Democracia Cristiana Vasca. 
 Solicita autonomía dentro de la unidad     
 
 Arriba.    27/10/1976.  Páginas: 1. Párrafos: 6. 

DEMOCRACIA CRISTIANA VASCA SOLICITA AUTONOMÍA DENTRO DE LA UNIDAD

(para el País Vasco)

Asimismo señala que no se debe involucrar a la Corona en la reimplantación del concierto

económico en Vizcaya y Guipúzcoa

BILBAO. (Especial para ARRIBA.)—La casi totalidad de los miembros del Comité Ejecutivo de

la Democracia Cristiana Vasca, entre ellos el secretario general de este partido, don Julián

Guimond, se han reunido con representantes de los medios informativos, con el fin de exponer

la situación actual del partido, hacer público su ideario programático, y dar cuenta de que a

mediados del próximo mes de noviembre se celebrará un acto en el que intervendrán los

principales líderes democristianos.

El secretaria general, señor Guimond, expuso los planteamientos de Democracia Cristiana

Vasca de cara a las inmediatas elecciones, así como los criterios que mantiene en relación con

los problemas del País Vasco.

Entre otras cosas, la DC Vasca pidió «autonomía dentro de la unidad, amnistía, bilingüismo,

Universidad vasca desde la realidad actual y que sea interclasista, intervasquista y defensora

de (a propiedad dentro de una economía social».

Finalmente hicieron público el siguiente comunicado: «La ejecutiva de la Democracia Cristiana

Vasca muestra su preocupación ante las noticias de una próxima visita al País Vasco de Su

Majestad el Rey para anunciar la reimplantación del concierto económico en Vizcaya y

Guipúzcoa. Con este motivo, la Democracia Cristiana Vasca hace un llamamiento al Gobierno

para que no implique a la figura del Rey con los trabajos de una Comisión absolutamente

desacreditada.

En vastos sectores de la opinión española se considera el concierto económico como un

privilegio oligárquico, mientras que el pueblo vasco, cuya inmensa mayoría no desea la

independencia de España, sabe muy bien que el concierto, mero pacto recaudatorio, es un

medio totalmente inadecuado para resolver los graves problemas del momento vosco.

Es necesario un período de clarificación, en el que cada partido político se vea precisado a

exponer su opinión sin ambigüedades, tras el cual estamos seguros de que nuestro pueblo se

pronunciará, como siempre, por la libertad y la moderación; es decir, por la autonomía cultural y

política dentro de España, sin aventuras ni utopías. Entre tanto, el Gobierno no debe involucrar

a la Corana en falsas soluciones otorgadas por una clase política de liquidación.»

 

< Volver