Para solucionar la actual crisis. 
 Se impone una tregua  :   
 Según Información Comercial Española, órgano del Ministerio de Comercio y Turismo. 
 Arriba.    30/07/1977.  Páginas: 1. Párrafos: 7. 

solucionar la actual crisis

SE IMPONE UNA TREGUA

• Según «Información Comercial Española», órgano del Ministerio de Comercio y Turismo

MADRID. (De nuestra Redacción.)—El alcance y el rigor del conjunto de actuaciones del "plan

económico de urgencia" del Gobierno, obedece, según la corta exposición de motivos, a sus

pues, tos básicos: primero, España no ha aceptado los ajustes necesarios que se han

adoptado en otros países industriales como consecuencia de la crisis de energía. Segundo, el

sistema´ económico vigente es inadecuado para hacer frente a las dificultades actuales», así

dice un editorial de «Información Comercia) Española», de la Secretaría General Técnica del

Ministerio de Comercio y Turismo.

•Así, pues —sigue el editorial—, en la lucha contra la crisis y en la modernización de la eco-

nomía, hay que buscar los objetivos últimos de este plan económico.»

Después de analizar brevemente los factores condicionantes de la crisis, e! editorialista afirma

que si las revisiones de salarios se hacen sobre la base de los aumentos generales anteriores y

previsibles futuros de precios (o coste de vida) y ¡os empresarios, al fijar estos precios, a su

vez, han tenido en cuenta ya las próximas alzas de salarios, a partir de ese momento se

adueña del sistema la llamada «espiral precios-salarios», que deteriora rápidamente los

mecanismos habituales del sistema económico. «Cuando esta filosofía de formación de precios

y reivindicación de salarios domina, la solución tarde o temprano se impone es la de una

tregua.»

Para e! editorialista, «esta tregua supone una contención del gasto, tanto por parte de los per-

ceptores de salarios y sueldos como del sector público, ya que éste, en los últimos meses,

había comprometido, en cuantía no hecha pública, gastos públicos bastantes superiores a los

ingresos fiscales.»

«En último término —dice más adelante— se trataría de un acuerdo entre clases sociales, en

que unos, (os perceptores de salarios y sueldos, limitan el crecimiento de sus ingresos, y otros,

los que poseen mayores patrimonios, o gozan de ingresos más elevados, aceptan una presión

fiscal más intensa de la que tuvieron hasta ahora.»

Según cree el editorialista, el Gobierno se propone reducir progresivamente la expansión

monetaria, lo que creará menos tensiones en la financiación general de la economía, cuanto

más moderados sean los aumentos de los Ingresos por sueldos y salarios, y, naturalmente, del

conjunto general de los precios.

Por último el edítorialista dice: «El Gobierno parece interpretar que para la modernización de la

economía española es preciso introducir grados crecientes de competencia. Por razones muy

diversas, la economía española ha ido adquiriendo una creciente rigidez como consecuencia

de un progresivo intervencionismo en casi todos los aspectos de la actividad económica. Desde

el mercado financiero hasta la fabricación y venta del pan, el rosario de intervenciones

administrativas es prácticamente interminable.»

 

< Volver