Círculo de estudios jurídicos. 
 Mano a mano de los señores Ruiz-Jiménez y Valero Bermejo sobre el papel del jurista ante la planificación     
 
 Informaciones.    27/06/1973.  Páginas: 1. Párrafos: 8. 

INFORMACIONES

27 de junio de 1973

CIRCULO DE ESTUDIOS JURÍDICOS

"MANO A MANO» DE LOS SEÑORES RUIZ-JIMENEZ Y VALERO BERMEJO SOBRE EL PAPEL

DEL JURISTA ANTE LA PLANIFIACION

MADRID, 27. (INFORMACIONES.) _ El, principio de igualdad y los planes de desarrollo fue ayer e1

tema de un nuevo coloquio organizado por el Círculo de Estudios Jurídicos. Presidió el acto el presidente

del Club, señor Pedrol Rius, y figuraron como ponentes don Joaquín Ruiz-Giménez y don Luis palero

Bermejo.

El señor Ruiz-Giménez comenzó su disertación con una referencia a la complejidad y vaguedad de

significación del principio de igualdad y .propuso como concepto válido del mismo la «atribución

equitativa de bienes culturales, materiales y políticos a codos los miembros de la sociedad».

Aludió el ponente a las desigualdades reales del desarrollo, umversalmente entendido, y se extendió en

consideraciones sobre la prevalencia del hemisferio norte sobre el hemisferio sur en el reparto mundial de

la renta.

LA «TARTA» Y SU REPARTO

Ciñéndose luego al plano nacional español, reconoció que ahora la «tarta» dé la riqueza es mayor que

hace años, pero su distribución no es igualitaria. En materia de renta, «per capita», hay desigualdades que

han sido denunciadas incluso por el Congreso Sindical recientemente celebrado, así como desigualdades

de distribución espacial, de clases sociales, de distribución personal, de sectores económicos, de vivienda,

educación, sanidad, etc. Se refirió el profesor Ruiz-Gimériez: al informe de la O. G. D. E. y lamentó que

ño se haya reparado lo suficiente en el punto que delata la incidencia de la carrera de precios en el

incremento de la desigualdad distributiva de la renta. Citó a García de Blas para ilustrar a sus oyentes

sobre la tensión de los precios europeos y la carrera de las retribuciones, que no alcanzan en España el

mismo ritmo neutralizados

REMEDIOS CONTRA LA DESIGUALDAD

El señor Ruiz-Giménez valoró los distintos hechos examinados a la luz de la ética vaticanista y de los

principios del sistema, político vigente y llegó a la conclusión de que los remedios para la desigualdad

diagnosticada son los cambios estructurales profundos, consistentes en la implantación de un sistema

fiscal progresivo, la transformación agraria y urbanística, asi como la industrial y comercial a escala de

empresas tanto públicas como privadas, el entendimiento de la educación como «servicio público» en

régimen de autogestión ó de cogestión, la plena fiscalización Jurisdiccional de las decisiones de gobierno

en materia de desarrollo y ia liberalización política mediante las reformas institucionales oportunas.

POLÍTICA V REGIÓN

El señor balero, a quién el señor Pedrol ubicó en la categoría de las personas que en España «saben cosas

y se atreven a decirlas», mostró su acuerdo con el señor Ruiz-Giménez en el examen de las insuficiencias

descritas —fisco regresivo, propiedad a la antigua, clasismo educativo y fiscalización de las

desigualdades—, menos en el punto relativo a la situación de las instituciones políticas. Estimó el señor

Valero que el llamado desarrollo político «es el que nos divide». «Dios naga —añadió— que los

españoles dejemos de tirarnos las ideas a la cabeza y aprovechemos un consenso histórico que no exigió

ni exige uniformidad.»

La exposición del ponente comenzó con una crítica de la igualdad —entendida por él como aspiración

mítica—, y opinó que «el hombre de leyes debe tener su piel sensible ante la desigualdad natural del

hombre, pero no debe pretender alterar las leyes que él estudia, aplica y defiende».

Abundó en este punto diciendo que «para el jurista, el principio de igualdad no puede ir más allá de lo que

la ley diga y reconozca».

El resto de la intervención del señor Valero constituyó una crítica contra los planes de desarrolló, apoyada

en texto, de Sáenz de Buruaga. Cuando Abordó el tema de la región, de cuyo desarrollo habla el III Plan,

pese a qué las regiones no están configuradas, lamentó que se haya lanzado a la palestra de la discusión

un concepto tan perturbador como el del Mercado Común y las asociaciones políticas. «No es que me

declare —dijo— antirregionalista; pero si hablamos de un desarrollo regional que luche inequívocamente

para superar las diferencias territoriales de riqueza, no demos ocasión con imprecisiones y equívocos a

otros planteamientos que debemos considerar superados».

OBJECIONES

Terminada la disertación del señor Valero, que por su extensión destruyó las posibilidades de un diálogo

amplia con el público asistente, hablaron para aportar consideraciones propias los señores Escudero

Rueda. Gil Robles (don José María, hijo). Cortezo y García-Trevijano, asi como doña Julia Cominges.

 

< Volver