La reforma fiscal afectará de forma inmediata a 5.000 grandes familias     
 
 Ya.    29/07/1977.  Páginas: 1. Párrafos: 6. 

La reforma fiscal afectará de forma inmediata a 5.000 grandes familias

Don Jorge Trias Sagnier dice en "La Vanguardia":

"Existe una idea generalizada que sostiene que España, al estar integrada en el contexto internacional! de

la economía europea, no puede quebrar. Pera dicha opinión es un tanto ingenua si se tiene en cuenta que

las economías más desarrolladas podrían estar interesadas en que nuestro país no se convierta en un

mercado competitivo. España, con una tasa de inflación superior al 30 por 100, con una productividad

real estancada cuando no decreciente, con más de un millón de parados y con unas reservas que han

descendido en los últimos meses en cientos de millones de dólares, exigiría, sin lugar a dudas, vinas

medidas económico-quirúrgicas urgentes.

El Gobierno ha propuesto, con el fin de corregir todos estos defectos, un plan económico de urgencia. Se

trata, en definitiva, de conseguir un soporte económico estable para que, con la colaboración de todos los

grupos sociales, no se agriete la débil estructura de la democracia recién recuperada. No está de más

recordar que la Segunda República fracasó porque llegó a España en plena crisis internacional, cuando

aquí comenzábamos a sufrir los efectos del "crack" de 1929.

Las medidas propuestas parecen, en sus líneas generales, correctas. La reforma fiscal anunciada afectará,

de forma inmediata, a las 5.000 grandes ramillas españolas. Con ello se busca un efectismo ejemplar.

Quizás un castigo por no haber contribuido fiscalmente durante cuarenta años. Con la liberalización del

sistema financiero, equiparando Cajas y Bancos, se pretende acabar con determinados privilegios,

fomentando la competencia. Las medidas encaminadas a paliar el paro (la desgravación fiscal por

aumento de plantillas y los 20.000 millones de deuda pública) a nosotros nos parecen más simbólicas que

reales.

Dudo que algún empresario, como no se modifique el sistema de contribución a la Seguridad Social,

decida aumentar sus plantillas. En conjunto se trata de unas medidas útiles para poder cenar esta noche o

comer mañana y pasado mañana.

Sin embargo, estas medidas, aunque correctas, no dejan de parecemos coyunturales. Según el sistema de

referencias de la economía clásica, sólo podrán afrontarse los problemas Inmediatos. Y tan sola

afrontando los problemas inmediatos aumentan y se complican aquellos que tiene planteados nuestra

sociedad a largo plazo. Porque mientras nosotros seguimos consumiendo, en aras de sanear nuestra

economía, disminuyen los recursos naturales, se extingue la fauna, se polucionan el aire y el agua, se

destruye el espacio. En este sentido, la principal crítica que haríamos ai plan económico de urgencia

propuesto por el Gobierno consistiría en afirmar que tan sólo va encaminado a solucionar un problema de

economía cuantitativa Inmediato. Se habla de más puestos de trabajo, más autopistas, más camas hospita-

larias, más plazas escolares, más dinero en las arcas estatales. Pero no podemos aceptar que junto a todas

esas medidas no se propugnen otras, de efectos a largo plazo, económicamente tanto o más necesarias Si

lo que se pretende—como se afirma diariamente—es un cambio social, un desarrollo armónico, y no

solamente la perpetuación de una economía de poder. Nada se ha dicho sobre el futuro sistema educativo

y cultural. Porque no basta con pretender una educación gratuita para todos, sino que es necesario

modificar la sensibilidad cuantitativa de la gente. Una educación menos enciclopédica, más sociogenética,

menos jerárquica y más abierta.

Un plan económico de urgencia, para que sea algo más que cirugía, debería plantear y proponer muchas

más soluciones que las anunciadas. Y todo ello basado en criterios no tan sólo cuantitativos, sino también

cualitativos. El programa económico del Gobierno, tal como se propone, es evidente que generará

mayores recursos económicos para el Estado. Pero ¿cómo se emplearán esos recursos si no se han

propuesto unos criterios de calidad?"

 

< Volver