Autor: Sáenz-Díez, Margarita. 
 Importante operación política en Cataluña. 
 Liberales, cristianodemócratas y socialdemócrtas pueden formar bloque con UCD     
 
 Informaciones.    19/09/1977.  Páginas: 1. Párrafos: 5. 

IMPORTANTE OPERACIÓN POLÍTICA EN CATALUÑA

Liberales, cristianodemócratas y socialdemóeratas pueden formar bloque con U.C.D.

Por Margarita SAENZ-DIEZ

BARCELONA, 19.

UNA operación similar a la puesta en marcha en Madrid para la creación de la Unión de Centro

Democrático se está desarrollando en Cataluña. Sin embargo, algunas diferencias se observan en relación

con el proyecto que convirtió a la U.C.D. en el partido del Poder. En primer lugar, aquí no hay ningún ex

ministro que se dedique »full time» a coordinar la empresa; en segundo, los grupos que entrarían a

compartir mancomunadamente el espacio político de centroderecha andan escasos de líderes, y en último

término, que la U.C.D. catalana ya se constituyó en su día, aunque no como encuentro de democristianos,

liberales y socio-demócratas, sino como compromiso de personalidades que pocos días antes del 15 de

junio optaron por representar en Cataluña a la opción suarista.

El proyecto es ambicioso, puesto que se intenta acabar con la fragmentación de las fuerzas

democristianas, liberales y socialdemócratas —todas ellas muy minoritarias, a excepción del partido que

encabeza don Antón Canyellas, de una mayor implantación en Cataluña—, que fracasaron rotundamente

en las elecciones. El eje de la operación está situado en la Unión de Centro Democrático, que estaría

dispuesto, por lo que respecta a Cataluña, a modificar parcialmente el rótulo del partido, a constituirse en

partido autónomo que establezca relaciones fraternales con la UCD de ámbito estatal, al estilo de las que

mantiene el P.S.U.C. y el P.C.E.. y a compartir el Gobierno de la formación resultante con los

representantes de las distintas tendencias integradas en su seno.

Aunque las conversaciones se entablaron hace ya algún tiempo, la polarización de la actividad política

catalana hacia la recuperación de la Generalidad ha permitido que fuera desarrollándose sin interferencias,

mientras la U.C.D., acusada en un principio de no catalanista, incluso por los grupos ahora próximos a

ella, se iba convirtiendo en uno de los mas firmes apoyos del presidente Tarradellas. Hasta el momento se

encuentran interesados en esta operación: Lliga de Cataluña (liberales), Centro Catalán (europeístas),

Partido Social Demócrata, algunos miembros del Partido Popular y un importante sector de Unión

Democrática de Cataluña (democristiano).

Es en esta última formación en donde ha estallado el conflicto, precisamente cuando su líder, don Antón

Canyellas, se encontraba en Alemania participando en la celebración del Día de Europa, que ha

organizado el activo obispo de Hasburgo. El sector de democristianos que defiende la integración en este

«centro progresista» es minoritario numéricamente, pero, sin embargo en él se sitúan buena parte de los

«técnicos políticos» del partido. Las tensiones han culminado en la amenaza de abandonar ya si el

Consejo Nacional, máximo organismo dirigente, en su reunión de esta semana, veta la continuación de las

conversaciones. En cualquier caso, el congreso que la D.C. va a celebrar en los primeros días de octubre

puede ser de mucha importancia, sobre todo por la decisión que tome el señor Canyellas, dada la

ascendencia que tiene en buena parte de la militancia. Sin embargo, según las noticias que ha podido

obtener INFORMACIONES, el secretario del equipo D.C. no secundaria, de momento, tales proyectos, a

no ser que fueran aprobados mayoritariamente. La necesidad sentida por una buena parte de la base de

«no desvirtuar el contenido político que le dio nuestro fundador Carrasco y Formiguera» le induciría a no

abandonar la nave, aun a riesgo de convertirse en formación testimonial. Sin embargo, según otras

fuentes solventes consultadas, la cuantía de los créditos concedidos a la D.C. catalana (cien millones)

inducirían a don Antón Canyellas a permanecer al frente del partido en tanto este asunto no entre en vía

de resolución.

De cristalizar el proyecto, el panorama político de Cataluña se vería notablemente simplificado: a la

izquierda, socialistas y comunistas, amén de los pequeños grupos hoy extraparlamentarios; en el centro-

izquierda, la coalición formada bajo los auspicios de don Jordi Pujol, en la que pueden darse también

modificaciones; en el centro-derecha, el «centro progresivo», como le llaman algunos de sus promotores,

y, más allá, Alianza Popular y los grupúsculos de la extrema derecha.

 

< Volver