Autor: Southworth, Herbert R.. 
   El cambio en España, una experiencia única en el mundo     
 
 Diario 16.    20/04/1977.  Páginas: 1. Párrafos: 14. 

Miércoles 20 abril 77/DIARIO 16

El cambio en España,

«una experiencia única en el mundo»

Herbert R. Southworth

Con motivo de su viaje a Madrid para pronunciar una conferencia sobre "El fascismo en España",

invitado por la Universidad Autónoma, el profesor Southworth ha escrito el siguiente artículo para D16.

El cambio democrático que comienza a tomar forma en España tiene un interés especial para estudiantes

de ciencias políticas, porque es .una experiencia única ea el mundo. El fascismo español, ya se le llame

falangismo, jonsismo o nacional-sindicalismo, comenzó con las bases ideológicas que tuvo el nacional

socialismo alemán, o el fascismo italiano, pero el movimiento español evolucionó de una manera

diferente, porque la composición sociológica de la población española y el nivel de desarrollo económico

español fueron diferentes de los otros dos países.

El fascismo español desempeñó un papel poco importante en la España de antes de la guerra civil, creció

fenomenalmente durante los primeros meses de la guerra civil y entonces cayó bajo el control del jefe

militar Franco. La sola raison d´etre del movimiento fascista fue el poder unirse con la Alemania nazi y la

Italia fascista en el asalto contra Inglaterra, Francia y los otros países con imperios, a fin de hacer otra vez

una España imperial. Pero la guerra civil dejó a España en la ruina económica y política y sin poder

participar en la segunda guerra mundial, por lo menos en el frente ocidental. Cuando cayeron la Italia de

Mussolini y la Alemania de Hitler, desaparecieron las ambiciones fascistas imperialistas españolas.

Franco, que era un oportunista político más que un fascista dogmático, había permitido la creación de un

aparato administrativo fascista, porque ni él ni los otros militares tuvieron otras ideas políticas bastante

demagógicas para presentar al pueblo español. Pero los propósitos imperialistas básicos de esta estructura

falangista fueron perdidos y olvidados en la derrota fascista general en Europa. Las estructuras fascistas

en Alemania e Italia fueron extirpadas en la sangre y en el fuego por ejércitos invasores. Los

conquistadores de la guerra contra el fascismo decidieron no derribar ellos mismos la administración

fascista en España y se contentaron con denunciarla, dejando al pueblo desarmado la tarea de demoler el

aparato fascista. La maquinaria represiva, habiendo abandonado sus esperanzas de subyugar a otros

pueblos, se apresuró a ocuparse del pueblo español.

Unidades artificiales

El aparato falangista fue una concepción unificadora con tres elementos: unidad regional (la negación de

la autonomia regional y concentración de poder en Madrid), unidad política (negación del Parlamento

popular y de partidos políticos; movimiento político único), unidad socioeconómica (negación de

Sindicatos controlados por obreros, negación de la lucha de clases y afirmación de la colaboración de

clases). Hasta el día de la . muerte de Franco, el pueblo español vivió en la camisa de fuerza de estas

unidades artificiales.

La supervivencia anacronística de esta estructura fascista único ejemplo en el mundo ha convertido a

España en un laboratorio sociológico de sumo interés, probablemente más apasionante para los

observadores científicos que para los que fueron observados. ¿Como sería desmantelada esta

Administración encostrada? Yo he estado durante muchos meses escéptico de los resultados noviolentos

del proyecto de demolición, pero no hay duda de que muchos progresos han sido realizados en esta

dirección. La rehabilitación del sistema de partidos políticos, incluso el del Partido Comunista, parece

estar en buen camino. El cambio de los Sindicatos verticales en federaciones de trabajo controladas por

los obreros avanza más lentamente, pero de todos modos el problema y la necesidad de una solución son

reconocidas por el Gobierno. Donde menos progreso existe es en el restablecimiento de las autonomías

regionales en Cataluña, en el País Vasco y en otras regiones. Parece que nada puede parar la demolicíón

de la herencia fascista española. Entonces, habrá amnistía total y algo que me interesa egoísticamente,

libertad total de la prensa, con permiso para que mis libros entren en España. (Todos mis libros han sido

escritos para ser leídos por los españoles.)

La pregunta es ésta: ¿Qué será construido en el lugar de lo que está siendo destruido?

El caciquismo debe, desaparecer

Las elecciones tendrán lugar en junio. ¿Ha desaparecido enteramente la institución antigua del

caciquismo? La credibilidad del Gobierno depende en gran parte de la probidad de las elecciones. Yo soy

de la opinión de que una parte de la decisión de las derechas españolas de derribar al Gobierno del Frente

Popular por la fuerza radicó en la determinación del Frente Popular de exterminar el caciquismo en 1936,

hecho qua resulta evidente de una lectura de los debates en las comisiones de actas discutiendo los

resultados electorales en las regiones donde reinaba el caciquismo. Menciono este aspecto del problema

simplemente porque España ha conocido pocas contiendas electorales honradas en su larga historia, y

cuando, por una vez, resultados comparativamente limpios fueron obtenidos, por ejemplo, en 1936, los

que perdieron no los respetaron.

Una razón para el paso relativamente tranquilo desde la Dictadura y la Administración fascista hasta el

comienzo de una vida democrática en España, se halla en la situación internacional. La opinión pública

internacional de hoy favorece, y grandemente, la desaparición de las estructuras fascistas españolas, en

elecciones limpias, y en el estreno de instituciones democráticas. Las presiones internacionales que dieron

la victoria a los ejércitos nacionalistas en la guerra de 1936-1939, no podrían operar hoy. Estas presiones

eran dos: 1) las ambiciones agresivas de la Alemania nazi y de la Italia fascista para dar ayuda positiva a

los nacionalistas en la forma de una intervención militar, y 2) las ambiciones agresivas de la jerarquía

católica romana, sobre todo en Inglaterra y en los Estados Unidos, para dar una ayuda negativa a tos

nacionalistas en la forma de intervenciones en favor de "no-intervención" y "neutralidad". Estas presiones

hoy son inexistentes, la primera completamente, y la segunda en gran parte.

,

La falsa prosperidad económica

Quisiera añadir que la democracia es económica lo mismo que política. La falsa prosperidad española de

los últimos años debe ser reconocida por su verdadero valor. Tuvo por base tres elementos, todos

construidos sobre fundaciones débiles y todos profundamente contra los intereses nacionales. Estos eran:

1) el exilio económico de un millón de trabajadores (en Francia, hoy el nombre de Carmen no hace pensar

al francés en la heroína de Merimée y Bizet, sino en el nombre genérico de la sirviente extranjera); 2) la

venta de las playas y las costas soleadas españolas a extranjeros para vacaciones baratas (atrocidades

arquitectónicas y el Mediterráneo manchado), y 3) las inversiones masivas del capital extranjero en el

mercado del trabajo barato español (con producto subsidiario, la industrialización de Madrid medida

anti-Barceloaa y anti-Bilbao, dejando la bella capital de antes en un feo ejemplo de la contaminación

del aire). Un país que tiene que obligar a un millón de sus ciudadanas al exilio forzado económico para

que sus familiares coman no posee una economía viable, a pesar de la prosperidad de sus especuladores y

de los asociados españoles de los capitales extranjeros.

Pero no es éste el momento de perder confianza en la capacidad del pueblo español para resolver. estos

problemas, una vez reconquistadas sus libertades perdidas: los derechos de organizarse como seres

políticos, como trabajadores, como ciudadanos de regiones. No debemos olvidar que los españoles

fueron, de toda la Europa, los únicos que resistieron los asaltos de las máquinas de guerra fascistas

durante casi tres años.

 

< Volver