Autor: Ferrero Pérez, Afrodisio. 
 Renovación del Consejo del Reino. 
 Mañana, las Cortes elegiran diez miembros del más alto cuerpo consultivo de la nación  :   
 Sus facultades de presentar ternas para presidente de gobierno le convierten en supremo órgano responsable del Estado. 
 ABC.    23/11/1971.  Página: 33. Páginas: 1. Párrafos: 8. 

RENOVACIÓN DEL CONSEJO DEL REINO

MAÑANA, LAS CORTES ELEGIRÁN DIEZ MIEMBROS DEL MAS ALTO CUERPO

CONSULTIVO DE LA NACIÓN

Su facultades de presentar ternas para presidente de Gobierno le convierten en supremo órgano

responsable del Estado. El interés político de esta semana se centra, sin duda, en la renovación del

Consejo del Reino. Los distintos grupos de procuradores en Cortes elegirán, durante los próximos días 24

y 25, a los consejeros del primer Cuerpo consultiva de la nación. El Consejo del Reino constituye una

quintaesencia de las Cortes Españolas. Según el artículo cuarto de la ley de Sucesión a la Jefatura del

Estado, el más alto Cuerpo colegiado de nuestro país está integrado por dieciséis miembros, además del

presidente, de entre los cuales seis son nombrados por razón de sus cargos y diez son elegidos por las

propias Cortes, La misión esencial del Consejo del Reino consiste en asesorar al Jefe del Estado en los

asuntos y resoluciones trascendentales de su exclusiva competencia. Además ejercerá las atribuciones que

le confieren las Leyes Fundamentales. El Consejo del Reino tiene precedencia sobre todos los Cuerpos

consultivos de la nación, y sólo el Jefe del Estado puede pedir dictamen y asesoramiento. La composición

del mismo es la siguiente: el presidente del Consejo del Reino es el de las Cortes Españolas, y son

consejeros natos por razón de sus cargos: a), el prelado de mayor jerarquía y antigüedad entre los que

sean procuradores en Cortes; b), el capitán general o, en su defecto, el teniente general en activo y de

mayor antigüedad de los Ejércitos de Tierra, Mar o Aire; c), el general jefe del Alto Estado Mayor o. en

su defecto, el más antiguo de los tres generales jefes de Estado Mayor de Tierra, Mar o Aire; d), el

presidente del Tribunal Supremo de Justicia; e) el presidente del Consejo de Estado, y f) el presidente del

Instituto de España. Son consejeros electivos diez procuradores en Cortes entre los pertenecientes a los

siguintes grupos: a), dos por el de consejeros nacionales; b), dos por el de la Organización Sindical; c),

dos por el de Administración Local; d), dos» por el de representación familiar; e) uno por el de rectores

de Universidad, y f), uno por el de Colegios profesionales. Una vez efectuada la renovación de los

consejeros del Reino, y prestado el juramento ante el Jefe del Estado, se declarará constituido el Consejo

del Reino. En la misma sesión se propone, de entre sus miembros, al Jefe del Estado un vicepresidente, y.

por otra parte, se elegirá un secretario del Consejo. El cargo de consejero del Reino será incompatible con

el de miembro del Gobierno y con el de vocal de la Comisión Permanente de las Cortes.

FUNCIONES DEL CONSEJO DEL REINO

Entre las funciones del Consejo del Reino se pueden citar las siguientes: propondrá al Jefe del Estado la

terna para el nombramiento de presidente del Gobierno. Esta terna habrá de ser elevada quince días antes

de expirar el mandato del presidente del Gobierno o en el plazo de seis días a partir del cese, si éste se

produjese por cualquier otra causa. Asimismo está facultado para proponer las ternas de nombramiento de

presidente de las Cortes, la de los presidentes del Tribunal Supremo de Justicia, del Consejo de Estado,

del Tribunal de Cuentas del Reino y del Consejo de Economía Nacional. Son, además, atribuciones del

Consejo del Reino, entre otras, las siguientes: 1), estimar por mayoría de dot tercios la posible

incapacidad del Jefe del Estado, cuando ésta haya sido apreciada por el Gobierno, con igual mayoría y,

obtenidas ambas, someterla a las Cortes para que adopten la resolución que proceda; 20, reunirse con la»

Cortes para recibir juramento al Rey o regente y al sucesor —después de cumplir éste los treinta años—,

y proceder a su proclamación, y 3J recibir y tramitar los recursos de contrafuero y proponer al Jefe del

Estado su resolución. Asimismo, el Consejo del Reino asiste preceptivamente al Jefe del Estado en los

Convenios internacionales que afecten a la plena soberanía o a la integridad del territorio nacional;

cuando sea preciso declarar la guerra o acordar la paz; en el supuesto de devolución a las Cortes para

nueva deliberación de una ley aprobada por ellas, y en caso de dimisión de los presidentes del Gobierno,

de las Cortes, del Tribunal Supremo de Justicia, del Consejo de Estado, del Tribunal de Cuentas del Reino

y del Consejo de Economía Nacional. Evidentemente, el Consejo del Reino, como pieza clave del orden

constitucional, se halla en conexión inmediata con las Cortes Españolas, las cuales deben ser siempre

representación genuino, y clara de la nación entera. Porque en la medida en que sea auténtica la

representación de las Cortes y en la medida en que éstas actúen con sentido de responsabilidad, puede

afirmarse que el Consejo del Reino tendrá carácter representativo. De esta manera, cualquier propuesta

que realice tendrá el respaldo de la nación. El Consejo del Reino posee claramente funciones restoras para

integrarse en la gobernación del Estado. Sus facultades de presentar ternas para presidente del Gobierno y

para la designación de los altos organismos de la nación le convierten en supremo órgano responsable de

la estructura del Estado.— Afrodisio PERRERO.

 

< Volver