Autor: González-Ruano de Navascués, César (NAVASCUÉS/César de NAVASCUÉS). 
 Lo propone un concejal en el Pleno para la EMT. 
 Subastar la empresa  :   
 Si hay entidades privadas que se hagan cargo de ella, por concurso, los madrileños pueden tener un transporte más barato. 
 Arriba.    28/07/1977.  Páginas: 1. Párrafos: 24. 

Lo propone un concejal en el Pleno para la EMT

SUBASTAR LA EMPRESA

MADRID

Liquidación por derribo. Esto es lo que ha propuesto el concejal don Luis Marta Huete en el Pleno

municipal de ayer. Y se trata de uno de los concejales que, por formar parte de la Comisión de Gobierno y

de la de Hacienda, conoce perfectamente las interioridades de la EMT. Entre otras cosas, pertenece al

Consejo de Administración de la empresa. El señor Huete, después de ver los últimos balances, ha llegado

a la conclusión de que el déficit de la empresa ha llegado en 1976 casi a los 2.000 millones de pesetas. En

1977 puede superar los 3.000 millones de pesetas. Fruto de esta situación fue la petición al Gobierno de

unas tarifas autosuficientes» (17 pesetas billete ordinario. 30 pesetas el de ida y vuelta y 25 pesetas los

microbuses) o, en su defecto, una subvención estatal que supone la misma carga para el pueblo de

Madrid, sólo que de un modo indirecto: a través de los impuestas.

Medidas

El señor Huete, miembro del Consejo de Administración de la EMT, ha reconocido en su propuesta al

Pleno municipal que la EMT no ha encontrado fórmulas válidas para evitar la sangría económica que

representa. Y ve muy dudoso que la Administración otorgue la subvención que se solicita. Según el señor

Huete, las medidas que ha tomado la EMT desde 1974 han sido las siguientes:

• Obtener créditos de la Banca privada para hacer frente a problemas apremiantes de tesorería.

• Captar nuevos tráficos, pensando que ocasionarían sólo «costos marginales», absorbiendo lineas

periféricas y los microbuses («a lo que me opuse en su día, y el tiempo me ha dado la razón»), lo que ha

servido únicamente para aumentar el déficia de explotación y de plantilla de la sociedad.

• Solicitar —sin éxito— revisión de tarifas, con lo que se situaría en cabeza de los precios para los

usuarios en toda España.

• Solicitar —sin éxito— subvenciones estatales. • Crear—como monopolio y empresa pública—

nuevos servicios frecuentemente deficitarios (buhobuses, líneas de parques y de museos).

• Intentar —sin poner mucho entusiasmo— una colaboración con la empresa privada, que aún no ha

cristalizado.

Propuestas

Por todo esto, y teniendo en cuenta que en la política nacional se replantean los conceptos de libre

mercado, el señor Huete hizo las siguientes y revolucionarías propuestas para que se estudien con

urgencia:

1. Fraccionar la EMT y adjudicar los distintos fragmentos mediante consursos públicos a empresas

privadas que los exploten con garantía con las mismas tarifas que hoy percibe la EMT.

Luis María Huete, concejal, miembro de la Comisión de Gobierno, del Consejo de Administración de la

EMT y de la Comisión de Hacienda afirma que lo me¡or que puede hacerse con la EMT es tirar la toalla y

que se hagan cargo de ella empresas privadas.

El estudio de la propuesta tendrá que real Izarlo el Consejo de Administración de la empresa

(Si hay entidades privadas que se hagan cargo de ella, por concurso, los madrileños pueden tener un

transporte más barato)

2. Que cada empresa se haba cargo de la proporción que fe corresponda de todo el personal de la EMT

que ser encuentre en estas momentos enalta, respetando todas las condiciones laborales y mejoras

(exceptuando el alto personal directivo y Consejo de Administración), así como su materia móvil con una

tasación justa.

3. Potenciar la Delagación de Circulación y Transportes para coordinar, supervisar y exigir a las empresas

privadas el correcto funcionamiento de tos Servicios públicos, de acuerdo con los intereses del pueblo de

Madrid y aplicando las sanciones que correspondan, en caso de incumplimiento de obligaciones

contraídas.

Si estos concursos se declaran desiertos —dijo eI señor Huete—, reconoceré mi equivocación, y quedará

demostrado públicamente que;

1 . La EMT es necesaria,

2. Es necesaria la subvención estatal.

3. Son necesarias las altísimas tarifas propuestas.

Objetivos

Los objetivos de esta proposición del señor Huete están claros:

1.º impedir que los madrileños se vean obligados a pagar unas tarifas —directa o indirectamente—de 17 a

25 pesetas, que son escandalosas.

2.º Liberar ai Ayuntamiento de la pesada carga que representan ios déficit de la EMT.

3.- Permitir dedicar las cantidades destinadas a este déficit a otras atenciones municipales.

4.º Liberar al madrileño no usuario de la BMT de que sus impuestos se dediquen, en parte, a sufragar tos

gastos de un servicio que no utilizan.

Sólo a estudio

Intervino e! concejal Horcajo para precisar que propuesta no podía discutirse en el Pleno, sino en la

Comsión de Gobierno, que es la junta de accionistas de la EMT. Se aclaró que la propuesta sólo es para

que la estudie la comisión correspondiente, es decir, la Comisión Municipal de Gobierno. Se desconoce el

tiempo que tal comisión puede dedicar a este estudio. Hay que tener en cuenta que significaría su

autosuicidio.

César DE NAVASCUES

 

< Volver