Por el crack del Banco de Crédito Comercial e Industrial. 
 Roma: El Fiscal pide más de cinco años de cárcel para el señor Gil Robles     
 
 Informaciones.    30/03/1973.  Páginas: 1. Párrafos: 7. 

POR EL «CRACK» DEL BANCO DE CRÉDITO COMERCIAL E INDUSTRIAL

Roma: El fiscal pide más de cinco años de cárcel para el señor Gil Robles

ROMA, 30. (EFE.) - El fiscal en el proceso por el «crack» del Banco de Crédito Comercial e Industrial

que se está celebrando ante la primera sección penal del Tribunal de Roma ha pedido la condena de todos

los imputados miembros del Consejo de Administración del Banco, por falsedad en el balance y por falsas

declaraciones a los socios.

En particular, el acusador público ha solicitado la condena de Primo Bacchini a siete años y nueve meses:

de Alfonso Spataro, hijo del ex ministro democristiano Giuseppe Spataro, a cinco años y once meses; de

Gil Robles, a cinco años y siete meses; de Virgilio Cartotti, a cinco años y un mes; de Junio Valerio

Borffhese y del suizo Hugo Hermann, a cuatro años y diez meses, y de Beno Marinelli, a un año y diez

meses.

Como penas accesorias, el fiscal ha pedido para Gil Robles, Bccchini, Spataro y Cartotti, la interdicción

perpetua de los cargos públi cos, y para Borghese y Her-miinn, la interdicción por cinco años. En fin, el

magistrado ha pedido para todos los acusados la interdicción per diez años de todo cargo directivo,

incluso privado.

Durante su intervención, el fiscal ha puesto de relieve las presuntas responsabilidades de los imputados,

atribuyendo a sus erróneas especulaciones la causa del «crack» del Banco. «Con sus iniciativas

financieras arriesgadas - ha dicho -, los dirigentes del Banco derrocharon miles de millones de liras,

dando lugar a un enorme déficit, que produjo un grave daño a los pequeños ahorradores que tenían

depositados sus fondos en el Banco.»

La próxima vista del proceso, en que tendrá la palabra la defensa, se celebrará el día 3 de abril.

Cuando en marzo de 1971 comenzó el proceso por el «crack» de la Banca de Crédito Comercial e

Industrial, en el que el juez instructor acusó a los ex dirigentes y consejeros de la citada Banca de

falsedades en balance, apropiación indebida agravada, reparto ilegal de beneficios y violación de las

obligaciones propias de los administradores, don José María Gil Robles, que se encontraba entre los

acusados, desmintió categóricamente su implicación en el «affaire».

Según la versión del señor Gil Robles, la Banca de Crédito Comercial e Industrial estuvo manejada por un

grupo denominado Sociedad Financiera Italiana la cual había cometido una serie de irregularidades con

balances falsos que databan del año 1962. En enero de 1963, una sociedad luxemburguesa llamada

Holding Bancaria y Financiera Europea, en la que había capital de distintas procedencias, y de la que era

asesor, adquirió todas las acciones de la Banca de Crédito Comercial e Industrial. Esta operación - según

el señor Gil Robles - se efectuó sobre la base de un balance cuya exactitud fue confirmada por la

intervención del Banco de Italia.

Una vez adquiridas esas acciones se nombraron distintos miembros del Consejo de Administración, que

pusieron al descubierto las irregularidades cometidas por la anterior sociedad. Don José María Gil Robles

fue consejero por espacio de breves semanas en el mes de mayo de 1965 : intervino precisamente para

llevar a cabo la liquidación de la Banca junto con el interventor del Estado italiano. Dicha liquidación se

firmó en junio de 1965, y como consecuencia del expediente de la misma se abrieron las investigaciones

judiciales.

Esta versión del señor Gil Robles disiente de la del acusador público del proceso, que atribuye a las

«erróneas especulaciones de los acusados» la causa del «crack» del Banco.

30 de marzo de 1973

 

< Volver