Grupos demócratas-cristianos intentan unirse     
 
   23/09/1976.  Páginas: 1. Párrafos: 4. 

GRUPOS DEMÓCRATA-CRISTIANOS INTENTAN UNIRSE

Los asistentes a la reunión —14, en total, y entre ellos, los señores Barros de Lis, Ortega y Diaz-

Ambrona, Pérez Llorca, Ruiz Navarro, Guerra Zunzunegui, y, en determinado momento de la reunión, el

propio Silva Muñoz—, realizaron un detenido examen de la situación política actual y en especial de la ya

aludida constitución de dos bloques calificados como «derecha continuista» e «izquierda populista». Ante

este planteamiento, los reunidos suscribieron un acuerdo inicial en orden a la constitución, de «una gran

agrupación política de estructura confederativa y carácter popular, de significación democrática y de

inspiración cristiana». A estos efectos ha quedado constituida una comisión de trabajo que hará factible la

convocatoria, a la mayor brevedad posible, de un congreso constituyente.

Al margen de la específica significación de está iniciativa, que tendría de cualquier modo su propia

dinámica, todas las informaciones recibidas coinciden en establecer una muy directa relación entre los

trabajos de aglutinación de las mencionadas agrupaciones democristianas y las personales actuaciones

políticas del presidente de U.D.E., señor Silva Muñoz, quien en los últimos días ha mantenido contactos

con el señor Praga, promotor del pretendido Partido Liberal-Conservador, en el que, según las

informaciones últimamente difundidas, estarían estudiando su posible integración precisamente el señor

Silva, junto con don Cruz Martínez Esteruelas y don Laureano López Rodó.

En este sentido, y según también afirman fuentes cercanas a los mencionados grupos democristianos,

la posibilidad de que el señor Silva Muñoz llegue a concretar su adscripción a la «operación Praga»,

estaría determinando un proceso de decantación en el seno de la propia Unión Democrática Española,

similar —si bien desde planteamientos ideológicos diversos— a la que se estaría produciendo entre

los miembros de Reforma Democrática, ante la orientación tomada últimamente por Praga

Iribarne Según algunos observadores de este proceso, la «salida» del señor Silva Muñoz de

U.D.E., facilitaría la posibilidad de llevar a cabo contactos sólidos con la Federación Popular

Democrática, que preside don José María Gil-Robles. Esta posibilidad podría establecerse con mayor

solidez, probablemente, en el caso de que los grupos mencionados optaran por la suscripción de una línea

odeológica de inspiración netamente democristianá, desechando las opciones de algunos de estructurar

la formación de un «partido de centro», sin ideología confesional definida y resultado de actitudes

excluyentes ante la derecha conservadora y la oposición de izquierdas. Al parecer, una

«confederación» de todos estos grupos podría ser la fórmula de solución intermedia. Por lo que respecta a

los contactos que en estos días mantienen las personalidades políticas que podrían adscribirse al

Partido Liberal-Conservador del señor Fraga Iribarne, y al margen de que en fuentes cercanas a U.D.E. y

a U.D.C. se mantiene todavía la idea de que el señor Silva Muñoz renuncie a adherirse al mismo,

las informaciones r e c i b idas son realmente contradictorias, en orden a las respectivas posturas de los

señores Martínez Esteruelas, López Rodó y Silva Muñoz. Los recelos que parecen detectarse entre dichas

personalidades parecen situar las posibilidades de que en los próximos días se adopten decisiones

concretas en punto muerto.

 

< Volver