Primer mítin del Equipo Demócrata-Cristiano     
 
 Informaciones.    01/10/1976.  Páginas: 1. Párrafos: 6. 

PRIMER MITIN DEL EQUIPO DEMOCRATA-CRISTIANO DESPUES DE LA GUERRA

MADRID, 1 (INFORMACIONES).

Los demócratas cristianos queremos hacer la masa contra la que se estrellen aquellos extremismos de la

derecha y la izquierda que quieren ir a la guerra civil, dijo don José María Gil-Robles, presidente de la

Federación Popular Democrática, en un mitin celebrado ayer ante más de tres mil personas convocado

por el Equipo Demócrata Cristiano del Estado Español. Por su parte, don Joaquín Ruiz-Giménez,

presidente de Izquierda Democrática, afirmaría en su intervención: «La Democracia Cristiana ofrece una

opción por la libertad, y por eso pido respeto para los hombres marxistas e incluso vara los comunistas.»

Las intervenciones de los oradores del primer mitin multitudinario y abierto de la Democracia Cristiana

que sé hace en España después de la guerra civil. fueron seguidas con gran expectación por los asistentes,

que interrumpieron en diversas ocasiones con aplausos y preguntas. En e] estrado había sido colocada

una gran pancarta con las siglas que Integran los partidos del equipo Demócrata-Cristiano del Estado

Español

y en la que se leía, en grandes caracteres: "Libertad, igualdad y solidaridad".

RUIZ-GIMENEZ

Don José María- Gil-Robles —que al comienzo del acto rogó a los asistentes mantuvieran un minuto de

silencio "por las víctimas caídas en la lucha por la democracia"— abrió el turno de oradores, haciendo

uso de la palabra en primer lugar el señor Pattins quien afirmó que los demócratas-cristianos de

Latinoamérica desean que España sea un país "donde los viejos puedan vivir sus sueños y los jóvenes

soñar sus esperanzas"... Seguidamente intervino don Antón Cañellas, de la Unió Democrática de

Cata1unya quien afirmó , refiriéndose a la D. C. española: "Somos una fuerza de esperanza, porque

hemos construido ésa esperanza en los difíciles años de la clandestinidad."

Entré grandes aplausos, que se prolongaron durante varios minutos, hizo uso de la palabra posteriormente

don Joaquín Ruiz-Giménez y señaló en primer lugar la necesidad de una autocrítica para los hombres de

la D. C., que en ocasiones no haber situado a veces sus exigencias, a nivel de su condición como tales y

de su fe cristiana, pero que en su filosofía política ofrecen tres opciones fundamentales: paz, igualdad y

libertad. Concretó el señor Ruiz-Giménez el programa inmediato de la Democracia Cristiana en la

libertad de partidos políticos, pidió en tres ocasiones la legalización del Partido Comunista, la seguridad

Jurídica con la desaparición de las leyes represivas y de los Tribunales especiales, la libertad de expresión

y una amnistía completa. Al solicitar el líder de I. D. un aplauso para el ministro de Asuntos Exteriores

por haber firmado el Pacto de los Derechos Humanos, el auditorio dividió sus opiniones, pues un sector

puso de manifiesto que no bastaba con palabras y firmas si éstas no iban acompañadas de hechos

concretos... El señor Ruiz-Giménez afirmó que quería dejar claro que no es marxista.

GIL-ROBLES

Finalmente intervino don José María Gil-Robles y Quiñones, quien señaló que los oradores que le habían

precedido habían dicho ya todo y hablan agotado prácticamente la exposición de los distintos problemas.

Uno de los presentes en la sala le interpeló sobre el divorcio. El señor Gil-Robles contestó que dejaba

para más adelante el tema del divorcio familiar, pero que quería hablar del divorcio del «Equipo

Demócrata Cristiano del Estado Español» con otras fuerzas que se hacían llamar demócrata-cristianas.

Haciendo gala de buen humor en diversos momentos de su exposición, el señor Gil-Robles señaló que el

«Equipo» no podía admitir a aquellos que se llamaban simplemente demócrata-cristianos y no lo

demostraban con hechos o con su trayectoria política durante los últimos años. Que no podían ser

admitidos —sin que ello fuera una postura intransigente—-, aquellos que les habían perseguido no hacía

mucho tiempo. A estos últimos, el señor Gil-Robles les recomendó calma paciencia y que reflexionaran

para no dar un salto en el vacío.

En este sentido se congratu-lo de ciertos pactos que algunos de estos políticos tratan de establecer, y

afirmó que contribuían al esclarecimiento del panorama político para saber dónde, está cada cual Con

respecto a la afirmación formulada recientemente por el líder de una asociación, en el sentido de que una

alianza de centro derecha que se trata de constituir tenía asegurado el 70 por 100 de los votos dijo que

«ese monstruo» no le asustaba en unas elecciones.

 

< Volver