Autor: Cruz Gutiérrez Gómez, Juan de la. 
 Figuras en punta. 
 Alberto Monreal Luque: En el futuro de España no caben los retrocesos ni las añoranzas     
 
 Ya.    31/10/1976.  Página: 9,11. Páginas: 2. Párrafos: 37. 

Alberto Monreal Luque: "EN EL FUTURO DE ESPAÑA NO CABEN LOS RETROCESOS NI LAS

AÑORANZAS"

"Aún no podemos efectuar un balance comparativo entre la España de Franco y la de la Monarquía" • "En

1969 la situación económica era verdaderamente difícil" • "En mi paso por Hacienda., los gastos y los

ingresos públicos siempre estuvieron al servicio exclusivo de la nación"

"El pueblo español se pregunta si somos capaces de encontrar la convivencia política en paz y libertad" •

UDE contribuirá a la creación de la democracia cristiana

"Alianza Popular entraña incontestablemente graves riesgos políticos" • "Instituir en España una

democracia pluralista es el primer problema del Gobierno"

ALBERTO Monreal Luque ha salido hasta la puerta de su despacho de Tabacalera, Sociedad Anónima,

para dar la mano al periodista, esbozar un saludo cordial y decir: "Pase, por favor, amigo De la Cruz."

Despacho amplio, con mesa de trabajo en una esquina sobre la que se aglomeran papeles y carpetas.

Cordial en la conversación desde el primer momento. La conversación irá posteriormente desvelando ese

visillo, amplio y confortable, cuando Monreal Luque se echa hacia atrás en el sillón, juega con las gafas,

en la otra mano el bolígrafo, y me dice: "No lo comprendo. Palabra de honor que no entiendo qué hace el

señor Silva en Alianza Popular." Traje gris, con chaleco, y por delante una inmensa actividad. Creo que

ante él está, de manera clara y directa, UDE.

—Mi opinión sobre la figura humana de Franco es necesariamente incompleta porque mis relaciones con

él se limitaron a las que existen normalmente entré un ministro y un jefe de Estado. Puedo decir, desde

luego, que su figura siempre me causó un profundo respeto y que en cuantos temas abordé durante mi

mandato mostró una gran preocupación por él bienestar de1 pueblo español. En cuanto a su dimensión

política creo que sólo puede ser juzgada desde el contexto histórico que él vivió. En mi opinión, fue

consciente de la excepcionalidad de las circunstancias que propiciaron su mandato y acaso por ello tuvo

una interpretación fundamentalmente tutelar de la política. Precisamente por estas razones creo que el

franquismo y Franco son dos cosas sustancialmente unidas, y, en consecuencia, soy totalmente escéptico

acerca de la posibilidad de que el franquismo pueda subsistir en el futuro como fuerza ideológica.

Cuarenta años

Cuando responde, trata de ampliar aún más los conceptos. Y cuando en cualquier interrupción uno va y

le pregunta por UDE, o por Silva, por Alianza Popular, Monreal entonces encaja el golpe y ahonda más

en la respuesta. "Esto ha sido, dice refiriéndose a Silva, importante porque ha aclarado posiciones." Dan

las dos de la tarde.

—Hágame un balance comparativo, a nivel social, económico y político de los cuarenta años de la

Hispana de Franco a este primer año de la Monarquía.

—Todavía no podemos efectuar un balance comparativo entre la España de Franco y la España de la

nueva Monarquía, porque carecemos de perspectiva suficiente para ello. La historia de la España de

Franco está ya escrita, con sus defectos y sus virtudes, mientras que la España de la nueva Monarquía es

una esperanza, un ideal o, si usted quiere, un propósito nacional. Es innegable que durante los últimos

treinta y cinco años España ha vivido un proceso de desarrollo económico verdaderamente notable al

amparo de unas circunstancias políticas muy especiales que lo han hecho posible. La his toria de la

España de Franco será recordada, sobre todo, como la historia de la transformación material de España.

Pero es evidente que este proceso de desarrollo no ha ido parejo CON otros objetivos que resultan

imprescindibles para conseguir ei equilibrio y te estabilidad de una nación. Por eso yo creo que el país se

enfrenta ahora, bajo los auspicios de la nueva Monarquía, con la gran tarea de diseñar una España que sea

el reflejo de las inquietudes, las aspiraciones y las verdaderas capacidades de ese gran pueblo que es el

nuestro.

Haciendo en 1969

Monreal es un hombre que en la entrevista guarda una relación cordial y afectuosa. Acepta todos los

partidos "y creo que es un error no aceptar al Partido Comunista, porque no por ello deja de existir."

Gesticula poco.

—¿Cuáles son los problemas fundamentales con que se enfrentó en un Ministerio de Hacienda, harto

difícil y en unos momentos económicos delicados y trascendentales ?

Creo que la pregunta era necesaria.

—Cuando asumí las responsabilidades del Ministerio de Hacienda, en octubre de mil novecientos sesenta

y nueve, la situación económica era verdaderamente difícil; el sistema de crédito oficial estaba cotepsádo

por los acontecimientos de todos conocidos, lo que estaba produciendo una paralización de nuestro puteo

económico. La situación exterior era también grave por el enorme drenaje de divisas y el reducido

volumen de nuestras reservas, lo que provocaba una pérdida progresiva de confianza en nuestra moneda,

que se mantenía dificultosamente ante los anuncios de una devaluación inmediata.

Por otra parte, el Moqueo de renta y la congelación de precios enmascaraban la verdadera situación y sólo

significaban un traslado de las tensiones a ios años siguientes. Esta enumeración señaló inmediatamente

la urgencia de las tareas a realizar.

Equilibrio externo

El conjunto de medidas adoptadas a finales de mil novecientos sesenta y nueve, de forma gradual, para

evitar los riesgos que suponía toda actuación drástica, Itero sostenidas con la firmeza requerida, para el

aseguramiento de su eficacia permitió obtener una rápida mejoría de nuestro equilibrio externo y del

volumen de nuestras reservas exteriores, que no sólo alejaron el fantasma de la devaluación, sino que

hicieron que nuestro signo monetario, respaldado por más de seis mil millones de dólares, se manifestara

en todos los mercados internación ales como una de las divisas más apreciadas, a pesar de que durante

dicho período se produjo la crisis más importante desde la posguerra en el ámbito monetario

internacional.

La ley de Crédito Oficial, aprobada en junio de mil novecientos setenta y uno, volvió a reestructurar la

operativldad del sistema de crédito oficial y la confianza en el mismo, introduciéndose dos disposiciones

de gran trascendencia; la primera, suprimiendo las líneas especiales de redescuento que impedían el

adecuado control de la expansión monetaria, y la segunda, el establecimiento de un coeficiente de

Inversión para los bancos. Al mismo tiempo se proveía al sector exportador de un seguro que cubría los

riesgos tanto comerciales como políticos. La urgencia de las tareas anteriores no me hizo olvidar tos

aspectos tributarios. El informe que presenté en la última reunión de Gobierno sobre los defectos de

nuestro sistema fiscal y las opciones posibles para su solución pretendía conseguir una mayor justicia eo

el reparto de las cargas y una mayor equidad en la distribución de la renta, al mismo tiempo que se

pretendía dotar a nuestro sector publico del poder económico necesario para hacer frente a las urgentes

necesidades de bienes públicos que requiere un país socialmente más justo.

Balance de ministro

—Si usted, como balance de su actuación, se sometiera a un veredicto público, ¿qué respuesta esperaria

del ciudadano medio ?

—Esperaría que mi paso por el Ministerio de Hacienda fuese recordado como un periodo en el que la

gestión de tos gastos y de los ingresos públicos siempre estuvo ai servicio exclusivo de la nación.

Nuestro entrevistado habla de que la oposición también anda poniendo dificultades al Gobierno. Y que

aquí lo que ocurre, a fin de cuentas, es que muchos —¿o todos?, se pregunta uno—quieren el .poder para

ir a unas elecciones con el poder... Creo que es una frase clave. Son momentos en que nuestro diálogo

transcurre corto y vivo, ameno y panorámico. Pienso, no sé por qué, en la oposición. Y en estos

"Apuntes", que lo único que pretenden es hablar con protagonistas y hacer, a la par, un estudio del

franquismo como fenómeno sociopolítico y también un rápido ojeo por la actualidad política.

—A" caballo del difícil panorama político español, ¿dónde está el futuro? Hableme de la fuerza que

pueda tener la Democracia Cristiana.

—Pocas veces en la historia sé hace tan expreso en tiempo presente un cambio de era o de época. Es

difícil que una situación crítca como la que estamos viviendo aflore con toda su realidad a la conciencia

colectiva y que un país sea consciente en el grado que lo es el nuestro de que se encuentra en una

encrucijada trascendental para su futuro. Esta especial circunstancia, el conocimiento de que vivimos

unos momentos intensamente históricos, deben acrecentar la responsabilidad del pueblo español para que

sea más protagonista que nunca de su propio destino.

Paz y libertad

En esta situación, él pueblo español se está preguntando sobre si seremos capaces de encontrar por fin el

camino de una convivencia política en paz y libertad. En esta situación necesitamos, como ha dicho

Sánchez Albornoz, deponer nuestros odios para que nuestro adversario deje de ser nuestro enemigo y

superar la brutal bipolarización política y psíquica que ha caracterizado a nuestra historia desde hace siglo

y medio.

La existencia de un partido demócrata-cristiano fuerte y unido representa, a mi juicio, una garantía clave

para la consecución de ese deseo democrático que comparte la inmensa mayoría de los españoles. Un

gran partido demócrata-cristiano puede representar un elemento esencial para la necesaria vertebración

política de España. Si se consigue crear, se habrá hecho un gran servicio al país y tendrá, sin duda de

ninguna clase, un amplísimo apoyo en la población española.

UDE

—¿Qué es hoy mismo y a nivel de actualidad. UDE? ¿Donde está situado dentro de esa larga y difícil

realidad que son las siglas políticas?

—UDE tiene la posibilidad de ofrecer una línea de actuación política serena en estos momentos tan dalles

a te crispación y a la parcialidad. UDE está demostrando su inequívoca vocación democrática con la

firmeza y solidez que otorgan las posturas hondamente profesadas, al mismo tiempo que contempla

respetuosamente un pasado histórico que no puede licitamente olvidarse. Se trata de un pasado incrustado

ya en la historia española que hay que superar, pero que no es licito injuriar. En el futuro de España no

caben los retrocesos, ni las añoranzas. Sólo se puede caminar con seguridad hacia el futuro dando la

espalda al pasado, pero él pasado debe ser respetado como camino recorrido qué nos permita partir de

nuevo más cerca del punto de llegada, cualquiera que sea el lagar en que se sitúe la meta de nuestra

historia.

Por otra parte, UDE debe contribuir a la creación de ese gran partido de la Democracia Cristiana en el que

se recoja un amplísimo espectro de perspectivas políticas y económico-sociales, todas ellas unidas por el

denominador común de un sentido cristiano de te dignidad y te libertad del hombre y de los principios de

solidaridad que deben informar te vida económica y social de la comunidad.

Sílva-Osorio

Uno, quizá conscientemente, quizás Inconscientemente, relaciona en la distancia los nombres de Silva y

Osorio, y no sabe qué grado de "silvismo" habría en UDE. Le pregunto por las diferencias comparativas

entre el político Silva Muñoz y ese montón de telegramas que llegan a UDE felicitando su negativa a

incorporarse a Alianza Popular. La pregunta iba directa y rápida.

—La decisión de te comisión gestora de UDE jamás se planteó como una alternativa entre Silva Muñoz y

el aluvión de telegramas de felicitación que efectivamente estamos recibiendo, sino entre una afirmación

de los principios y objetivos de nuestro grupo político y un radical cambio de rumbo en favor de una

alianza que parte de otros principios y persigue diferentes objetivos politicos. La decisión mayoritaria de

la comisión gestora, no puede nunca plantearse como una contraposición personal con ningún miembro

de UDE, sino como un testimonio de congruencia política de un numeroso conjunto de ciudadanos que

desea una profunda transformación política de España porque considera que sólo con ella puede

asegurarse una convivencia justa, libre y pacífica al futuro de nuestro pais.

Alianza Popular

—La opinión publica, a niveles muy generalizados, habla de que con la llegada o el nacimiento de

Alianza Papular se vacía un tanto el ritmo de los partidos po1iticos. ¿Qué influencia puede traslucir

Alianza Popular de cara a unas alecciones libres? ¿Qué puede encontrar, en ellos, el ciudadano que busca

democracia?

—Alianza Popular entraña Incontestablemente graves riesgos políticos. Supone, en principio, una

bipolarización, una profunda división del pais entre los nostálgicos del pasado y todos los grupos que

aspiran a una honda renovación de las estructuras políticas del país. Su existencia, como la de algunos

partidos de izquierda, crea la posibilidad de que tas controversias políticas inmediatas se planteen más

que como una normal confrontación electoral, como una difícil guerra constitucional. Su existencia podría

ser un obstáculo para conseguir dé una vez por tonas la legitimación permanente de un sistema político

democrático en nuestro país. Creo que ante esta perspectiva el ciudadano español, ansioso de una

convivencia política estable y democrática, no puede encontrar atractivos en esta alianza conservadora.

Segundo Gobierno

Claro. Claro y tajante, rotundo. Nos interrumpe el teléfono y pide que llamen más tarde.

—¿Con que problemas esenciales se encuentra el segundo Gobierno de la Monarquía?, ¿qué salidas le ve

a los mismos ?

—El segundo Gobierno de la Monarquía se encuentra como primer problema el de llevar a cabo te

transformación constitucional para instituir en España una democracia pluralista tal como es entendida en

la mayor parte de los países occidentales. Transformación que se pretende rea1izar respetando una

legalidad basada en unos principios políticos para asentar en el país una nueva legitimidad informada por

principios diferentes. De aquí derivan las contradicciones y dificultades de esta operación que, por otra,

parte, parece que ha encontrado su camino hacia el éxito.

El otro problema con que se enfrenta el Gobierno es el problema económico. Se trata de llegar a las

elecciones generales sin haber caído en la bancarrota y sin un irreparable deterioro de la economía

española. No es este el momento de adentrarnos en esta problemática. Sólo le diré que es necesario

conocer muy bien lo que se quiere, y llevarlo a cabo con fe y con energía.

Hacemos un .pequeño alto. ¿Lo malo del Paritido Comunista? "El buscarse unos líderes de tiempos muy

atrás." ¿Su futuro político? "En poner mi oficio de economista y mí larga experiencia en política

económica al servicio de las ideas que encarna el partido del que formó .parte y desde el mismo, al

servicío del país. Creo que ya no vivimos épocas de futuros políticos solitarios."

—¿Cual va a ser el futuro de UDE? ¿Que va a representar la separación de Silva Muñoz ?

—La separación de Federico Suva y su integración en Alianza Popular representa, sin duda, una pérdida

indudable para nuestro grupo político, E1 acontecimiento, sin embargo, ha tenido una vertiente positiva:

la existencia misma de Alianza Popular y la actitud de UDE ante la misma tienen un extraordinario valor

clarificador. UDE ha demostrado su postura, incuestionablemente democrática, y renovadora. UDE ha

demostrado que con todo respeto para el pasado no tiene ninguna nostalgia del mismo y sus ojos se fijan

exclusivamente en el futuro. Nuestro grupo no propone reformas para que todo siga igual, no piensa basar

su estrategia electoral en el temor al cambio. UDE quiere y está, dispuesta a asumir un papel activo en el

cambio político hacia una democracia pluralista, y en ella quiere jugar su papel ofreciendo un programa

de decidida transformación económica y social de nuestro país.

—¿Hasta dónde debe alcanzar la reforma política? ¿Cuáles deben ser sus límites?

—La reforma política debe conseguir en una primera fase unas cámaras legislativas elegidas por sufragio

universal, directo y secreto y un Gobierno derivado de dichas cámaras con te tuerza y autoridad que le

otorgue su respaldo democrático. Límites no puede haber otros que los que imponen las exigencias de

libertad y dignidad del ciudadano y los postulados democráticos que han de informar la organización del

Estado. Yo, personalmente, .quisiera una estructura política semejante al modelo más o menos común de

las monarquías europeas. Es decir, un sistema constitucional de tipo parlamentario en el que creo que no

tendrían sentido instituciones como te designación del presidente del Gobierno entre una terna elegida por

el Consejo del Reino o la perduración de un grupo de senadores permanentes como los cuarenta de Ayete,

injustificada herencia del antiguo régimen.

Creo que en el ritmo de la conversación se han dejado patentes varias cosas. Entre ellas, quiénes son

ahora mísmo Monreal y UDE. Cada cosa, en la vertiente de la opinión, es como e1 balance comparativo

de la cara y la cruz. Me acompaña hasta la puerta, Siempre cordial, siempre político, este hombre de

UDE, que me dice:

—Un buen porcentaje dé que Silva fuera en la terna se nos debe a Enrique de la Mata y a mí.

Un apretón de manos. Una nueva sonrisa. He apreciado, lo recuerdo ahora, que Monreal es de los

politicos que en el camino de estos "Apuntes" ha sonreído en varios pasajes de te entrevista.

Juan de la Cruz Gutiérrez Gómez

 

< Volver