La catástrofe de ladrilleros     
 
 Informaciones.    16/11/1972.  Páginas: 1. Párrafos: 4. 

EL SEÑOR ESPERABE PIDE LA SEPARACIÓN DE LOS CARGOS DE GOBERNADOR

CIVIL Y JEFE PROVINCIAL DEL MOVIMIENTO

LA CATÁSTROFE DE LADRILLEROS

MADRID, 16. (INFORMACIONES.) — La petición de que se investigue qué tipo de gas ha sido el

causante de la tragedia de la calle de Ladrilleros, en Barcelona, fue dirigida hace días al Gobierno por el

procurador familiar de aquella ciudad, señor Samaranch. El ruego acaba de ver la luz en el «Boletín

Oficial de las Cortes», y tiene el siguiente contenido: ((Ante la repetición de un hecho dramático que ha

vuelto a llenar de dolor y luto a Barcelona, con motivo de la explosión de la calle de Ladrilleros, de la

barriada de Sants, y vista la nota oficial de la Alcaldía de Barcelona que identifica al gas, sin especificar

qué tipo de los que están en uso doméstico, como causante de la explosión, creo un deber inexcusable,

como procurador en Cortes die representación familiar, urgir al Gobierno, a través de V. E., el máximo

rigor y celeridad en el esclarecimiento absoluto de los hechos para determinar qué tipo de gas ha sido el

causante de esta nueva tragedia y prohibir su uso en tanto no se den las garantías absolutas en orden a

instalaciones, conducciones, etc., por parte de los suministradores, garantías que deben estar

rigurosamente contrastadas por la autoridad competente. Con fecha 30 de junio de 1972 dirigí un ruego al

Gobierno pidiendo el rápido esclarecimiento de lo sucedido con motivo die la fatal explosión de la calle

Capitán Arenas, y con fecha 8 de septiembre último (publicada en el "Boletín Oficial de las Cortes

Españolas" del 13 de octubre) se contestó que no había lugar al ruego porque el tema era secreto de un

sumario y estaba sometido a la jurisdicción de los Tribunales de Justicia. El caso que nos ocupa es

idéntico, pero no puede esperarse el largo trámite judicial y exponernos a que otros barceloneses pierdan

su vida o su hogar por no haber determinado exactamente las causas de ambas explosiones.

De todos es sabido que la ley de Enjuiciamiento criminal- concibe el secreto del sumario como un medio

para investigar secretamente unos hechos y descubrir al culpable de los mismos, pero éste difiere mucho

del caso que nos ocupa, en el que se da la circunstancia de verdadera tragedia, primero en la calle de

Capitán Arenas, y ahora en la de Ladrilleros, lo cual invita a reflexionar a los poderes públicos para

intervenir abiertamente, superando etapas, en evitación de que se repitan nuevos casos, que todos

habríamos de lamentar.»

 

< Volver