Autor: Pérez Fernández, Herminio. 
   X Legislatura de las Cortes Españolas     
 
 ABC.    18/11/1971.  Página: 121, 124-125, 128-129. Páginas: 5. Párrafos: 41. 

X LEGISLATURA DE LAS CORTES ESPAÑOLAS

K>´.s/í//« difíi-il csítihlecer el origen, vi nuritniento o los utitei-ede-rite)->f> las Cortes. Lo ijtie .sí está

del todo chira ¡>aru los historiadores «•> ifiir. «cotí mis virtudes y defectos., ron .sus aciertos y MÍS

/«//os. f«s Corí*»/* esfmñolas jw anticiparon en medio siglo u la* inglesas, en uno a lux alemanas y >>»)

o/jío m«"s fi ín.s fruin-esas. En nutteria ¡iolitica -afirma un iwnentrtrísfH—. Esftnña ha dado más de ana

lección a! mundo entero»´

Las Cortes actuales. las de nuestro tiempo, tuvieron su origen en la ley de 17 de julio de 1942,

COTÍ importantes Junciones nacían Jas Cortes, como consecuencia de importantes estudios previos

llevados a cabo por el Instituto de Estudios Políticos. La figura procer de don Esteban Bilbao fue

designada por el Caudillo para ocupar la presidencia A su lado, constituyendo la primera Mesa de las

nacientes Cortes, los vicepresidentes, don José María AHaro y don Luis Carrero Blanco, y los secretarios,

don Mariano Oscrio Arévalo, marqués de la Váida -vía: don Jesús Rivéro Meneses, don Antonio Paguaga

Paguaga y don José Migue! Quitarte Irjgaray,

LAS NUEVE LEGIS1 .ATURAS

El 16 de marzo de 1943. los pi-ocurado-res recién nombrados juraban sus carso?. y ai día siguiente, en

sesión solemne presidida por el Jefe del Estado, quedaban oficialmente constituidas las Cortes Espumólas

dt esta nueva etapa histórica de España ios Presupuestos generales del Estado para 1H44—que rebasaban

Sos diez mil millón?,´- de pesetas—. ?! restablecimiento o>. la .jurisdicción contencloso-aclmlnistrativa.

•a ley Orgánica del Consejo cíe Estado, e} nuevo Código de Justicia Militar y el Fuero de Jos Españoles

son los más sobresaliente? dictámenes aprobados en el transcurso de esta histórica primera legislatura.

El 13 de mayo ele 1946 juraron sus cargos J´--s procuradores componentes de la segun-aa legislatura, y al

día siguiente el Jefe del Estado presidiría la iniciación oficial de sus tareas con un discurso en el que había

de destacar el contraste de una etapa eficaz y constructiva «en que las Cortes—dijo—han estado

ininterrumpidamente abiertas durante tres años», cuando los viejos Parlamentos, en los últimos tiempos,

no llegaban siquiera ni a poder aprobar los Presupuestos.

PRIMERA INTERPELACIÓN AL GOBIERNO

Bajo ese signo tíe continuidad en su trabajo rían laborado, desde su nacimiento, la* nuevas Cortes

Españolas. Aquella segunda legislatura conocería una novedad importante: la introducción en el

reglaMEnto d; :a Cámara de la posibilidad de inu:-velar a ¡os miembros del Gobierno. El 12 de diciembre

de 1946, haciendo uso ds este derecho, el procurador sindica! don Pedro Lámala interpelaba al Gobierno

sobre las actividades financieras de la Compañía Hispano Americana de Electricidad. Sociedad Anónima

´C. H. A. D. E.), contestándole el ministro de Industria y Comercio, don Juan Antonio Suances. El mismo

ministro respondería, en el Pleno del 22 de diciembre de 1947, a un ruego firmado por treinta ,v un

procuradores de ia Comisión de Industria y Comercio, exponiendo minuciosamente la política económica

de su Departamento. La aprobación de las normas de Sucesión en la Jefatura del Eáts.do. en el Pleno oei 7

de julio de 1947, figura como hito especialmente importante de esta legislatura.

A lo largo de la tercera, iniciada por Kranco en un importante discurso el 18 cié tnayo de 1949, las

intervenciones de los .ninistros en respuesta a ruegos y preguntas de los procuradores, se convierten er

actos ya enteramente normales 5 habituales.

Mil cuatrocientas treinta y tres leyes entre ellas sesenta de verdadera trascendencia—lo recordaría e! Jefe

del Estado en su discurso inaugural de la cuarta legislatura, el 16 de mayo de 1952—. constituyen un

elocuente balance de ia ingente labor desarrollada por las Cortes en sus primeros nueve años de existencia

y de trabajo También esta cuarta etapa habia de conocer momentos de singular relevancia, tales como la

aprobaeión del Concordato entre España y la Santa Ssáe y de los Convenios con los Estados Unidos,

textos legales que fueron acompañados de dos importantes mensajes del Jefe deí Estado a la Cámara.

La quinta legislatura, iniciada con la solemnidad habitual el 16 de mayo de 1955,

conoció la incoi´poraGión de España a la> Naciones Unidas, la creación del Instituto Español de

Emigración, la ley de Convenios Colectivos...

En la histórica sesión con que Franco inició la sexta legislatura, el 17 de mayo de 1958. presentó los

Principios del Movimiento Nacional, que quedaron promulgados como ley Fundamental del Reino En el

Pleno del 28 áe julio de 1959 se aprobaría el famoso Plan de Estabilización.

Numerosos e importantes fueron también los dictámenes aprobados a lo largo de la séptima legislatura,

que entró en funciones en junio de 1963 al cumplirse el año jubilar del Movimiento Nacional, «un

régimen cuya vigencia histórica alcanza un cuarto de siglo constituye el arranque de una nueva época de

nuestra historia», afirmaría el Jefe del Estado en el discurso inaugural de las actividades de esta nueva

etapa legislativa.

RELEVO EN LA PRESIDENCIA

El 8 de julio de 1964 se iniciaba la octa -va Legislatura. S5 todas las anteriores habían conocido

momentos de gran relieve para la vida del país, puede áfirmarss que en ésta se iban a producir numerosos

hachos de especial significación. Entre ellos hay que destacar el relevo en la presidencia: en octubre de

1965, don Esteban Bilbao, insigne parlamentario, es sustituido al cabo de veintidós años de regir

certeramente las Cortes Españolas, por don Antonio Iturmendí, cargado también de experiencia política,

con treinta años de vidit pública a sus espaldas y catorce años como titular de la cartera de Justicia.

Trascendental es también la - incorpora -ción de los medios informativos a las sesiones de trabajo de las

Comisiones de las Cortes, que se produjo con ocasión de los debates en torno al proyecto de ley de

Enseñanza Primaria y que. a partir de entonces im contribuido, en forma extraordinaria, a ´divulgar ¡a

importante labor que en la elaboración de las leyes se desarrolla en el seno de las distintas Comisiones de

trabajo. Especialmente relevante fue la sesión plenaria del 22 de noviembre de 1936, en la que. por

aclamación, quedó aprobada la ley Orgánica del Estado, presentada por Franco a la Cámara y sometida,

posteriormente, a referéndum del pueblo español como tey Fundamental.

Esta ley introdujo importantes modificaciones en la constitutiva de las Cortes, especialmente al conferir a

éstas, con la facultad de «preparación y elaboración de las leyes», la de «aprobación» y, sobre todo, con la

incorporación de «dos representantes de la familia por cada provincia, elegidos por sufragio de los

cabezas de familia y mujeres casadas, con lo que se abrió una mayor posibilidad de participación

femenina. Se ampliaba también ia representación de los colegios, corporaciones y asociaciones

profesionales; se establecía que la Mesa fuera designada por elección, salve el cargo de presidente, y

Municipios, qae hasta entonces habían estado representados por los alcaldes de las capitales, podrían

elegir en lo sucesivo su representante, en tanto que las Diputaciones y Cabildos podrían designarlo entre

sus miembros.

Las Cortes Españolas han estado siempre abiertas a la evolución y al perfeccionamiento de la

repressntatividad. La aprobación de la ley Orgánica las convirtió. más verdaderamente, en el órgano de

participación del pueblo español en las tareas del Estado.

El 17 de noviembre de 1961—considerado por Franco como «el año de mayor desarrollo político de

nuestro régimen»—ei Jefe del Estado presidía el comienzo de la novena legislatura, subrayando en su

discurso que ->en el tenaz proceso de creación y perfeccionamiento de las estructuras ai convivencia y

representación de nuestro pueblo, nos encontramos ante una etapa tjue se enriquece con la aplicación a la

estructura de la Cámara de las normas de la ley Orgánica del Estado»...

LOS PROCURADORES FAMILIARES

Allí estaban, en efecto, presentes por primera vez en los escaños del hemiciclo, los procuradores

representantes del estamento familiar que tanta animación´contribuyeron a dar a los debates y a las tareas

legislativas. También esta novena legislatura dejaría marcado su paso con hitos importantes: bastaría la

aprobación de la propuesta hecha por el Jefe del Estado para nombrar sucesor al Príncipe Don Juan Carlos

de Borbón y su juramento, en los días 22 y 23 de julio de 1969, respectivamente, para que esta etapa, que

ahora acaba de terminar, quede especialmente incorporada en los anales de las Cortes Españolas. La

regulación del recurso de Contrafuero, la ley de Secretos Oficiales, la creación del P. O. R. P. P. A., el II

Plan de Desarrollo, la ley Orgánica de la Armada, la ley general de Educación, el Acuerdo entre España y

el Mercado Común, la nueva itey Sindical y últimamente la reforma del reglamento de la Cámara, así

como la Comisión Especial d e Estudio. Información y Propuesta en relación con el asunto Matesa, son

otros tantos hechos sobresalientes de estos cuatro años de actividad legislativa, que ahora acaban de

finalizar. Hay que recordar también, entre las fechas señaladas de esta etapa, la que registra el segundo

relevo en la presidencia de la Cámara. En diciembre de 1969, don Antonio Iturmendi fue sustituido por

don Alejandro Rodríguez de Valcárcel, destacada figura política, que ha sabido poner al servicio de las

Cortes todo su bien probado dinamismo: las sesiones informativas de los ministros ante las Comisiones y

el Impulso dado a la reforma del Reglamento, así como las importantes obras de reforma acometidas en

todo el palacio, y especialmente en el hemiciclo, son aspectos destacados de su incesante actividad.

COMISIONES GENERALES Y LEGISLATIVAS

Las legislaturas duran ahora cuatro años, aunque excepcionalmente podran ser prorrogadas. Cada

legislatura comprende cuatro períodos de sesiones, que se inician en el mes de octubre y terminan en el

mes de julio.

Las Cortes funcionan en Pleno y en Comisiones. En el nuevo reglamento se crean tres Comisiones

generales y quince legislativas. Las primeras son: la Permanente, la de Competencia legislativa y la de

Reglamento. Las segundas se -denominan así: Leyes Fundamentales y Presidencia del Gobierno, Asuntos

Exteriores, Justicia, Defensa Nacional, Hacienda, Presupuestos, Gobernación, Obras Públicas, Educación

y Ciencia, Trabajo, Industria, Agricultura. Comercio, Información y Turismo y Vivienda.

El reglamento faculta también para la constitución de Comisiones Mixtas y Especiales.

RENOVACIONES Y CAMBIOS

De los 561 procuradores que componen la nueva, décima, legislatura, 382 estaban ya en la anterior.

Llegan 194 procuradores nuevos, aunque entre éstos se encuentran algunos que proceden de otros grupos,

ya que las reelecciones han sido abundantes: 111 de los 150 sindicales repiten su presencia en los

escaños; 83 de los 111 de Administración Local, 33 de los 104 familiares, 35 de los 53 consejeros

nacionales por las provincias y 28 de los 40 designados por el Jefe del Estado.

S« dan también varios casos de procuradores que ostentan más de una representación: así, don Torcuato

Fernández Miranda, reúne tres: 1» de ministro secretario general del Movimiento, la de secretarlo general

del Consejo y la de consejero nacional designado por Franco. La doble representación se da también en el

presldente de las Cortes, en el vicepresidente del Gobierno y en los ministros de Asuntos Exteriores,

Justicia, Ejército. Gobernación, Trabajo. Agricultura, comisario del Plan de Desarrollo, Relaciones

Sindicales y Educación y Ciencia. Don Joaquín Bau, como presidente del Consejo d| Estado, es

procurador en Cortes, pero también lo es por designación de Franco.

En el grupo sindical se dan, asimismo, otros seis casos de doble representación y hay otros dos más: uno

eu el grupo de Administración Local y otro en el de Asociaciones, Colegios y Cámaras.

Cinco procuradores en Cortes de esta nueva legislatura*don José María de Oriol, don Nicolás Franco

Bahamonde, don José María Aguirre Gonzalo y los señores García Ribes y Bau Nolla tienen cada uno un

hijo también procurador

AUSENCIAS SENSIBLES

En cambio, la nueva legislatura pondrá de manifiesto ausencias que han de notarse en forma muy

acusada. Basta recordar los nombres de don Manuel Fraga Iribarne, don Luis Valero Bermejo, don

Gregorio Marañen Moya, don Juan Manuel Fanjul Sedeño, don Antonio Riestra," don Fernando Suárez

González, doña Josefina Veglison, entre otros, para evocar etapas y sesiones memorables que registraron

muy brillantes, positivas y eficaces aportaciones de estas personalidades que, por unas u otras causas, no

tendrán un escaño er la décima legislatura, próxima a comenzas*-

LA SEDE DE LAS CORTES

Prescindiendo de antecedentes históricos remotos—que nos hablan de las Cortes de Castilla, de las de

Aragón de Cataluña c de Valencia—y limitándonos a las que asumen, por primera vez, la soberanía

nacional en las famosas Cortes de Cádiz, en 1812, resurta fácil enumerar las diferente? sedes que han

servido de alojamiento a la Cámara legislativa española. Sobre todo ahora que el ilustre escritor y letrado

de las Cortes, don Gaspar Gómez de la Serna. acaba de recoger en un libro cié pocas páginas y mucho

contenido, un compendio valiosísimo de la historia, vida y funcionamiento de esta institución.

Las primeras Cortes constituyentes se establecieron, en plena guerra de la Independencia, en la Isla de

León, hoy San Fernando, de Cádiz. Alli se reunieron ios diputados llegados cié toda España el día 24 de

septiembre de 1810. El lugar elegido para esta asamblea fue el teatro de la localidad que, pese a su

apariencia modesta, fue muy hábilmente dispuesto y adaptado ;>ara los fines parlamentarios, por él

ingeniero de Marina don Antonio Prat, importando el acondicionamiento 20.000 reales más otros 30.000

de indemnización y alquiler a los dueños del teatro, que nunca llegaron a cobrarlos. Don Ramón Lázaro

de Dou fue su primer presidente.

TRASLADO A CÁDIZ

Apenas dos meses más tarde y ante la amenaza que suponía la proximidad de las fuerzas francesas, los

diputados comenzaron E pensar en la necesidad de trasladar las Cortes a Cádiz, por razones de seguridad,

ya que la ciudad se encontraba más resguardada. Se eligió como lugar más adecuado para acoger a

aquellas Cortes trashumantes, el convento de San Felipe Neri, cuya espaciosa iglesia ofrecía un marco

idóneo para las asambleas parlamentarias. Una epidemia de fiebre amarilla, que había aquejado a la

capital gaditana poco antes, y algunos casos de esta enfermedad registrados precisamente en eJ

mencionado convento, retrasaron un tanto la decisión del traslado que, finalmente, fue adoptada el 10 de

enero de 1811 por 60 votos a favor contra 42 adversos, en una sesión cargada de acaloramiento,

acompañada por el fragor de los bombardeos franceses

Puesto que el ingeniero de Marina don Antonio Prat había demostrado bien su capacidad en la adaptación

de! teatro de la Isla de León, se decidió encomendar a su experiencia la transformación que, lógicamente

debía llevarse a cabo en el templo del convento de San Felipe Neri. a fin de dejarlo listo para las

reuniones de los diputados. Esta vez la obra fue más amplia y requirió la inversión de 160.000 reales. El

20 de febrero de 1811 tuvo lugar la última sesión en la Isla de León, y cuatro días má"s tarde se celebraba

la primera en Cádiz. Allí comenzaría, en agosto, la histórica discusión de la primera Constitución

española, que sería promulgada el 12 de marzo de 1812.

VUELTA A SAN FERNANDO

Todavía habían de conocer las famosas Cortes de Cádiz un nuevo traslado, porque una nueva epidemia de

fiebre amarilla—no se puede olvidar que la guerra contra tos franceses ofrecía terreno abonado para e!

desarrollo de estas plagas—iniciada en el verano de 1813 y declarada ya oficialmente en el mes de

septiembre de este mismo año. obligó a los diputados a pensar en la conveniencia del regreso a la Isla de

León. No todos se mostraban conformes..pero la muerte de algunos de ellos, víctimas de la epidemia,

acabó por ponerlos de acuerdo y a primeros de octubre la vuelta al lugar de nacimiento se había

producido ya. Sin embargo, los propietarios del teatro, que aún no habían cobrado ni uno solo de los

30.000 reales que se les adeudaban, negaron el permiso para utilizar el local y las Cortes hubieron de

establecerse para entonces en el convento do los Carmelitas Descalzos, aunque sólo por unas semanas El

29 de octubre las Cortes de Cádiz decidieron suspender las sesiones y trasladarse a Madrid, ya libre de

enemigos. Todavía el 27 de noviembre tuvo lugar la última sesión, desarrollada en la misma localidad

donde las Cortes habían nacido tres años antes.

LAS CORTES EN" MADRID

El traslado a Madrid planteó, de nuevo, el problema de encontrar lugar adecuado para las sesiones, y las

Cortes iniciaron entonces un nuevo peregrinaje: primero fue el viejo teatro, llamado de los Caños dej

Peral, situado junto a la antigua Huerta de la Priora, en el lugar que ahora ocupa e! Teatro Real. El 15 de

enero de 1814 comenzaron allí las sesiones y un mes más tarde, el 19 de febrero, concluía el mandato de

aquella legislatura. El 19 de marzo se abrían de nuevo las sesiones y muy poco después las Cortes

conocerían un nuevo alojamiento:, el convento de los Agustinos Calzados, llamado también de Doña

María de Aragón, en recuerdo de su fundadora. Estaba situado en las Vistillas deJ Rio, en Jo que hoy es la

plaza de la Marina Española. Su iglesia había sido previamente acondicionada, mientras las Cortes se

reunían en el Teatro de los Caños. El 2 de mayo de 1814 se celebró allí la primera sesión, Inmediatamente

después de los brillantes actos cívico-religiosos celebrados en honor de los héroes de] levantamiento

contra los franceses.

TBASLADO A SEVILLA Y CÁDIZ

Tampoco iban a durar mucho las Cortes en su nuevo Palacio. Esta vez fue el golpe de Estado absolutista

el que acabó con ellas, el 11 de mayo de 1814. Sólo seis años más tarde, tras la revolución de Riego de

1820, que abrió un nuevo periodo constitucional, volvieron las Cortes a reunirse en el convento de Doña

María de Aragón, notablemente mejorado mediante obras que importaron 600.000 reales. Tres años más

tarde, otro golpe de Estado absolutista, el de los famosos 100.000 hijos de San Luis, obligó a las Cortes a

emigrar de la capital, buscando refugio en Sevilla, donde se reunirían en la iglesia de San Hermenegildo

para pasar nuevamente a Cádiz...

Fue la Reina gobernadora, a la muerte de Fernando VII, quien llevó a las resurgidas Cortes al convento

del Espíritu Santo, de Madrid, situado en la carrera de San Jerónimo, en el mismo lugar donde ahora se

alza el Palacio de la Cámara Legislativa: el 24 de julio de 1834 se celebro allí la primera sesión. Siete

años más tarde, en 1841, el convento fue declarado ruinoso y las Cortes continuaron su éxodo, e ara

acogerse al abrigo del Teatro de Oriente, levantado sobre el solar del antiguo Teatro de los Caños, y aún

no terminado cuando las Cortes decidieron establecerse allí, provisionalmente.

EL PALACIO DE LAS CORTES

Siendo Regente del Reino el general Espartero, duque de Ja Victoria, se adoptó la decisión de construir un

Palacio para las Cortes, en el solar resultante del derribo del ruinoso convento del Espíritu Santo Al

concurso convocado se presentaron catorce proyectos: la primera medalla, premiada con 8.000 reales, se

otorgó a] firmado por el arquitecto don Narciso Pascua; Colomer, cuyo presupuesto de realización se

elevaba a 14.800.000 reales. Pese a los reparos que se hicieron, basados sobre todo en las pequeñas

dimensiones del solar y en eí acusado desnivel del terreno, las obras se llevaron adelante: el 10 de octubre

de 1843, fecha en que la Reina cumplía trece años de edad, colocó «con sus reales manos, la primera

piedra del Palacio del Congreso de los Diputados. Dificultades económicas retrasaron los trabajos más de

lo previsto y el 31 de octubre de 1850, la misma Reina que siete años antes había colocado la primera

piedra, presidía la inauguración solemne del nuevo Palacio destinado al Congreso de los Diputados. El

mismo que sigue alojando a las Cortes Españolas y que. desde el pasado año y especialmente en los

últimos meses, ha sido sometido a importantes trabajos de ampliación (en los sótanos), consolidación (en

sus cimientos y estructuras i, reforma (en el hemiciclo y algunas de sus salas* y modernización >en todas

sus instalaciones de calefacción, aire acondicionado, mega-fonia, iluminación, etc.).

«El edificio está organizado en cuatro plantas: la primera—dice en su libro don Gaspar Gómez de la

Serna—es parcialmente de sótano y baja, aprovechando e) acusado desnivel del terreno, en la zona que da

a la calle de Fernanflor; se utiliza para cuerpo de guardia, almacenes y dependencias menores, mas el

sector de sótano destinado a servicios de ventilación, calefacción, etc. La planta segunda o principal, a

nivel de la calle de Floridablanca, está ocupada por la parte más importante y representativa de las Cortes:

en ella se halla el gran Salón de Sesiones, la Sala de Conferencias y las cuatro salas anejas, oara uso de

los procuradores, asi como los despachos de Presidencia, Vicepresidencia. Gabinete y Sala de Ministros,

despacho de secretarios, Oficialía Mayor, Taquígrafos y Biblioteca. JSstá también aquí el gran vestíbulo,

habilitado como bar, que da & la puerta principal. La tercera planta está destinada a salas de reunión de

Comisiones y Ponencias, despachos de letrados y Secretaria, Botiquín y Caja y accesos a las tribunas;

parte de ella fue asignada también, en los últimos años, al Consejo del Reino. En sus hermosas galerías de

comunicación se encuentran los retratos de los presidentes de las Cortes. La cuarta, y última planta, ha

sido rehecha casi por entero, aumentándose notablemente y montándose en ella una moderna y gran sala

de Comisiones, con sala de reunión y de trabajo para procuradores, más despachos para los letrados de la

Cámara y Prensa, sin perjuicio de mantenerse el antiguo sector destinado a habitación de funcionarios y

empleados de la casa. Una adecuada ordenación de escaleras, porterías, ascensores, servicios, teléfonos,

correos y telégrafos completan racionalmente la distribución y cómodo uso del edificio.»

Tal es, actualmente, la sede de las Cortes Españolas, cuyo remozado hemiciclo—ahora con capacidad

para 570 procuradores— inaugurará hoy Su Excelencia el Jefe del Estado, a! iniciarse oficialmente los

trabajos de la décima legislatura.

Herminio PÉREZ FERNANDEZ

 

< Volver