos de esas tres tentaciones se señalan: un abstencionismo

escéptico en buena parte de los españoles, ante la eventual manipulación electoral, y la polarización y

radicalización de las fuerzas políticas. Y consideró como objetivo político prioritario, para facilitar el

proceso hacia la democracia y para el fortalecimiento posterior de ésta, la estructuración de un centro

político como la mejor forma de neutralizar a las extremas derecha e izquierda y evitar la bipolarización.

A este planteamiento responde la mayoría del país. Dijo también el conferenciante:

* Hay propósito sincero en el Gobierno de hacer la reforma e ir a la democracia, pero el Gobierno

necesita un soporte popular que podría aportarle un movimiento político y de masa que

recogiese a la gran mayoría centrista y moderada.

* No puede concebirse el centro en base a un gran partido centrista, de aluvión, sin base ideológica

precisa, que recoja lo mismo a demócrata-cristianos que a social-demócratas o liberales. Esto sería un

artilugio político artificial y sin posibilidades de obtener la credibilidad necesaria y de sobrevivir mucho

tiempo.

EL CENTRO Y LA DC

* El centro puede y debe ser articulado como una alianza o frente electoral de grupos moderados, de la

que sería eje principal y promotor la democracia cristiana, como la fuerza de mayor potencial previsible

en los sectores sociológicos de la moderación y que, además, tiene una base ideológica que la habilita

para enfrontarse al marxismo, por ejemplo.

* No existe, no es posible a corto plazo, como sería de desear, un gran partido demócrata cristiano,

por lo que hay que buscar urgentemente una fórmula provisional idónea para aglutinar o integrar de

alguna manera a los principales grupos democristianos. Esta fórmula pudiera ser la

confederación o federación de grupos, que, en principio, conservarían su personalidad y

significación propias, así como una cierta autonomía.

* Hay que considerar inmediatamente viable la federación entre los grupos Unión Democrática

Española, pese a su actual crisis interna; Unión Catalana, el Partido Popular Demócrata Cristiano y Unión

Demócrata Cristiana. Para una segunda fase, por realismo, se podría dejar la deseable integración de los

grupos Izquierda Democrática, de Joaquín Ruiz-Gimé-nez, y Federación Popular Democrática, de Gil-

Robles, ya que, de momento, hay tres puntos en los que las diferencias son difíciles de superar: 1.º

Reformismo acelerado frente a ruptuismo más o menos matizado. 2.° Autonomismo regional frente a

imposición del federalismo; y 3.º Colaboración o no con el Partido Comunista. * El frente o alianza

electoral del centro, tal y como se propone, podría ofrecer al pueblo español una opción digna de

credibilidad, que respondiese a los anhelos y a los temores de la masa moderada del país.

 

< Volver