Autor: Nieto, María del Carmen. 
 Antonio Hernández Gil, nuevo presidente de las Cortes. 
 La constitución no puede improvisarse     
 
 Pueblo.    16/06/1977.  Páginas: 1. Párrafos: 24. 

Antonio Hernández Gil, nuevo presidente de las Cortes

"LA CONSTITUCIÓN NO PUEDE IMPROVISARSE"

MADRID. (PUEBLO, por Maricarmen NIETO.)

«No he dado ningún paso hacia la política ni me considero adscrito a ningún grupo ideológico, Esto

quiere decir independencia; pero en la independencia no veo una puerta de escape para evadirme o eludir

el compromiso, sino el modo de no poner límites a la comprensión de todo y de todos, si bien tengo

inclinaciones y opiniones, de las que no excluyo nunca la duda ni la posibilidad del error.» Esta

declaración fue hecha por el desde hace pocas horas presidente de las Cortes Españolas, don Antonio

Hernández Gil en enero de este año.

El señor Hernández Gil, pacense, nacido durante la primera guerra mundial, licenciado en Derecho por la

Universidad de Salamanca y con doctorado por la de Madrid, con premio extraordinario, es, así se ha

logrado entrever iurante el breve contacto telefónico que ha mantenido con PUEBLO, un hombre amable,

sencillo y hasta podríamos calificar ie simpático, y con sentido del humor.

—Señor Hernández Gil, se lo esperaba? —Sinceramente, no. —¿Pasos inmediatos a dar en su nuevo

cargo, tras el juramento de mañana?

—A raíz de mi juramentó iré al palacio de las Cortes.

—¿Cuándo se constituirán las nuevas Cortes?

—Todavía es prematuro esto para tratarlo, tenga en cuenta que acabo de contactar con el problema, y el

problema es complicado y necesita reflexión, por tanto, no puede improvisarse una constitución.

—Se le considera una personalidad no ligada a ningún grupo político, ¿cree qué esta situación es la mejor

para un presidente, o por el contrario debería pertenecer a alguno?

—El hecho cierto es que no pertenezco a ningún grupo político, y el hecho cierto es que también he sido

designado para este cargo. El qué no pertenezca a ningún grupo político es que respeto absolutamente a

todos.

—Políti c a m e n t e, ¿de quién se siente más cercano?

—Me he definido como independiente, y ,por tanto este tiene suficiente significación para responder a la

pregunta que usted me formula.

—La responsabilidad de presidir unas Cortes salidas xde elecciones generales, que han de echarse a andar

con el antiguo reglamento, ¿le preocupa?

—Me preocupa y ha de ser el motivo más inmer el ¡ato de mis actividades. Pero el antiguo reglamento ha

de canalizar la ley para la reforma politica que es una ley sólo de principios generales. —¿Qué problemas

fundamentales del .país deben regular inmediatamente las nuevas Cortes?

—Pues ésos, los problemas fundamentales, porque la constitución como se sabe es una ordenación

jurídica básica de la que depende la estructura jurídico-política del país.

—Por ú 1 ti m o, señor Hernández Gil, perdónenos, pero éste es un pensamiento general en la redacción,

¿a quién votó´

Suelta una pequeña carcajada.

—Me atengo al secreto del voto, que es un derecho del ciudadano.

Al. margen ya de esta pequeña entrevista, cabe destacar la .no asistencia desde hace varios, días del

nuevo presidente de las Cortes, a las reunio nes de la Junta Electoral Central, reuniones a las que ha

venido asistiendo desde que fue constituida. Esta falta fue notada por los periodistas parlamentarios, y a,

raíz di ese momento s^ comenzó a especular con su nombre como posible presidente de las Cortes. Es-

peculación, ahí está la prueba, confirmada.

El nuevo presidente de las Cortes, catedrático de gran prestigio, independiente, liberal y alejado de toda

inquietud y apetencia política, define a la democracia como a le verdad no perfecta, sino como a la

transigencia y ¡a conciliación que permiten en la misma medida coincidir y discrepar s i n sometimientos

ni agresiones. Nadie carece de una expectativa de poder, ninguno es dueño absoluto. No hay expropiados.

Con respecto a su opinión de distintos personajes del mundo de la política, ha manifestado:

De Joaquín Ruiz-Giménez.—«Con honestidad y valentía ha protagonizado anticipadamente en´ sus

convicciones el cambio político.»

De Enrique, Tierno Galvan. «Afronta siempre con rigor intelectual 4a política en cuanto tema del

razonamiento discursivo y como acción.»

De Manuel Fraga Iribarne.—«Dotado de una extraordinaria fuerza resolutiva, infrecuente en e]

universitario.»

De Car1os Ollero.— «Uno ^e los precursores, con mayor grado de convencimiento de la Monarquía

democrática como desenlace de la situación precedente.»

De José María de Areilza.—«Tiene la visión y ofrece una imagen intercontinental de la Apolítica.»

También resulta interesante conocer su opinión sobre la propiedad privada, tema del que trató

ampliamente en su obra «La función social de la posesión». Según el señor Hernández Gil, como autor,

«la propiedad privada es el precipitado político de un sustrato predominante económico-político. La

posesión tiene una consistencia social mucho más acusada. Mientras la propiedad puede negarse, la

posesión es insuprimible. En el sistema económico capitalista, que ve ligada su perdurabilidad a graduales

transformaciones, la posesión puede constituir el contrapunto humano y social de una propiedad a la par

concentrada y despersonalizada a través de las generalizaciones económico-jurídicas que son el

patrimonio, el capital, el crédito o el dinero. La razón de,ser de la posesión; su sentido institucional, se

encuentra, por tanto, en lo que se aparta de la propiedad, en lo que la corrige y excluye. Es una fórmula

atributiva de la utilización de las cosas atenida a las necesidades comunes de todos los seres humanos. En

una economía socialista con un régimen de propiedad colectiva, estatal o nacionalizada, la posesión

también ocupa un lugar como medio de satisfacer las insuprimibles exigencias de la persona».

Finalizando el párrafo con la frase «la posesión dentro de la sociedad socialista y socializada, cubre las

órbitas de libertad que demanda la persona, si no ha de llegarse a la masificación amorfa destructiva del

ser personal».

El señor Hernández Gil jurará hoy ante el Rey, más/ tarde tomará posesión de su cargo e

inmediatamente convocará y dará normas para la constitución de una mesa provisional en cada una de las

dos Cámaras.

"El hecho de que no pertenezca a ningún partido político se debe a que respeto a todos"

 

< Volver