Autor: Outeiriño, María Isabel. 
 Gil Robles. 
 La primera vez que me detuvieron fue en Orense  :   
 Yo no puede colaborar más que en un régimen que sea democrático. 
 La Región.    12/01/1976.  Páginas: 1. Párrafos: 28. 

GIL ROBLES

"LA PRIMERA VEZ QUE ME DETUVIERON FUE EN ORENSE"

"YO NO PUEDO COLABORAR MAS QUE EN UN RÉGIMEN QUE SEA DEMOCRÁTICO"

El ex-jefe de la CEDA y ex-ministro de la Guerra llegó ayer a Orense a las siete y media de la tarde en el

"Ter procedente de Madrid. Vino sólo y en la estación le esperaban el procurador orensano don Antonio

Rodríguez, la mujer y una hermana del procesado Sr. Souto González a quien el Sr. Gil Robles defiende

de una acusación de malversación de fondos. Su primera visita fue para su cliente, que se encuentra en la

prisión provisional desde hace meses, y a las nueve y media de la noche, mientras esperaba que le

sirvieran la cena en un hotel de la ciudad de propiedad particular, el Sr. Gil Robles respondió a mis

preguntas con amabilidad, escuetamente, y con una vitalidad, no sé si decir que impropia de sus años.

LO DE ORENSE

—Sr. Gil Robles ¿Por qué ha aceptado usted la defensa del Sr. Souto González?

—Llevo otros casos relacionados con la Caja de Ahorros de Orense, y vi en este caso una muestra más

del modo de proceder de esta entidad. Co mo al mismo tiempo adquirí el convencimiento de la inocencia

de este hombre, a pesar de todas las apariencias, acepté su defensa.

—¿Tiene alguna relación éste caso con esos otros de la "Caja" a los que usted menciona?

—Son distintos.

—¿Qué sabe usted de lo que se ha conocido con el nombre de "Lo de Orense"?

—Yo sé lo que han dicho los periódicos. De lo que yo puedo hablar es de lo que han dicho los periódicos

y del resto, no le puedo decir a usted nada, porque lo que yo pueda conocer por otros asuntos pertenece al

secreto profesional.

— ¿Le atraen de modo especial los casos espectaculares: Matesa, Reace, Avión...?

—No es que me atraigan. Antes deshacerme cargo de ellos me convenzo o no de si son justos o injustos.

Si un caso es justo, lo acepto, sea sonado o no. Eso es lo mismo.

LA POLÍTICA

—El grupo político que usted preresenta en la actualidad "Federación Popular Democrática", ¿tiene

muchos seguidores en Galicia?

—Creo que tiene los suficientes como para que se cuente con dios. En este momento, no puedo precisar

cifras porque cuando los grupos no están reconocidos todavía, no se puede hacer recuento de asociados.

—Esta visita suya va a tener también algún carácter político? —No creo. Va a ser exclusivamente de

trabajo. Procuro siempre no mezclar las actuaciones profesionales con las actuaciones políticas.

—¿Cuáles la postura de su partido respecto a la situación política actual?

—De espera; esperar que se cumplan las promesas de democratización política que se han hecho.

—¿Y cuál es su.postura ante la aceptación o rechazo del partido comunista?

—Nosotros no tenemos nada que ver con el partido comunista, pero nos parece que la táctica del

Gobierno es una mala táctica, porque si reconoce a todos los demás grupos y se niega el reconocimiento

al P.C., le da un beneficio, una prima a la clandestinidad en la que el se mueve también. Parece una

medida hecha para beneficiar al Partido Comunista, aún cuando no sea esta la intención.

DEMOCRACIA CRISTIANA

— ¿En qué medida se puede decir que la democracia cristiana ha colaborado con el Régimen franquista?

—No; la democracia cristiana verdadera no ha sido nunca colabocionista. Son aquellos que se llaman

democrata-cristianos y no lo son. --Se refíerefiere usted a hombres como Silva Muñoz, Ibáñez Martín,

Ruiz Giménez...?

—Me refiero únicamente a los que hayan sido colaboradores del Régimen y no hayan hecho una

rectificación radical de su posición. Esos no los considero como demócrata-cristianos. Y no los considero

yo, ni se les reconoce como tales en los organismos internacionales.

—¿Cómo ve la situación política actual?

- Pues, de espera; de tanteo de unas fuerzas que tienen unas reivindicaciones laborales y en las

que puede haber infiltraciones políticas y de una táctica de Gobierno que todavía está empezando a

aplicarse y que, por lo tanto, tenemos qué esperar a ver lo que pasa.

- ¿Cree usted que tódavía pesa mucho la herencia del franquismo?

—Todavía ocupan reductos, lo cual es lógico después de cuarenta años de .poder.

—Pero, ¿tiene fuerza, poder?

—Fuerza popular, no. Otra clase de fuerza, por los cargos que se ocupan u otros elementos que les pueden

apoyar, sí. Fuerza popular, ninguna.

— ¿Aceptaría algún cargo político en la actualidad?

—No. Es una hipótesis absolutamente absurda.

—¿Por qué razón?

—Porque yo no puedo colaborar, o por lo menos, actuar más que en un régimen que sea democrático y

este todavía no lo es. Creo que hay que darle un margen de espera para ver si lleva a la práctica lo

prometido.

—¿Qué posibilidades hay de que se lleve a la práctica eso prometido, sin un cambio de estructuras?

—Sin cambio de estructuras es imposible. Es una contradicción que no se puede salvar.

--¿Y vamos hacia ese cambio de estructuras?

—Han dicho que van a ir, no puedo decirle a usted más.

EN ORENSE

—¿Es la primera vez que viene a Orense?

—Es la primera vez después de la guerra, pero antes he venido muchas veces. Aquí fue la primera vez

que me detuvieron por orden del Gobernador Civil de la República, el primero de mayo de 1928. Venía a

ver sí podía organizar un partido de derechas, después de la proclamación de la República. Iba yo con un

propagandista que se llamaba Mosquera y nos detuvo el gobernador para, según dijo, protegernos. Me

pusieron en libertad en seguida. Las otras veces vine también para actos de propaganda.

MARIBEL OUTEIRIÑO

 

< Volver