Autor: Sopena Daganzo, Enrique. 
 Señor Gil-Robles y Gil-Delgado. 
 Las asociaciones que no son partidos, parten del monolitismo     
 
 Informaciones.    23/05/1975.  Páginas: 1. Párrafos: 6. 

SEÑOR GIL-ROBLES Y GIL-DELGADO:

«LAS ASOCIACIONES QUE NO SON PARTIDOS, PARTEN DEL MONOLITISMO»

Por Enrique SOPEÑA

BARCELONA, 23. - «Las asociaciones parten de un mismo sistema ideológico, que se pretende

continuar: Movimiento. Si una asociación es política tiene que reflejar una ideología, y ello, por

definición, es un partido. Las asociaciones que no son partidos quieren decir que parten del monolitismo.»

Con estas palabras criticó don José María Gil-Robles y Gil-Delgado - hijo del ex ministro de la C.E.D.A.

- el Estatuto de asociaciones políticas, durante su conferencia pronunciada anoche en el Colegio Mayor

Abad Oliva, dependiente de la Asociación Católica de Propagandistas.

Respecto al tema de la sucesión, el señor Gil-Robles dijo: «Algunos han intentado el asociacionismo

como "caballo de Troya" para hacer reformas dentro del sistema. Es el caso de Fraga y de la U. D. E., de

Silva Muñoz; pero los intentos no tienen vida legal y está por demostrar que pueden ser algo más que

clubs. Por ello se puede ser al mismo tiempo de Fraga, Silva y Cantarero. Y esto explica que todos digan

tener seguros veinticinco mil asociados. Esta minoría reformista quiere hacer las reformas por cauces

constitucionales, pero no pueden apelar a la mayoría del sistema porque sería saltar a las trincheras

contrarias. No soy monárquico, ni republicano de corazón, sino accidentalista en la forma de Gobierno.

Lo que está claro es que la sucesión, si es a corto plazo, puede contemplar después una revalidación con

consulta popular. No hay instrumentos políticos válidos sin consultas populares. La institución

monárquica puede ser secuestrada por una parte del sistema o bien tener un respaldo si viene de la mano

de la democracia. El dinamismo del país puede vencer resistencias.»

Posteriormente se celebró una cena reducida, a la que asistieron representantes barceloneses de distintas

tendencias.

Interrogado en «La Vanguardia» de ayer por el periodista don Jorge Doménech, el señor Gil-Robles y

Gil-Delgado precisa que no es intención de la P. P. D. resucitar la C. E. D. A., «sino hacer un grupo

político que defienda la ideología democristiana adaptada a las actuales circunstancias». Tras afirmar que

no desean practicar sucursalismos en las distintas regiones del Estado español, el señor Gil-Robles y Gil-

Delgado puntualiza que tanteo los militantes de la U. D. E. del señor Silva Muñoz como los Tácitos no

son demócrata-cristianos y que en esta corriente sólo se hallan los que se engloban tanto alrededor del

señor Ruiz-Giménez como de su padre.

Respecto a las reformas necesarias en el Estado español, el señor Gil-Robles contempla dificultades si se

pretende seguir el camino de la reforma constitucional.

TRIAS SAGNIER

En cambio, ayer, al mediodía, don Jorge Trías Sagnier - promotor del denominado Centro Derecha

Democrático - volvió a defender públicamente la posibilidad y conveniencia de una reforma

constitucional. El señor Trías Sagnier asistió, como invitado de honor, a los tradicionales almuerzos que

organiza la Liga Europea de Cooperación Económica y habló en torno a las relaciones España-Mercado

Común. El joven abogado sostuvo que, a través del mecanismo previsto en las leyes actuales del

referéndum, se puede llegar - cumplidas las previsiones sucesorias - a un sistema democrático con

reconocimiento de los derechos humanos, partidos políticos, oposición, etc. «Sólo así España podrá

ingresar en la Comunidad Económica Europea.»

El directivo de la Liga señor Ferrer Salat - importante empresario catalán, presidente del Banco de Europa

- añadió que los problemas españoles son más políticos que económicos y que la imprevisión de futuro

crea incertidumbres que frenan las inversiones en nuestro país.

 

< Volver