Autor: Álvarez, José Luis. 
   Sí, pero con dificultades     
 
 Diario 16.    20/04/1977.  Páginas: 1. Párrafos: 8. 

Sí, pero con dificultades

José Luis Atara

(secretario general del Partido Popular)

El objetivo fundamental de la política española hoy, tiene que ser organizar la convivencia dentro de un

sistema democrático. Organizar la convivencia significa, admitirse los unos a los otros, respetarse y

reconocer las diferencias, sin dejar de combatir las posiciones que no se comparten. Y, desde luego,

difícilmente puede hacerse eso desde dos únicas posiciones antagónicas y apenas conciliables,

eutregadas en su soledad a una dialéctica de enfrentamiento.

Para organizar esa convivencia democràtica, el país necesita una tercera posición, firme, extensa. que

corresponde y refleja un sector muy amplio de la sociedad española. Esa tercera posición es lo que

llamamos centro.

Se es de centro cuando eso significa un talante de entendimiento, una moderación, una capacidad de

Diálogo. Se está en el centro en cuanto que ahí se queda colocado por la radicalización de aquellas dos

posiciones.

El centro, en la situación de España hoy está hecho de gente nueva, moderada, transigente, comprensiva

de ion necesidades de cambio y que no intenta Juzgar, ni vengar, ni mantener el pasado, sino construir el

futuro para todos. De gentes que viven de su trabajo, en el campo o en la ciudad, que hacen de la libertad,

el progreso 7 la Justicia sus ideales y que quieren obtenerlos para todos en un clima de paz y seguridad.

España necesita ese centro de equilibrio distinto d« la derecha y la izquierda, pero capaz de dialogar con

ellas, que haga posible la convivencia con todos. E centro no supone e¡ riesgo de la aniquilación de nadie,

amo de la invitación al coloquio o a la transición. Construir ese centro ea necesario, pero difícil. Es

combatido desde la derecha y la izquierda. Estos le pueden acusar de moderado y conservador; aquéllos,

de progresista y peligroso. Es so destino, parque ha de conducir el cambio que exige la seriedad.

decididamente pero con moderación, con riesgos medidos, pero no con peligros Innecesarios.

Sin embargo, su función es evidente: es recoger a esa parte amplia, serena, audaz y moderna al mismo

tiempo de nuestra sociedad, que es la más sensata de ella, y proporcionar así estabilidad, al conjunto. Y es

hacer posible no sólo la convivencia de esas gentes, sino también de los que quedan a un lado y a otro en

una coexistencia democrática. En una palabra, crear la zona móvil y capaz de entendimiento con la que

haya que contar siempre, que asegure el juego de un sistema democrático y que no ponga en cada

elección al pala a un paso de la victoria de algún sector que intente destruir o excluir de la convivencia a

otros.

 

< Volver