El Partido Popular Demócrata-Cristiano, en el centro de la DC     
 
 Ya.    09/11/1976.  Página: 14. Páginas: 1. Párrafos: 23. 

ya.Pag.14

9-XI-76

INFORMACIÓN NACIONAL

EL PARTIDO POPULAR DEMÓCRATA-CRISTIANO, EN EL CENTRO DE LA DC

Con una ideología fundamentada en los valores del humanismo cristiano, se declara partido interclasista,

no confesional • Proclama la vigencia de los derechos del hombre, el pluralismo democrático y la

igualdad de oportunidades •Iniciativa privada y libertad de empresa en cuanto no comporte un daño social

• Sindicatos y asociaciones libres con afiliación voluntaria • Severa legislación en materia fiscal para

modificar el actual sistema • "No puede haber cristianos que no sean demócratas", dijo don Ángel Vegas •

Presentación del ideario y comisión promotora del PPDC, que preside don Fernando Alvarez de Miranda

Con una ideología fundamentada en los valores del humanismo cris-tiano y como partido interclasista no

confesional, para quien son esenciales el respeto y vigencia de Los derechos del hombre, el pluralismo

democrático, la igualdad de oportunidades, la solidaridad activa entre todos y el espíritu universalista, se

presentó ayer en público el Partido Popular Demócrata-Cristiano, que podría situarse en el centro de los

partidos democráticos de inspiración cristiana, y cuya comisión promotora preside don Fernando Alvarez

de Miranda. En el ideario del PPDG se dice, entre otras cosas, que el partido se propone hacer realidad su

programa para construir, con la participación de todos los ciudadanos, una comunidad libre y justa basada

en la dignidad de la persona y su dimensión comunitaria frente a concepciones totalitarias y materialistas

de cualquier signo. Como partido de significación popular propugna una auténtica democracia en la que

el pueblo asuma el pleno protagonismo a través de la participación responsable de todos los grupos

sociales. Y la aplicación de estos principios debe manifestarse fundamentalmente en la Igualdad ante la

ley sin distinción de origen, sexo; estado o religión y en el acceso a los bienes materiales y culturales. Es

indispensable construir una sociedad justa, igualitaria y solidaria.

• REPRESENTACIÓN P O P ULAR.—El sufragio universal directo y secreto es la, única base

legítima de la representación política en todos los niveles. El PPDC aspira a desarrollar nuevas fórmulas

de participación ciudadana en la actividad política, de manera que la presencia del pueblo no quede

limitada al ejercicio esporádico del voto.

• PARTIDOS.—Es necesario reconocer, garantizar y facilitar su libertad de constitución y

actuación.

• PUEBLOS DE ESPADA.—España es una realidad histórica, enriquecida por la diversidad de sus

pueblos. La Constitución reconocerá y regulará estas pecualiarida-des sin merma de la unidad

nacional.

• ESTADO DE DERECHO.—El PPDC. propugna el principio de 1a división de funciones: un

poder ejecutivo fuerte y estable, condicionado por , un Parlamento que sea viva y directa

representación de la voluntad del pueblo, manifestada por medio del sufragio universal, y un poder

judicial independiente basado en el principio de unidad de jurisdicción, que sea garantía del respeto

y cumplimiento de las leyes.

SISTEMA SOCIAL.—El Estado promoverá el bienestar social desarrollando una política eficaz, es-

pecialmente en materia de sanidad, en beneficio de todos y con adecuada coordinación y control; empleo,

completado can un seguro de paro suficiente; educación, respetando el derecho preferente de los padres

en orden a la formación de sus hijos; vivienda, digna y asequible; previsión y seguridad social, extendida

a toda la población, con independencia, de su situación o condición laboral; erradicación de la pobreza;

integración de los marginados en la vida social; promoción del mundo rural, creando condiciones para la

elevación de su calidad de vida en todos los órdenes; igualdad efectiva de oportunidades de la mujer para

intervenir en las actividades económicas, culturales, sociales y políticas del país.

• ECONOMÍA.—Se fomentará la iniciativa privada y se garantizará la libertad de empresa en cuanto

no comporte un daño social. El sector público de la economía deberá ser controlado por los órganos

legislativos. El Estado, a través de una planificación y control, democráticamente elaborados,

Intervendrá activamente en la vida económica con el fin de conseguir los objetivos de justicia y

reforma social. Se pretende la transformación del actual sistema capitalista de empresa por otro

que conjugue la asociación del trabajo con el capital, para lograr una auténtica participación en la

gestión, control y distribución del producto social.

• TRABAJO.—Tanto los trabajadores como los empresarios tienen derecho a constituir sindicatos y

asociaciones libres para la defensa de sus intereses respectivos. La sindicación o asociación será

voluntaria. Órganos conciliatorios de carácter mixto para los conflictos laborales.

• VIVIENDA Y SUELO.—Es necesaria la eliminación de Ja especulación del suelo por medio de

una legislación eficaz y de la socialización, en la medida precisa, del. suelo urbano y urbanizable.

Deberá crearse un sistema de créditos a largo plazo a favor del usuario para facilitar la adquisición

de la vivienda y la promoción de viviendas en alquiler.

• ENSEÑANZA—Libertad de enseñanza a todos los niveles y reconocimiento de los derechos de los

padres a la educación de sus hijos. A este fin se proclaman: el derecho de todos los españoles a una

educación básica y gratuita; el acceso a cada uno de los niveles, superiores a la educación básica

únicamente estará limitado por la capacidad del individuo; libertad para crear y desarrollar centros

educativos, científicos o culturales, así como la autonomía de la Universidad, aunque sea estatal, todo

ello bajo la supervisión del Estado.

• POLÍTICA FISCAL.—Ha d.e arbitrarse una profunda modificación del sistema fiscal, inspirada

en principios de imposición directa y progresiva. Para que está modificación sea verdaderamente eficaz

es imprescindible el establecimiento de una severa legislación en materia fiscal.

• POLÍTICA EXTERIOR.— Principio de cooperación pacífica internacional y plena

participación en el proceso de integración europea.

Como pórtico a la rueda de prensa que siguió a la presentación de la Comisión promotora, el señor

Alvarez de Miranda manifestó que la política democrática no se podría haber hecho sin e.l apoyo decidido

de los medios de comunicación. "La prensa—señaló— está haciendo posible la primavera democrática

española." Seguidamente se refirió a la necesidad de que los grupos políticos clarifiquen sus principios

ideológicos y posiciones estratégicas para acabar con la confusión actual. Y añadió: "El PPDC pretende

ser un partido coherente, es decir, fiel a sus principios en sus actuaciones. No ha tenido sitio en el

franquismo. Sus fuerzas proceden de formaciones democristianas de los años 30, del grupo de estudios,

que fue Afirmación Social Española y de las nuevas generaciones. Pre-tendemos llenar un vacío que

existe en la Democracia Cristiana y ño creemos que la fórmula federal • sea imprescindible para la

articulación del Estado. Somos un partido democrático, pluralista, par-ticipativo y comunitario, que pre-

tende trabajar por la pacificación de los españoles.

A continuación, don Ángel Vegas, catedrático y miembro de la Comisión promotora, explicó los términos

de partido ´-popular" y "demócrata - cristiano". "Popular —dijo—en cuanto propugnamos una auténtica

democracia á través de la participación responsable de todos los grupos sociales. Y demócrata-cristiano,

aunque sea una redundancia. Porque puede haber demócratas que no sean cristianos; pero no puede haber

cristianos que no sean demócratas." Seguidamente, diversos miembros de la Comisión promotora

respondieron a las preguntas planteadas.

• UNIDAD DC.—"Estamos dispuestos a hacer todo lo posible e imposible por la unidad de la

Democracia Cristiana. Porque ésta o se articula en una unidad o no será nada. Los esfuerzos y

conversaciones para alcanzar esta meta van avanzados. ¿Cuándo será realidad? Antes de fin de año puede

haber una DC articulada y potente."

• IDC.—Con la constitución del PPDC desaparece Izquierda Democrática Cristiana. Como se

recordará, éste es uno de los grupos integrantes del PPDC y que, a raíz del congreso de El Escorial se

escindió de Izquierda Democrática, que preside el señor Ruiz-Giménez.

• DIFERENCIAS.—"De los partidos Integrados en el equipo DO nos separan problemas estratégicos.

Con respecto a ID disentimos de su presencia en Coordinación Democrática. Sontos partidarios de la

legalización del Partido Comunista de España, pero no de alianzas o convergencias con él. De Federación

Popular Democrática (partido del señor Gil-Robles) nos separa su absoluta firmeza respecto a la

necesidad del Estado -federal, fórmula ésta que, a nuestro juicio, no debe considerarse como única.

La estructuración del Esr tado debe ser tema a decidir por las próximas Cortes."

• ALIANZAS ELECTORALES. El primer nivel de alianza sería, lógicamente, con partidos

democráticos de inspiración cristiana. Tampoco se descartan otros posi-bles frentes más amplios.

Pero éste es un tema sobre el que es prematuro definirse en estos momentos. Si se va a unas

elecciones libres, dependerá de lo que aconseje el articulado de la ley electoral.

• VENTANILLA.—Si solicitar la legalización del PPDC sirve para algo útil políticamente (es decir,

para participar en unas elecciones auténticamente libres), pasaremos por ventanilla. La decisión, pues,

está supeditada a la ley electoral y a las garantías que ésta ofrezca. En su día, como se recordará, dos

miembros de la Comisión Promotora del PPDC—don José María Tradacete y don Federico

Castellanos—presentaron en el Registro de Gobernación la denominación de Democracia Cristiana.

Pero ello se hizo para evitar que terceros —no miembros del Equipo DC—se apropiaran de la identidad

demócrata cristiana. Pero en esa presentación faltaba la aceptación del orden constitucional vigente. Y

faltaba porque no aceptamos un Registro de Asociaciones Políticas como el actual y porque

propugnamos precisamente la reforma del orden constitucional vigente. Lógicamente, no podíamos

acatar algo que no aceptábamos y que el mismo Gobierno está reformando.

• APOYOS.—El Partido no está apoyado por la jerarquía eclesiástica. La Iglesia, como tal, no apoya a

ningún partido político y lo que quiere es que no la impliquen en nada. No obstante, el PPDC

pretende seguir manteniendo relaciones con ella como con otras instituciones.

MILITANTES.—El PPDC crece rápidamente y no tiene menos militantes que algunos partidos del

Equipo.

• COORDINACIÓN DEMOCRÁTICA.—Un lujo que ya ha dejado de tener sentido.

Finalmente, es de señalar la composición de la comisión promotora del partido: don Fernando Alvarez de

Miranda (presidente), don Rafael Alcaraz, don César Alierta, don José Luis Alonso Almodóvar, don

Enrique Andréu, don Geminiano Carrascal, don Fe-d e r i c o Castellanos, don Iñigo Cavero, don José

Luis Cudós, don Manuel Chamón, don José Gallo, don Fernando Gallo, don Julián García. Roselló, don

Rafael Jaume, don Luis Juanes, don Antonio Melchor de las Heras, don Carlos Moro, don Juan Pascual

Sanahuja, don Ricardo Jerez Amador de los Ríos, don José Rodríguez Soler, don José María Tradacete,

don Julián Vara, don Luis Vega Escan-dón y don Ángel Vegas.

 

< Volver